EXIGÍAN MODIFICAR EL ORDEN DEL DÍA

Batet expulsa a Vox tras el lío de quitarle los escaños a Cs y pedir un cambio en el debate

La portavoz de Vox, Macarena Olona, fue llamada al orden tres veces sin éxito. La presidenta del Congreso decidió entonces expulsarla tras saltarse todas las normas

Foto: La ministra Maroto, en primer plano. A la derecha, Macarena Olona, en mitad de la polémica. (EFE)
La ministra Maroto, en primer plano. A la derecha, Macarena Olona, en mitad de la polémica. (EFE)

La jornada de este martes estaba llamada a ser de lo más tranquila. El Congreso reunía a la Diputación Permanente para convalidar o derogar los tres últimos decretos-leyes del Gobierno de Pedro Sánchez, para cerrar así la corta legislatura y poner rumbo oficialmente hacia el 10 de noviembre. Sin embargo, el inicio de la sesión fue del todo accidentado. La presidenta, Meritxell Batet, apenas había tomado la palabra cuando pidió por primera vez que los grupos políticos ocuparan los escaños que les correspondían según los carteles que los servicios de la Cámara habían puesto en cada fila.

Batet recordaba que la convalidación de reales decretos exige la presencia de miembros del Ejecutivo, quienes normalmente ocupan el espacio que hay frente a la Mesa (en primera fila). En ese momento, los diputados de Ciudadanos estaban sentados en ese lugar, porque previamente los de Vox —capitaneados por su portavoz, Macarena Olona— habían decidido sentarse en los que estaban marcados con el nombre naranja. “Les pido que respeten los asientos asignados, por mantener el decoro de la Cámara”, insistió Batet.

Batet expulsa a Vox tras el lío de quitarle los escaños a Cs y pedir un cambio en el debate

Pero la portavoz de Vox no cedió y tomó la palabra sin tener el uso de la misma. “Sin ánimo de empezar un debate”, dijo Olona, siendo interrumpida por Batet, que le insistía en que “no entrarían en una discusión” y sencillamente le volvió a exigir “que cumplieran con el ruego”. La presidenta, en vista de que los parlamentarios del partido de Santiago Abascal no se movían, recordó que entendía entonces que este grupo parlamentario no seguía “las reglas básicas de funcionamiento” de la Cámara. Se escucharon protestas de los diputados ante el asombro del resto de grupos, que no daban crédito a lo que sucedía.

Diputados de Vox abandonan la Diputación Permanente. (EFE)
Diputados de Vox abandonan la Diputación Permanente. (EFE)

Al ver que Olona no cejaba en su empeño (llegó a decirle a Batet, “no seamos arbitrarios en el ejercicio de nuestras funciones públicas”), el portavoz de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, tomó la palabra y le dijo a la presidenta que “no se preocupara”, porque su grupo se desplazaba a otro espacio a pesar de que no era el que le habían asignado los servicios de la Cámara. “En vista de que Vox no entiende lo que es el decoro parlamentario”, aseguró el diputado naranja, “nosotros nos movemos”.

Segunda polémica: cambiar el debate

Una vez resuelta la primera polémica, llegó la segunda. Vox permanecía en los asientos asignados a Ciudadanos y Olona volvió a tomar la palabra sin que la presidenta se la hubiera concedido. Batet estaba presentando el primer punto del orden del día, el decreto relativo a la quiebra del gigante turístico Thomas Cook, cuando la portavoz de Vox la interrumpió. Quería incluir en el orden del día “de forma irregular”, según explicaron desde el Congreso, una iniciativa sobre Cataluña. Esa iniciativa ni siquiera había sido calificada por la Mesa de la Cámara (paso ineludible para ser debatida). De ahí la insistencia de la presidencia en que no podía alterar de esa manera las reglas que rigen el funcionamiento parlamentario ni el debate del día.

Otra imagen de la salida de los diputados de Vox. (EFE)
Otra imagen de la salida de los diputados de Vox. (EFE)

Olona fue llamada al orden por primera vez cuando seguía interrumpiendo a Batet. Tuvieron que silenciar su micrófono mientras la presidenta de la Cámara daba paso a la ministra de Industria y Turismo, Reyes Maroto, para que presentara el texto del real decreto-ley. Batet llamó al orden por segunda vez a la diputada de Vox recordándole que no tenía la palabra mientras parlamentarios del resto de grupos murmuraban y se indignaban. También los del partido de Abascal, que aseguraban sentir un agravio.

Batet llamó al orden a Olona por tercera vez: “Le ruego que abandone la sala”, dijo entre aplausos del resto de grupos, que no comprendían la actuación de los diputados de Vox y que no dudaron en mostrar una queja conjunta avalando la actuación de la presidenta de la Cámara. La portavoz de Vox continuó con su iniciativa de pie hasta que, finalmente, junto con sus compañeros de escaño, abandonó la Diputación Permanente. A su lado se encontraban ujieres del Congreso pidiéndoles que cumplieran con la orden de la presidenta.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
72 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios