EL PP QUIERE INVESTIDURA LA SEMANA PRÓXIMA

Vox copia el acuerdo murciano en Madrid con una oferta 'light' pero exige otra reunión

Monasterio exige otro encuentro a tres para que PP y Cs den el visto bueno al documento final de su partido, que tiene muchas similitudes al presentado en Murcia la semana pasada

Foto: La portavoz de Vox, Rocío Monasterio (c), la candidata del Partido Popular, Isabel Díaz Ayuso (i), y el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado (d). (EFE)
La portavoz de Vox, Rocío Monasterio (c), la candidata del Partido Popular, Isabel Díaz Ayuso (i), y el portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado (d). (EFE)

Mientras que la Región de Murcia afronta este miércoles la primera sesión del debate de investidura con el discurso de Fernando López Miras — y que se reanudará el viernes con el resto de grupos y la votación— la Comunidad de Madrid sigue instalada en una cierta parálisis de la que ningún partido quiere hacerse cargo. La realidad es que han pasado dos semanas desde el pleno sin candidato y la esperada fotografía a tres —Isabel Díaz Ayuso, Ignacio Aguado y Rocío Monasterio sentados en una misma mesa— sin que ningún otro movimiento haya presagiado hasta ahora que el acuerdo llegará pronto. Pero, a partir de este miércoles, se prevén novedades.

Las tres formaciones confiaban en que el acuerdo en Murcia, anunciado el pasado viernes, abriría las puertas en la Comunidad de Madrid. Pero hasta este lunes nadie dio un paso al frente. Díaz Ayuso se mostró partidaria de celebrar un nuevo encuentro entre los líderes cuanto antes pero, su socio preferente, el candidato de Ciudadanos, entendía que no había ninguna novedad que sustentara la reunión: Aguado quiere que la popular amarre los 12 escaños de Monasterio antes de seguir haciendo escenificaciones. La portavoz de Vox movió ficha este martes por fin. Anunció un nuevo documento, pidió más reuniones y exigió consensos claros para dar su voto afirmativo. Pero Aguado respondió este mismo miércoles: no le ve sentido a más reuniones y entiende que si ese documento es asumible, la situación "se puede desbloquear con una llamada en media hora".

Según ha podido saber este diario, el documento de Vox es fruto de varios intercambios de papeles con el PP, "el texto ha ido evolucionando" —explican— hasta que ha quedado una redacción muy similar a la aprobada en Murcia. Fuentes del partido aseguran, sin desvelar el contenido, que el documento que Monasterio presentará contiene "muchos puntos comunes" con el murciano que condujo la semana pasada al acuerdo. La clave sería esa. La diferencia, en cambio, también es sustancial: la líder de Vox en Madrid quiere una reunión a tres en la que se dé luz verde al documento.

Aunque el partido de Abascal insiste en que la prioridad es pactar los puntos y, después, acordar la forma en la que se presentará el pacto, en Murcia no se produjo un nuevo encuentro a tres. Después de la investidura fallida se celebraron distintas reuniones entre equipos de las tres formaciones, pero el acuerdo definitivo lo anunció Luis Gestoso —negociador de Vox— en una rueda de prensa en la que no estaban PP y Ciudadanos. Sí exigió que los dos partidos dieran su visto bueno y llegó a asegurar que el documento contenía "distintos consensos" y "cesiones" por parte de todos.

A la mañana siguiente dirigentes populares y naranjas daban luz verde. Sin embargo en ningún momento se produjo una reunión con apretón de manos escenificando el acuerdo. En Madrid, Vox quiere dar un paso más y entiende que deben producirse nuevos encuentros a tres donde, sobre todo, se aborde el debate de este documento, que iría en paralelo al acuerdo programático de 155 puntos firmado entre PP y Ciudadanos. El partido de ultraderecha no tiene intención de firmar ese acuerdo, exactamente igual que en Murcia, dejando claro que no formarían parte del pacto de Gobierno, sino que sencillamente facilitarían la investidura pasando a la oposición.

Isabel Díaz Ayuso, Rocío Monasterio e Ignacio Aguado, en una reunión en la Asamblea. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso, Rocío Monasterio e Ignacio Aguado, en una reunión en la Asamblea. (EFE)

Eso sí, pretenden influir en las 155 medidas con "cambios y matices", a pesar de que el partido naranja ha sido muy insistente en que no pactaría contenidos con Vox. "Todos tenemos que ceder", insisten desde el grupo que dirige Monasterio.

Ellos también lo hicieron en Murcia renunciado a revisar la ley LGBTI (uno de sus insistentes compromisos en campaña) y centrando todo el peso de ese apartado en el derecho de los padres "a ser informados y poder elegir el tipo de educación moral que reciban sus hijos". El acuerdo recogía expresamente que las familias serán las que decidan "la asistencia o no de sus hijos a enseñanzas, charlas, talleres o actividades escolares no reglados relacionados con contenidos éticos, sociales, cívicos morales o sexuales". Según explican fuentes del partido en Madrid, el texto redactado para la comunidad también pone el foco en el derecho de las familias a elegir lo que quieren para sus hijos.

La clave de todo pasa por los tiempos. El PP siempre ha sido partidario de que la investidura se resolviera antes de que terminara julio. Los populares creen que sería muy difícil de explicar a la ciudadanía el inicio del mes de agosto e incluso que los dirigentes se marcharan de vacaciones sin cerrar un Gobierno, aunque ya reconocen que no tienen plena confianza en que lo conseguirán. Ciudadanos, por su parte, lleva días insistiendo en que es Vox quien debe desbloquear la situación y fuentes de la cúpula naranja apuntaban a que las conversaciones podían prolongarse a lo largo del próximo mes si el grupo de Monasterio no cedía.

En el grupo naranja de la Asamblea dirigido por Aguado también señalan la "inacción" de los populares, recordando que desde el día 10 de julio Díaz Ayuso "no se ha movido". "Pedimos la reunión para explicarle a Vox el documento y quedó claro que solo perseguían la foto", zanjan.

Fuentes de Vox, sin embargo, apuntan a que sí podría haber acuerdo antes de que el calendario marque agosto. Aunque para eso, insisten, Díaz Ayuso debe convocarlos a una reunión entre mañana y el jueves. "Así tendríamos margen y podríamos llegar a la semana que viene para dejar las cosas hechas", explican. El último documento, el definitivo, está muy avanzando. Si, como aseguran, sigue las líneas maestras del texto de Murcia, el acuerdo estaría necesariamente cerca. Una vez más los escollos vienen determinados por la fórmula elegida para la escenificación y por la nueva exigencia de Vox de tener un encuentro a tres lo antes posible.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios