EL PP INSISTE EN NEGOCIAR LA PRÓXIMA SEMANA

Crece la incertidumbre en Madrid: el choque de Cs con Vox, escollo final

Díaz Ayuso y Monasterio se vieron este viernes en la Asamblea. Cs optó por no acudir. Los populares aseguran que la próxima semana lo seguirán intentando... pero el bloqueo persiste

Foto: Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio se reunieron este viernes sin Ciudadanos. (PP)
Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio se reunieron este viernes sin Ciudadanos. (PP)

Las diferencias están en los matices, pero son lo suficientemente importantes como para que en la Comunidad de Madrid siga sin haber pacto. Este viernes el candidato popular a presidir la Región de Murcia, Fernando López Miras, fue investido con los votos de Ciudadanos —con quien gobernará en coalición— y Vox. El caso murciano es calcado al de Madrid. Populares y naranjas han negociado un programa de Gobierno y una estructura de Ejecutivo regional que necesariamente pasa por contar con el respaldo de la formación de Santiago Abascal. Tras idas y venidas, reuniones e intercambio de documentos, este viernes en Murcia el pacto prosperó.

La esperanza se abría la semana pasada también en Madrid al concretarse el acuerdo murciano. Sin embargo, días después, la situación continúa estancada y el principal escollo sigue siendo la incompatibilidad que Ciudadanos y Vox demuestran en algunos aspectos. La situación en estos momentos es la siguiente: el partido que dirige Ignacio Aguado en la Comunidad no se sentará a negociar con Rocío Monasterio. Los naranjas aseguran que están dispuestos a "asumir" un documento (igual que ocurrió en Murcia) en el que se recojan las condiciones de Vox para apoyar el futuro ejecutivo, siempre y cuando estas no choquen con el acuerdo programático de 155 medidas.

Ahora bien: Aguado rechaza nuevos encuentros, fotografías y otras escenificaciones que entiende, no responden a la voluntad real de que el Gobierno regional eche a andar. El punto de desencuentro llegó el miércoles cuando Monasterio hizo público un nuevo documento que sentó muy mal en las filas naranjas. Las exigencias de Vox volvían al punto de origen: modificar la ley LGTBI, el 'pin parental' y el acceso a información sobre inmigrantes irregulares por parte de la Administración regional eran algunos de los puntos calientes que Ciudadanos entendió como un paso atrás. Volvían a la casilla de inicio. "Es inaceptable", resumían fuentes naranjas.

Los populares volvieron a ocupar el papel de mediador y modificaron el texto de Vox para tratar de calmar las aguas y, sobre todo, contentar a Ciudadanos. El documento del PP era casi una réplica al de Murcia (exceptuando las cuestiones propias de la Región como la garantía del agua para los ciudadanos, etc.) y hacía hincapié en los puntos comunes de las tres formaciones: bajada de impuestos, libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos o adelgazar el gasto de la Administración eliminando las duplicidades existentes. A continuación, Díaz Ayuso convocó una reunión para el viernes a la que solo acudió Monasterio.

Isabel Díaz Ayuso, Rocío Monasterio e Ignacio Aguado en su último encuentro a tres. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso, Rocío Monasterio e Ignacio Aguado en su último encuentro a tres. (EFE)

Ciudadanos optó por no aparecer. Un jarro de agua fría para los populares, que insisten en el que el reloj lleva demasiado tiempo corriendo. Aun así, Díaz Ayuso insiste en que ha habido avances. Vox entiende que el documento modificado por los populares es positivo, pero pretende introducir matices. En este punto llega el nuevo choque con los naranjas. Aguado no está dispuesto a negociar contenidos con el grupo de Monasterio.

Fuentes de su partido insisten en que está dispuesto a asumir el documento final, como ha ocurrido en Murcia, pero que no entrará en la enésima rueda de reuniones, matices y, sobre todo, de conversaciones sobre el documento. Ciudadanos exige un texto final que no choque con el acuerdo de Gobierno y que la aceptación verbal (así como en el pleno de investidura) sea suficiente para sellar la alianza, en tanto a que Vox permanecerá fuera del Ejecutivo y pasará a la oposición.

En este punto, los populares intentan ser optimistas aunque no encuentran demasiados motivos para serlo. En el PP aseguran que la semana próxima continuarán los movimientos y volverán a insistir con un encuentro a tres. La cuestión es que Aguado no parece dispuesto a moverse, igual que Monasterio insiste en nuevos gestos para garantizar el apoyo de sus 12 diputados. El choque de Ciudadanos y Vox vuelve a ser el gran escollo y, sobre todo, se intensifica a escasos días de entrar en el mes de agosto.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios