SALIÓ EN AGOSTO DE LA PRISIÓN DE NAVALCARNERO

El Gobierno recoloca en la dirección de Renfe a un condenado del PSOE por las 'black'

El Ejecutivo readmite en el ente público ferroviario a un antiguo dirigente de la federación socialista de Madrid que gastó 120.000 euros con la tarjeta opaca y ha pasado 10 meses en la cárcel

Foto: Francisco José Pérez Fernández.
Francisco José Pérez Fernández.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha recolocado en la empresa pública Renfe a un antiguo dirigente socialista condenado por el escándalo de las tarjetas 'black' de Caja Madrid. Se trata de Francisco José Pérez Fernández, secretario de Organización del PSM durante la etapa de Tomás Gómez y antigua mano derecha en la misma federación de Rafael Simancas, actual secretario general del Grupo Socialista en el Congreso. Según han confirmado a este diario fuentes de Renfe, Pérez Fernández se acaba de incorporar a la estructura de su Dirección General de Fabricación y Mantenimiento.

El Tribunal Supremo lo condenó en firme en octubre de 2018 a dos años y medio de prisión por utilizar una tarjeta opaca de la caja de ahorros para hacer compras por importe de 120.746 euros. Los pagos se produjeron entre 2003 y 2010, cuando ocupaba un asiento en la Comisión de Control a propuesta del PSOE. El grueso del dinero, en torno a 100.000 euros, lo dedicó a comidas y cenas en restaurantes. El resto de los fondos terminó en un céntrico hotel de Madrid, El Corte Inglés, la Casa del Libro y Montblanc, entre otros establecimientos.

A finales de octubre de 2018, el alto tribunal confirmó su condena por apropiación indebida y, a finales de ese mismo mes, ingresó en el centro penitenciario de Navalcarnero. Fue uno de los 15 exdirectivos de Caja Madrid que tuvieron que pasar por prisión. Sin embargo, el pasado agosto, solo 10 meses después y casi a la vez que el resto de exdirectivos de la caja, Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, le concedió el régimen de semilibertad y le permitió cumplir el resto de la pena en la calle bajo la supervisión de un centro de inserción social.

El banquillo de las tarjetas 'black'. (EFE)
El banquillo de las tarjetas 'black'. (EFE)

Pérez Fernández ha encontrado pronto trabajo. Tras salir de prisión, se incorporó como personal laboral a la dirección de Renfe con un cargo de responsabilidad intermedia dentro del área de Fabricación y Mantenimiento. La compañía pública, dependiente del Ministerio de Fomento, está controlada desde que el PSOE llegó a Moncloa en junio de 2018 por un alto cargo de la máxima confianza del partido, Isaías Táboas, secretario general de la Generalitat de Cataluña con el Gobierno de José Montilla y secretario de Estado de Transportes entre 2010 y 2011, en el último tramo de la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. Solo cuatro semanas después de sacar a Mariano Rajoy del Gobierno, Sánchez nombró a Táboas presidente de Renfe.

Fuentes de la compañía ferroviaria aseguran que el exdirigente de la federación socialista madrileña —la misma de la que salió Sánchez— se ha incorporado al ente público porque ha solicitado el final de una excedencia que pidió tras confirmarse que debía ingresar en prisión. En efecto, Pérez Fernández, sin conocimientos ni experiencia previa en la industria del transporte —es licenciado en Ciencias Políticas—, entró en Renfe en 2010, justo cuando tuvo que abandonar la Comisión de Control de Caja Madrid por el proceso de fusión que dio lugar al nacimiento de Bankia. Solo unos meses después de dejar su salario en la entidad, el Ejecutivo socialista de Zapatero le encontró un nuevo acomodo en la compañía pública ferroviaria.

Pérez Fernández logró conservar su sueldo durante las dos legislaturas de Rajoy a pesar de que, por su estatus de personal laboral, el Partido Popular no estaba obligado a mantenerlo en la compañía. No abandonó hasta que el Tribunal Supremo lo condenó en firme junto a otros 63 exdirectivos de Caja Madrid por apropiación indebida. La compañía dependiente del ministerio que dirige en funciones José Luis Ábalos ha permitido ahora que se reincorpore a un puesto de su estructura directiva para asumir tareas de gestión y de carácter administrativo, admiten desde la empresa pública.

A preguntas de este diario, Pérez Fernández asegura que ya no tiene ninguna relación con el PSOE ni con la política y que se considera un trabajador más de Renfe. Niega que el Gobierno haya permitido su reincorporación a la compañía por su trayectoria socialista. Considera que ya ha pagado su deuda con la Justicia y que ha devuelto los 120.746 euros que gastó con su tarjeta 'black'. La antigua mano derecha de Simancas, con el que aún mantiene una estrecha relación, reconoce que cobra de una empresa pública, pero explica que ese salario es actualmente su única fuente de ingresos y que tiene casi imposible encontrar un trabajo en otro lugar por su condena.

Si tiene información adicional sobre este asunto o sobre otros temas de interés para la opinión pública, por favor, escriba un mensaje a investigacion@elconfidencial.com 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios