El exJeme pide al PSOE que reaccione

Coll, de estrella con Zapatero a azote de Sánchez: "Es como Fernando VII, el felón"

Fulgencio Coll invoca "al PSOE español de antes, a Bono, Lambán, García-Page o Rodríguez Ibarra" para que impidan que Sánchez pacte "con los que quieren romper España"

Foto: Fulgencio Coll, la exministra de Defensa Carme Chacón, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y el exJemad José Julio Rodríguez. (Moncloa)
Fulgencio Coll, la exministra de Defensa Carme Chacón, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y el exJemad José Julio Rodríguez. (Moncloa)

Fulgencio Coll Bucher, jefe de estado mayor del Ejército de Tierra entre 2008 y 2012, nombrado por José Luis Rodríguez Zapatero a propuesta de Carme Chacón, sigue su particular campaña contra los planes de Pedro Sánchez de ser presidente del Gobierno con "los que quieren romper España". El exjefe de la Unidad Militar de Emergencias (UME), la unidad favorita del gobierno socialista de la época inspirada en el modelo centralista francés, invoca precisamente a los "socialistas auténticos, a los del PSOE español de antes, a los Bono, Lambán, García-Page, Rodríguez Ibarra o Redondo" para que impidan que su jefe lleve a la nación al "callejón sin salida" que supone, a su juicio, el pacto con los independentistas. Compara a Sánchez con Fernando VII, "el rey felón".

Es el militar retirado de más alto rango (general de Ejército, cuatro estrellas) y que más lejos había llegado en el escalafón (Jeme) de los que cambiaron la jubilación por la política en marzo del pasado año alarmados por las amenazas a la unidad de la patria. A los 71 años, y en su caso movido en primera instancia por la marginación del español en Baleares, Coll se puso al frente de las listas de la coalición Actúa-Vox como candidato a la alcaldía de Palma de Mallorca. "Yo dejé los palos de golf, y mira que ya lo hacía bien, para defender la unidad de España y la Constitución y a las Baleares de la ley de imposición lingüística", explica a El Confidencial.

El exjefe del Ejército apela a su intachable trayectoria como militar profesional, independiente y de lealtad probada durante sus más de cuatro décadas largas de servicio en filas para ejercer ahora el derecho de expresión con el fin de denunciar el empeño de Sánchez en "pactar y ceder ante los golpistas".

Es el militar retirado de más alto rango y que más lejos había llegado en el escalafón de los que cambiaron la jubilación por la política en 2018

Sus artículos en la prensa regional de Baleares han molestado al actual Ejecutivo en funciones por tildar de peligro para la seguridad nacional al actual inquilino de La Moncloa. Lo sostiene el jefe del último contingente de tropas españolas destinadas en Irak, el encargado de cumplir la orden de salida o espantada que dio José Luis Rodríguez Zapatero nada más llegar al poder en 2004.

Coll resta importancia a los comentarios en su contra de Margarita Robles por criticar a Sánchez, recuerda con ironía que no tiene "la obligación de obediencia ciega" y recalca que no habla en nombre de los militares ni pretende ser trasmisor de un posible malestar de los generales, pero se reconoce alarmado con la vuelta al "guerracivilismo" que observa en España.

El exJeme, "las Fuerzas Armadas son ejemplares en lealtad, subordinación a la democracia pese a no ser precisamente los más mimados en términos presupuestarios por la Administración". Él no firmó el manifiesto para quejarse del uso de la figura de Franco por el Ejecutivo socialista como sí hizo el exgeneral Alberto Asarta, diputado por Vox, héroe de la batalla de Nayaf y general favorito de Chacón. Apunta que aunque Zapatero metió al PSOE en una deriva rupturista durante su etapa, es Sánchez quien va directamente contra el legado de la Transición y "miente constantemente" con tal de seguir al frente del Ejecutivo gracias al apoyo de los independentistas.

La exministra de Defensa, Carme Chacón, conversa con el general Fulgencio Coll (i). (EFE)
La exministra de Defensa, Carme Chacón, conversa con el general Fulgencio Coll (i). (EFE)

El ahora concejal de Palma de Mallorca insiste en que si el Código Penal no establece el delito de traición aplicable al comportamiento de Sánchez sí que puede haber ya abuso de poder o prevaricación en un jefe del Ejecutivo que lleva "año y medio en campaña electoral" desde La Moncloa, con el BOE y todos los medios públicos a su servicio. Para Coll lo que no tiene pase en términos democráticos es el uso sistemático del engaño al electorado y su alianza con los independentistas y los herederos del brazo político de ETA lo que inhabilita al aspirante socialista.

El teniente general retirado recalca la paradoja de que 38 años después del 23-F sean ahora exjefes militares como él quienes se pronuncien en defensa de la Constitución mientras que se convierten en golpistas políticos profesionales con los mejores sueldos del Estado como es el caso de los principales responsables de la Generalitat de Cataluña.

Pero lo más grave para Coll es que el presidente del Gobierno pacte y ceda ante esos mismos golpistas. Da como caso perdido a Sánchez, lo ve incapaz de rectificar y por eso pide una segunda destitución desde su propio partido. "Tenemos un Fernando VII, pero justo en la línea contraria del 'marchemos todos juntos y yo el primero por la senda constitucional'", remacha.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios