CASO PÚNICA

Sin abogados y sin un solo apoyo: el PP deja sola a la 'lideresa' Esperanza Aguirre

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, declaró ayer en calidad de investigada en el marco del caso Púnica sin el respaldo de ningún dirigente popular

Foto: Esperanza Aguirre, junto a su abogado Carlos Aguilar, tras declarar en la Audiencia Nacional. (EFE)
Esperanza Aguirre, junto a su abogado Carlos Aguilar, tras declarar en la Audiencia Nacional. (EFE)

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, declaró este viernes en calidad de investigada en el marco del caso Púnica que instruye la Audiencia Nacional. Era la primera vez que la que fuera 'lideresa' del Partido Popular acudía al tribunal como imputada, por lo que ni siquiera los sucesos de Cataluña podían evitar que gran parte del foco mediático se pusiera sobre la persona que durante meses estuvo a punto de convertirse en la sustituta natural de Mariano Rajoy al frente de la formación con sede en la calle Génova.

Aquellos tiempos de gloria, sin embargo, parecen formar parte de la historia de otro planeta. A pesar de la cercanía física que existe entre el cuartel general de los populares y la Audiencia Nacional, ni un solo miembro del partido acudió a apoyar a la 'lideresa' en su peor momento político. Aguirre acudió acompañada exclusivamente por su abogado, Carlos Aguilar. Ni Pablo Casado ni Isabel Díaz Ayuso ni siquiera alcaldes, diputados o cargos intermedios de esos que por aquella época trataban de arrimarse a las faldas de la entonces 'lideresa' han acudido a mostrar públicamente su cercanía con la que durante mucho tiempo fue su jefa.

Fuentes cercanas a la expresidenta explican que Aguirre solo ha estado apoyada por su familia y unos cuantos amigos. Estos últimos son los que le han ayudado a preparar su declaración así como la estrategia que debía seguir la investigada ante los medios de comunicación, que por el momento se ha limitado a una pequeña declaración sin preguntas en la puerta de la Audiencia Nacional.

"Ni he consentido, ni he conocido, ni he dejado de ejercer la diligencia necesaria para evitar ningún hecho que fuera una irregularidad y, muchos menos, una ilegalidad en el supuesto de que se hubiera cometido; por eso estoy convencida de que mi inocencia prevalecerá, porque confío en la justicia y estoy segura de que se hará justicia", señaló tras comparecer ante el juez Manuel García Castellón, instructor de la causa.

Aguirre, a su llegada a la Audiencia Nacional el pasado viernes. (EFE)
Aguirre, a su llegada a la Audiencia Nacional el pasado viernes. (EFE)

Durante estas últimas semanas, Aguirre ha preparado su defensa también al margen de cualquier injerencia de los populares. Ningún dirigente ha estado en contacto con la expresidenta a este respecto. Ni mucho menos el partido ha ayudado en modo alguno a abonar la cuota del abogado, que ha sido contratado por Aguirre por su cuenta y riesgo. El letrado Carlos Aguilar, socio del despacho CMS Albiñana & Suárez de Lezo, ya defendió al malogrado Miguel Blesa en los distintos procedimientos que tuvo abiertos el directivo por su gestión al frente de Caja Madrid hasta su fallecimiento.

Aguilar fue también el abogado de la entidad financiera en el caso Gescartera y asumió la representación legal de exdirigentes del PP como el exministro del Interior Ángel Acebes en el marco del procedimiento que investigaba la fusión y salida a bolsa de Bankia o la que fuera consejera de la Comunidad de Madrid Lucía Fígar, investigada por la Audiencia Nacional en el mismo asunto judicial que ahora rastrea la gestión de Aguirre, el caso Púnica.

Durante su declaración como investigada ante el juez García Castellón, la expresidenta madrileña acusó a las fiscales de exagerar la trama y hacer creer que estamos ante el Watergate. Su atrevimiento provocó el reproche del magistrado, que ya había señalado en un auto previo a la declaración que era difícil pensar que Aguirre no tuviera conocimiento de la supuesta financiación ilegal del PP y que incluso llegó a preguntar a la exlíder del PP si su cargo era "decorativo".

Aguirre, por su parte, negó haber tenido cualquier tipo de responsabilidad económica, administrativa o contractual en la delegación regional del PP, ya que —según dijo— no eran las funciones del cargo de presidente que ella ostentaba. Explicó que ella sí que nombraba a los distintos cargos de la Comunidad de Madrid pero que siempre consultaba antes al que en aquella época era máximo dirigente del PP, Mariano Rajoy. Apuntó además que apenas conocía al tesorero de la época, Beltrán Gutiérrez, porque este fue nombrado durante la época anterior a Aguirre, cuando la formación madrileña la dirigía Pío García-Escudero.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios