EL MINISTERIO ENTIENDE QUE HAY QUE ESPERAR

Más problemas en Interior: 2.500 opositores a policía recurren su prueba de ortografía

La RAE apoya a los aspirantes en una carta en la que da por buenos términos tal y como los presentan los candidatos, que ahora mismo están fuera del examen del próximo 11 de enero

Foto: Imagen de archivo de los exámenes de acceso a la Policía Nacional. (EFE)
Imagen de archivo de los exámenes de acceso a la Policía Nacional. (EFE)

Más de 2.500 aspirantes a convertirse en policías nacionales han interpuesto otros tantos recursos de alzada contra la decisión de la División de Perfeccionamiento de la corporación de dejarles fuera de la oposición de acceso a la escala básica del instituto armado. Todos ellos argumentan que la Dirección General de la Policía cambió los criterios de baremación en mitad del partido. En concreto, explican algunos de los afectados, que han conformado una plataforma para ir de la mano, las bases de la oposición no incluían nota de corte alguna para el examen de ortografía.

Sin embargo, el pasado 12 de diciembre, tras la celebración de las pruebas, las autoridades impusieron la obligatoriedad de que los aspirantes deberían superar el 6,2 en ortografía para pasar a la siguiente fase, que tendrá lugar el próximo 11 de enero. Se trata de la nota de corte más alta desde las oposiciones de 2012, cuando se fijó en un 7, aunque siempre antes de la celebración de la prueba. En este caso, según argumentan los afectados, no ha habido comunicación previa de que exista esta condición en las bases reguladoras.

Asimismo, los aspirantes también denuncian en los mismos recursos de alzada, que tiene que resolver Perfeccionamiento, que algunas de las palabras que los examinadores consideran mal escritas han sido dadas por buenas por la Real Academia Española (RAE), que según explican los candidatos a policías estaría dispuesta a declararlo en sede judicial, como muestran las misivas remitidas por la institución en respuesta a las dudas de los opositores sobre los términos 'ciberataque' y 'LGTBI', entre otros.

"Que no figuren con entrada propia en el diccionario académico no quiere decir que no existan o que no sean correctos", responde en concreto en relación con las palabras 'ciberataque', 'ciberseguridad', 'ciberdelito' o 'cibercafé' la RAE, que indica lo mismo sobre las siglas 'LGTBI'. El diccionario, arguye, "registra un limitado número de siglas". Añade asimismo que el término sí aparece en el diccionario jurídico de la academia. Las cartas de la RAE han sido de hecho adjuntadas en los mencionados recursos de alzada con el fin de corroborar la buena actuación de los aspirantes.

De momento, el Ministerio del Interior prefiere no hacer declaraciones al respecto y se limita a señalar que esperará a que se resuelvan los mencionados recursos, extremo que previsiblemente tendrá lugar después del citado 11 de enero, día de la siguiente prueba. Esta última constará de una entrevista personal, un reconocimiento médico y un test psicotécnico. Ninguno de los 4.000 opositores que han quedado fuera por el asunto de la ortografía se podrá presentar a estas últimas, al menos hasta que resuelva Perfeccionamiento sus respectivos recursos.

Desde la plataforma de afectados se mostrarían desilusionados en el caso de que se confirmara finalmente esta postura por parte del departamento dirigido por Fernando Grande-Marlaska, ya que esperaban que 2.500 recursos provocaran la paralización del proceso de oposición. Interior, de hecho, tendrá un problema de tamaño incalculable en el caso de seguir adelante con las pruebas y que posteriormente Perfeccionamiento dé la razón a los recurrentes.

Los aspirantes afectados por el cambio de criterio, de hecho, están preparando ya los recursos ante lo contencioso administrativo, ya que dan por hecho que la Dirección General no les dará la razón en alzada. La mayoría de ellos —más de un millar— se mantienen en contacto desde la celebración de las pruebas a través de cuatro grupos de WhatsApp. Otros están conectados por medio de Telegram o de redes sociales como Twitter. Otros 2.000 no están conectados de ningún modo y son aún un caldo de cultivo para los recurrentes, que pretenden llegar a ellos con el fin de que se sumen a la reclamación masiva.

La polémica en torno al examen de oposición ha sobrepasado la esfera meramente policial. Varios grupos políticos están planteándose presentar diferentes preguntas parlamentarias al Gobierno con el fin de que este explique qué ha ocurrido en las pruebas, por qué cambió el criterio y por qué motivo se pusieron mal esas palabras. Algunos diputados, como Ana Vázquez, del PP, incluso han lanzado mensajes en las redes sociales para pedir explicaciones al ejecutivo. "Y ahora qué hacemos, Marlaska? Cómo reparamos el daño a esos opositores?? Cuánta ineficacia!!! Varapalo de la RAE a la Policía por suspender a opositores por la ortografía", ha denunciado la congresista popular en Twitter.

Ayer el abogado Ángel Galindo comunicó ayer a todos los recurrentes -a través de los mencionados grupos de Whatsapp- que él se hará cargo gratuitamente de la defensa de todos los opositores que deseen protestar por este asunto al menos hasta que gane los virtuales procedimientos contenciosos que deberán afrontar los aspirantes en caso de que la División de Perfeccionamiento rechace los recursos de alzada que más de 2.000 de ellos han interpuesto.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios