YA SIN TIEMPO EN 2019

La demora de la Abogacía hace ganar peso a la opción del 5 de enero para la investidura

Los planes originales del Gobierno en funciones, salvo rápido desenlace en las próximas horas, saltan por los aires. Sánchez tendrá que esperar a 2020 para lograr ser elegido con la ayuda de ERC

Foto: El presidente en funciones, Pedro Sánchez, el pasado 11 de diciembre en la Moncloa, tras recibir el encargo del Rey. (EFE)
El presidente en funciones, Pedro Sánchez, el pasado 11 de diciembre en la Moncloa, tras recibir el encargo del Rey. (EFE)

En estas negociaciones tan extrañas y opacas, ya nada se puede dar por absolutamente seguro o absolutamente descartado. Pero la opción de una investidura en 2019, antes de final de año, el camino que más ansiaba Pedro Sánchez y a lo que su Gobierno no renunciaba, ya se puede dar por inviable. Por falta de margen. La Abogacía del Estado no entregó este lunes su escrito al Supremo, en el que se esperaba que reclamara la excarcelación temporal de Oriol Junqueras para recoger su acta de eurodiputado como respuesta a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). El texto puede demorarse hasta finales de semana. Y sin ese gesto, Esquerra Republicana de Catalunya no dará el paso de cerrar un acuerdo con el PSOE al que únicamente le restan ya "flecos". De modo que ahora cobra fuerza la alternativa que ya se empezaba a barajar hace unos días: que la reelección de Sánchez culmine el domingo 5 de enero, víspera de Reyes. Una fecha exótica pero que, si es factible, no frenará a los socialistas. Se trata de pasar página cuanto antes del bloqueo y de la interinidad, y de la erosión que está produciendo una negociación larga y compleja con la formación independentista.

Todas las piezas parecía que empezaban a cuadrar. Pasó la semana más complicada para ERC. La sentencia del TJUE, el pasado jueves, era una victoria moral para Junqueras y para su partido, puesto que la justicia europea reconoció que gozó de inmunidad en cuanto fue proclamado electo, el 13 de junio. Y el sábado, el congreso nacional salió como la seda para la dirección. Sin sobresaltos. Un apoyo del 93,47% a la ponencia política y del 91,01% a los estatutos. El camino ya se quedaba expedito. En la sucesión de hechos que conducían a la investidura, el capítulo siguiente era el informe de la Abogacía, más favorable para el líder de ERC que el de la Fiscalía. Como informó este periódico, el Gobierno en funciones pretendía, a través de los servicios jurídicos del Estado, reclamar que Junqueras pudiera recoger su acta en el Parlamento Europeo. Y si ese gesto bastaba para ERC, ya todo iría rodado. Hasta la Mesa del Congreso habilitó este lunes los días 28, 29 y 30 de diciembre en previsión de que hubiera debate de investidura.

Pero una demora del escrito, con la que no se contaba —fuentes gubernamentales habían adelantado que el texto con mucha probabilidad se presentaría este lunes a mediodía—, dinamita, salvo giro imprevisto, los planes originales de Sánchez. Ahora, tendrá que aferrarse a la opción b. Esto es, que el debate de investidura comience el jueves 2 de enero, continúe el viernes 3 con la primera votación, en la que se demanda una mayoría absoluta, y concluya 48 horas después, el domingo 5, con la segunda ronda, en la que el candidato solo necesita de más síes que noes para ser elegido. Esta sesión contará con la peculiaridad de que será probablemente más larga que las anteriores, pues hay ya diez grupos constituidos en el Congreso, el número más elevado desde la legislatura 1979-1982.

Los letrados del Estado esperan poder presentar sus alegaciones el 26 o 27. Es un tema "complejo" y no se puede ir "deprisa", justifica el Ejecutivo


Por eso, no sería extraño que en esta ocasión el pleno comenzase pronto por la mañana (no a las 12:00 ni a las 16:00), para que la votación no se adentre, ni el 3 ni el 5 de enero, en la tarde. Y es que no se puede obviar que la víspera de Reyes toda España se llena de cabalgatas. Otra duda que se plantea es, en este caso, cuándo podría tomar el presidente electo posesión de su cargo ante Felipe VI: el 6 de enero, el monarca preside a mediodía la Pascua Militar en el Palacio Real. Sánchez, por tanto, tendría que efectuar la promesa o bien a primera hora de la mañana de ese día en la Zarzuela o bien el martes 7. El nombramiento de sus ministros, del primer Gobierno de coalición en el país desde la II República, vendría a continuación.

Mutismo del PSOE, pero ERC sí habla

En el equipo del jefe del Ejecutivo, ni en la Moncloa ni en Ferraz, no se atrevían este lunes a hacer pronósticos. Ya están escaldados. La ministra de Industria, Reyes Maroto, la única voz del Gobierno en funciones en este arranque de semana, se limitaba a subrayar desde Las Palmas de Gran Canaria que la formación de un nuevo Ejecutivo es una "urgencia máxima". Todas las barreras temporales que los socialistas se habían ido fijando han caído como un castillo de naipes. Y son conscientes de que fijarse plazos evidencia su debilidad, su dependencia de ERC. Porque son los republicanos los que tienen la llave de la investidura y de la legislatura. Sin embargo, fuentes socialistas pedían "tranquilidad", porque aún hay margen y, aunque se frustre el sueño de una confirmación como presidente en 2019, el 5 de enero "Sánchez será presidente".

La Mesa del Congreso habilitó este lunes los días 28, 29 y 30 de diciembre en previsión de que pudiera haber debate. Ahora esa vía se obtura

Pensar en una investidura antes que concluya este año, al que le queda una semana de vida, ya parece imposible. Salvo sorpresa. La Abogacía, según confirmaron fuentes del Ejecutivo a este periódico este martes, no tiene previsto presentar su escrito hasta el jueves 26 o viernes 27, porque "es un tema muy complejo, novedoso, con muchos puntos que tratar, que hay que hacer bien y no se puede ir deprisa". Solo cuanto el documento esté, ERC tendría que dar su visto bueno, cerrar el acuerdo con los socialistas y pasarlo a refrendo de su 'consell nacional', su máximo órgano de dirección.

Pero es que este mismo martes es es límite temporal que se había planteado la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para convocar el pleno para el 27 de diciembre. Es ella quien tiene la potestad, y no hay plazos, pero ya la semana pasada fuentes de su entorno más próximo indicaron que, dadas las fiestas navideñas, su intención es citar a sus señorías con al menos 48 horas de antelación, por las dificultades de desplazamiento para llegar a Madrid. Otra alternativa sería que la sesión se iniciase el sábado 28, de modo que la primera votación fuera el domingo 29, y la segunda y última, el 31, Nochevieja. Sería apurar los tiempos al máximo.

La demora de la Abogacía hace ganar peso a la opción del 5 de enero para la investidura

Pese al mutismo absoluto del PSOE —y que persiste desde hace semanas—, ERC sí habla. En entrevistas y en ruedas de prensa. Este lunes, la secretaria general adjunta y portavoz del partido, Marta Vilalta, reconoció que hay contactos "discretos" con los socialistas, telefónicos y no presenciales, y subrayó que ya solo quedan "flecos" para atar el acuerdo con los negociadores de Sánchez. Pero todo quedaba a la espera de las alegaciones de la Abogacía.

Apoyos por amarrar

La dirigente ya avisó de que no aceptarán que la 'doctrina Junqueras', patrocinada por el TJUE, sirva "para todos" —en referencia al 'expresident' Carles Puigdemont y el 'exconseller' Toni Comín, ambos huidos de la Justicia, pero con acreditación provisional como eurodiputados— menos para el propio líder republicano. Para ERC, la actitud de la Abogacía será la prueba de que el Ejecutivo apuesta por la política y no por la "vía represiva", de que camina en la dirección de "cumplir" lo que dice el TJUE, porque si los tribunales españoles no acatan sus fallos, "llegarán más victorias de la justicia europea y cuánto más tarden en rectificar más fuerte será la caída". En realidad, el Supremo decidirá al margen de lo que demande el letrado del Estado, como ya ocurrió en junio. En definitiva, la abstención de ERC llegará, y muy probablemente será pronto, pero costará al PSOE mucho más de lo que había podido prever. La oposición de PP y Ciudadanos se lanzó al cuello del presidente por las "presiones" a la Abogacía, y demandaron su comparecencia en el Congreso.

ERC dice que espera primero a la decisión de la Abogacía para cerrar un acuerdo con el PSOE al que admite que solo le quedan ya "flecos"

Socialistas y Unidas Podemos no han presentado aún su programa de gobierno. Los morados adelantaron que la puesta de largo se produciría antes de la investidura. Falta eso y también amarrar el resto de apoyos necesarios. Porque no están asegurados los anhelados 169 síes (además de los 120 del PSOE y los 35 de UP, son necesarios los tres de Más País-Equo-Compromís, los seis del PNV, los dos de Coalición Canaria-Nueva Canarias, y los que aportan el BNG, el PRC y Teruel Existe).

La demora de la Abogacía hace ganar peso a la opción del 5 de enero para la investidura

De hecho, este lunes se reunió la dirección de los nacionalistas vascos sin adoptar una posición sobre la investidura, y su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, ya avisó hace unos días de que los socialistas debían hacer "aclaraciones" para lograr el viraje del partido 'jeltzale' al sí. También Ana Pontón, del BNG, alertó de que no hay "movimientos" aún suficientes como para que su formación evolucione al voto favorable. Y la portavoz de EH Bildu en el Parlamento vasco, Maddalen Iriarte, subrayó que las "próximas horas" serán "determinantes" para saber qué hace su grupo en Madrid. Su abstención sí sería necesaria si por ejemplo CC-NC no pasa al sí.

Page avisa de que usará sus "atribuciones constitucionales" para garantizar la igualdad

La semana pasada, Pedro Sánchez telefoneó a todos los presidentes autonómicos. También a aquellos que navegan contracorriente, como el castellanomanchego Emiliano García-Page y el aragonés Javier Lambán. Pero la quietud ha durado apenas unos días. Este lunes, Page lanzó una dura advertencia: antepondrá su responsabilidad política como jefe del Ejecutivo regional a su carné del PSOE, y ejercerá sus "atribuciones constitucionales" si se pone en cuestión la "igualdad" de los ciudadanos de su comunidad. Es decir, que no tolerará que por satisfacer las aspiraciones de los independentistas se menoscaben los derechos de los manchegos. 

En la apertura de un centro de salud en Cobisa (Toledo), el presidente recordó que el problema catalán "no se puede acabar arreglando con un cheque" porque sería "inmoral". 

"No se puede arreglar así. En las cosas de todos decidimos todos. Vamos a estar ojo avizor y en aquello que nos afecte, mi militancia es poca para mi responsabilidad con la ciudadanía", sostuvo, informa Europa Press. 

También se burló de la petición de ERC de que la Abogacía del Estado reme a favor de Oriol Junqueras. "Parece que la crisis política se va a arreglar con el informe jurídico de un abogado. Es una cosa increíble y debe estar alucinando cualquier dirigente político en el mundo", afirmó.

 

En ese punto, apuntó que echa de menos a aquellos que están apuntados a la demagogia política pidiendo que no haya aforamientos y que los diputados o senadores tengan el mismo trato ante la justicia". Se refería, indudablemente, a Ciudadanos, a quien ha reclamado que apoye a Sánchez en la investidura para que no dependa el futuro Ejecutivo de los separatistas. 

"Me gustaría que se levante la inmunidad de todos los procesados para que la justicia sea igual para unos y otros. Si hago yo como presidente lo que hacen en las instituciones de Cataluña, ya me hubieran aplicado la ley", concluyó. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios