DISCURSO EN PLENA RECTA FINAL DE NEGOCIACIÓN

Los mensajes del Rey a ERC: Constitución, ambición conjunta y sin extremismos

En plena recta final de la negociación, el Rey destacó en su discurso de Nochebuena que la Constitución ya "reconoce la diversidad territorial" y que las diferencias deben integrarse en ella

Foto: El rey Felipe VI dirige a los españoles el tradicional mensaje de Navidad, el sexto de su reinado, desde el Palacio de La Zarzuela. (EFE)
El rey Felipe VI dirige a los españoles el tradicional mensaje de Navidad, el sexto de su reinado, desde el Palacio de La Zarzuela. (EFE)

El discurso del Rey de esta Nochebuena, que superó los doce minutos de duración, llegó en uno de los momentos más delicados políticamente de los últimos tiempos. Sin haberse confirmado aún la fecha del debate de investidura, el jefe el Estado dejó la decisión en manos del Congreso —“aquella que considere más conveniente para el interés de todos los españoles”—, y en plena recta final de las negociaciones del PSOE con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), aprovechó para mandar algunos mensajes que, a pesar de la sutileza en la semántica, no dejan lugar a dudas.

Los mensajes del Rey a ERC: Constitución, ambición conjunta y sin extremismos

Desde el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela y el ‘atrezzo’ habitual con banderas de España y de la Unión Europea, el Rey repasó los logros colectivos de las últimas décadas, destacando “la solidez del Estado” y recordando que “es mucho lo que hemos avanzado y construido juntos”. Alertó, eso sí, que “ante esa realidad, no debemos caer en los extremos”, insistiendo en que “todo cuanto hemos logrado” no se ha generado de forma espontánea.

De hecho, no dudó en recordar que precisamente es el resultado “de que millones de españoles, gracias a nuestra Constitución, hemos compartido a lo largo de los años unos mismos valores sobre los que fundamentar nuestros grandes proyectos comunes”.

Y entre esos valores, inspirados en la Carta Magna, continuó el Rey, está “la voluntad de entendimiento y de integrar nuestras diferencias dentro del respeto a nuestra Constitución, que reconoce la diversidad territorial que nos define y preserva la unidad que nos da fuerza”. La frase no podía concentrar más determinación en un momento crucial en el que los republicanos catalanes que lidera Oriol Junqueras —en prisión y ya con una condena firme— insisten en negociar con el PSOE un nuevo encaje territorial para Cataluña y exigen a Pedro Sánchez “gestos” que les convenzan para apoyar una investidura inminente.

Se trata de la referencia más expresa que el Rey hizo sobre la necesidad de que todas las diferencias territoriales y distintas sensibilidades —que existen, deja claro— se deban encontrar dentro del marco constitucional que, por cierto, señaló, ya reconoce la diversidad territorial. De hecho, como en anteriores ocasiones, el monarca recordó que el “deseo de concordia” llegó con la Constitución gracias “a la responsabilidad, los afectos, la generosidad, el diálogo y el respeto” entre personas con diferentes ideologías y que fueron capaces de “derribar muros de intolerancia, rencor e incomprensión”.

Además, Felipe VI insistió en que el impulso de la solidaridad, la igualdad y la libertad como “principios vertebradores de nuestra sociedad” llevan muchos años “presentes entre nosotros” y se han convertido en “una seña de identidad” de la España actual. Eso sí, no escondió el jefe del Estado su preocupación ante el momento actual: “No podemos dar esos valores por supuestos, ni tampoco olvidar su fragilidad. Y por ello, “debemos hacer todo lo posible por fortalecerlos y evitar que se deterioren”, zanja.

Un recordatorio que se produce no solo en mitad de la negociación de los independentistas catalanes con el futuro Gobierno de España, sino que llega con el Congreso más fraccionado conocido nunca, tras la aparición de nuevos partidos regionalistas y con un total de diez grupos parlamentarios (la mayor cantidad registrada nunca en la Cámara Baja).

Por último, el Rey envió otro mensaje velado a las formaciones independentistas que insisten en la secesión a la par que lanzaba unas palabras de confianza al conjunto de la sociedad, pidiendo “unión en los valores democráticos que compartimos para resolver nuestros problemas, sin divisiones ni enfrentamientos que solo erosionan la convivencia y empobrecen nuestro futuro”, e insistiendo en “pensar en grande” y “avanzar con ambición todos juntos”. Sobre todo, tras haber recordado que “el tiempo no se detiene”, ni España puede quedarse “Inmóvil ni ir por detrás de los acontecimientos” ante los retos tan inmensos del futuro.

Como siempre hace, el monarca despidió su discurso con una felicitación en las lenguas cooficiales. En cuanto al resto de los elementos presentes en la imagen, más allá de las banderas, el misterio con el nacimiento del Niño Jesús y los libros apoyados en la consola del fondo (un ejemplar de la Constitución y un volumen histórico sobre la ‘Insigne Orden del Toisón de Oro’ de Patrimonio Nacional), junto al monarca lució una fotografía de los Reyes, la princesa de Asturias y la infanta Sofía, y una representación de la sociedad española (41 personas en total) a las que el Rey condecoró con la Orden del Mérito Civil el pasado 19 de junio, en el quinto aniversario de su proclamación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios