BRONCA COMIENZO EN LA DERECHA

Vox marca territorio frente a todos al inicio de la legislatura: "El PP debe reflexionar"

Espinosa de los Monteros argumenta que apoyó a Ana Pastor a la presidencia de la Mesa y que los populares debían haberle prestado 18 escaños para obtener un puesto en la secretaría

Foto: Espinosa, según él, le advierte a García Egea de que si no les apoyan habrá tres secretarías para la izquierda. (EFE)
Espinosa, según él, le advierte a García Egea de que si no les apoyan habrá tres secretarías para la izquierda. (EFE)

Los 52 diputados de Vox en el Congreso de los Diputados han apostado hoy por una postura de firmeza ante el resto de fuerzas políticas del centro derecha. El líder del grupo, Santiago Abascal, solo ha coincidido con la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y con el dirigente del PP, Pablo Casado, en su protesta contra los juramentos anticonstitucionales que a su juicio han realizado los representantes independentistas en el Congreso de los Diputados. Fuera de eso, Vox ha marcado claramente su territorio en relación al resto de partidos de derechas.

El tercer grupo parlamentario de la cámara en número de escaños se ha negado a negociar con el PP y Ciudadanos nada que no partiera de la máxima de que Vox debía ostentar una de las cuatro vicepresidencias y otra de las cuatro secretarías en la Mesa del Congreso, órgano de gobierno del Parlamento. De ningún modo estaba dispuesto el conglomerado presidido por Santiago Abascal a ceder uno de los puestos a Ciudadanos, que cuenta con diez escaños.

"Era absurdo" votar a Ciudadanos, aseguró el número dos de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, cuando aún no había acabado el recuento del reparto de secretarías de la mesa. El portavoz del grupo parlamentario insistió en que no tenía sentido que el partido liderado por Inés Arrimadas tuviera un asiento con los asientos que cuenta en esta legislatura. Admitió que el día anterior se había reunido con dirigentes de Ciudadanos, pero que les dijo que no cedería ningún escaño, que se limitarían a votarse a sí mismos durante la elección de los puestos de la Mesa del Congreso.

Dejó entrever el portavoz de Vox que ya era bastante haber recibido a los miembros de Ciudadanos en su despacho, que éstos se negaban siquiera a sentarse con los componentes de su grupo parlamentario en la anterior legislatura, cuando lo diputados dependientes entonces de Albert Rivera tenían más representación parlamentaria que los de Abascal. Esta postura de Espinosa de los Monteros descartaba por lo tanto toda posibilidad de que Ciudadanos tuviera asiento en la Mesa, pero también que el propio grupo parlamentario Vox obtuviera ese segundo puesto que por representatividad le correspondería.

El PP estaba del lado de Ciudadanos y, según reveló Espinosa de los Monteros, durante la reunión de Teodoro García Egea con él, el primero le mostró su deseo de que los de Arrimadas tuviera un sitio en la Mesa. Espinosa, sin embargo, se negó a llegar a un acuerdo en este sentido. "Pues cededle vosotros el sitio", respondió el portavoz de Vox, según él mismo explicó a los periodistas. El desacuerdo entre los tres partidos de centro derecha permitió que la coalición PSOE-Podemos sumara más apoyos y consiguiera colocar su tercer representante en la secretaría de la Mesa, que quedó finalmente compuesta por esos tres diputados de izquierdas y uno solo del PP.

Vox sí que logró una de las cuatro vicepresidencias, que se votaron antes de las secretarías, gracias a que el PSOE optó por volcar toda su fuerza en esta votación con el fin de conseguir la vicepresidencia primera, segundo cargo institucional tras la presidencia, y no pactar nada con Podemos. Espinosa de los Monteros argumentó en los pasillos del Congreso en la votación para elegir a la presidencia apostó por su candidata en primera vuelta, Macarena Olona, pero que en segunda decidió apoyar a la aspirante del PP, Ana Pastor, porque no había opción para nadie de su grupo.

Tras la votación de la presidencia, que finalmente recayó del lado de la candidata socialista, Meritxell Batet, y de la que eligió a los componentes de las cuatro vicepresidencias, Espinosa de los Monteros se acercó a García Egea para "advertirle", según él mismo dijo, de que el centro derecha perdería un puesto si el PP insistía en la vía Ciudadanos. "El PP ha entregado una vicepresidencia a la izquierda de forma absurda e innecesaria", valoró luego en los pasillos. "Nosotros hemos votado a Pastor sin ningún pacto previo y sin pedir nada a cambio", argumentó el portavoz de Vox, que admitió esperar que los populares les prestaran 18 escaños para que los de Abascal pudieran acceder también a un puesto en las secretarías.

"El PP tiene que reflexionar sobre su futuro", advirtió Espinosa de los Monteros. "No son de fiar y ahora nos fiamos aún menos de ellos", señaló el portavoz de Vox tras ser preguntado por si el desencuentro tendría alguna consecuencia en aquellos ayuntamientos o comunidades autónomas en los que el Gobierno del PP se sustenta en el apoyo de Vox. El número dos del grupo parlamentario ha matizado, sin embargo, que sus dirigentes "a pesar de esto seguirán siendo generosos".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios