ADMITE PROBLEMAS ANTE LOS ENCUESTADORES

Tezanos asfixia al CIS: su plan de sondeos desborda los presupuestos y demora pagos

Encuestadores y proveedores denuncian un retraso sin precedentes en los pagos. El centro afronta un año electoral sin precedentes y con mayores encuestas, pero con los presupuestos prorrogados

Foto: Imagen: Enrique Villarino.
Imagen: Enrique Villarino.

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) no solo está inmerso en polémica por sus cambios metodológicos. El organismo ha tenido que afrontar un año electoral sin precedentes, lo que le obliga a multiplicar los sondeos y, por decisión de José Félix Tezanos, ha llegado a duplicar las muestras de las encuestas. Todo esto, con unos presupuestos prorrogados que no contemplaban eso, lo que según fuentes del sector está demorando el pago a proveedores y encuestadores. Las protestas del sector son crecientes. El CIS admite problemas de caja por la prórroga de los presupuestos, pero señala que son similares a los de otros organismos.

El último barómetro del CIS incluía varias sorpresas: no solo un nuevo cambio metodológico que rescataba la cocina, sino que había duplicado la muestra. De las 3.000 entrevistas desde que llegó Tezanos se pasaba a 6.000. Era un síntoma claro de CIS electoral, aunque en agosto, cuando comenzó el sondeo, oficialmente no se sabía que España iba a elecciones.

Los encuestadores que realizan los sondeos a pie de calle recibieron el aviso de que se duplicaba la muestra con sorpresa. Muchos de ellos empezaron a protestar en verano ante el retraso de los pagos. Por cada encuesta suelen cobrar unos 12 euros —en otros casos ha subido a 20— y algunos hacen unas 100 en cada barómetro. "En el CIS son muy estrictos en los plazos, pero desde primavera han empezado a pagar muy mal. Ahora nos deben barómetros electorales de las autonómicas todavía. Tengo tres estudios pendientes de pagar, pero otros compañeros tienen más", explica un encuestador con años de experiencia que nunca había visto nada parecido.

El pasado 12 de julio, el secretario general del CIS escribió una carta a los encuestadores justificando los retrasos. Achacaba los problemas a la rigidez legislativa y a que tenía que pagar a través del criterio de caja fija. El secretario general, alto funcionario de carrera, se encarga de "la gestión económico-financiera, presupuestaria y de régimen interior". Pidió el traslado la semana pasada. Había llegado al CIS en diciembre pasado y ha durado menos de un año. Con su suplente, en poco más de un año de mandato de Tezanos, habrá tenido tres secretarios generales.

No son solo los encuestadores los que se quejan de retrasos injustificados. Hay otros proveedores del CIS que también viven en una demora de pagos sin precedentes. "El CIS pagaba siempre fenomenal. Ahora tarda meses y nadie sabe darte respuesta", explica un proveedor que lleva años haciendo trabajos para el CIS. Una portavoz del CIS admite que "ha habido pequeños problemas de caja, como en general en toda la Administración al ser presupuestos prorrogados, pero ya está prácticamente al día".

Además de los problemas burocráticos, el CIS está afrontando un año electoral sin precedentes, lo que genera problemas con los presupuestos prorrogados. La norma le obliga a hacer encuestas preelectorales y postelectorales, que se suman a los barómetros periódicos. Con la llegada de Tezanos la muestra de estos barómetros subió de 2.500 personas a 3.000 y en el último llegó a 6.000.

El presupuesto para 2019 que nunca llegó a aprobarse contemplaba ese aumento de las encuestas y elevaba la partida del CIS de ocho millones a 11,4, un 30% más. "El incremento en el CIS se produce por razones bastante simples, y es que estamos en un año donde hay una enorme concentración electoral y, si no recuerdo mal, también se ha incrementado el número de la muestra de personas encuestadas. Entendemos que eso no debería producir ningún tipo de reproche", justificó en el Congreso el subsecretario de Presidencia a final de enero.

El Gobierno justificaba que en 2019 estaban previstos muchos más sondeos que en 2018. Eso, sin incluir una repetición electoral, aunque sí se contemplaba un adelanto de las generales. Pero esos presupuestos nunca llegaron a aprobarse y el CIS está con las cuentas de 2018 prorrogadas. Este diario intentó, sin éxito, obtener la versión de Hacienda sobre cómo va a mantener el ritmo de sondeos y aumento de muestras.

Cuando Tezanos compareció en el Congreso para defender el proyecto de presupuestos apenas habló de las cuentas, pero sí de la cocina electoral, esa que retoma antes de las elecciones. "¿Dónde existe manipulación en los centros de investigación sociológica? Existe posibilidad en eso que se llama cocina, que es una expresión que no existe en el mundo científico. Muchas veces he recordado que, en algunos países, de América Latina, sobre todo, la expresión cocina es sinónimo de chanchullo o trampa en la vida política".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios