LÓPEZ MIRAS SE ASEGURA EL SÍ DE VOX

El acuerdo en Murcia abre la puerta a que haya investidura en Madrid tras el bloqueo

Las negociaciones fueron en paralelo, aunque el acelerón final en la Región permitirá que haya investidura la próxima semana. Ahora solo falta retomar el pacto en Madrid

Foto: Los candidatos a presidir la Comunidad de Madrid, del PP, Isabel Díaz Ayuso (i), de Vox, Rocío Monasterio (c) y de Ciudadanos, Ignacio Aguado (d). (EFE)
Los candidatos a presidir la Comunidad de Madrid, del PP, Isabel Díaz Ayuso (i), de Vox, Rocío Monasterio (c) y de Ciudadanos, Ignacio Aguado (d). (EFE)

Las negociaciones autonómicas entre PP, Ciudadanos y Vox empiezan a llegar a buen puerto. Lo han hecho en Murcia, donde el acuerdo está cerrado y el popular Fernando López Miras será reelegido presidente el próximo viernes. Tras una investidura fallida y tres semanas de idas y venidas, conversaciones frustradas y reuniones a tres (con foto incluida como pedían los de Santiago Abascal) Vox presentó un documento definitivo este jueves a sus socios. El punto clave fue renunciar a algunas cuestiones básicas para el partido naranja, como no tocar la ley LGBTI. Las cesiones de unos y otros permitieron encarrilar el acuerdo, que se materializará la próxima semana en la Asamblea murciana.

Los tres partidos se felicitan ante el acuerdo, sin entrar a valorar el atasco que está sufriendo el pacto en Madrid. Hasta ahora las negociaciones en una y otra comunidad se han producido en paralelo. De hecho, el caso de Murcia siempre se entendió como la antesala de lo que ocurriría en la Comunidad. Por eso, tras fracasar López Miras en la primera intentona, el presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, se decantó por convocar un pleno sin candidato. No tenía sentido que Isabel Díaz Ayuso acudiera a pedir la confianza de la Cámara si Rocío Monasterio tenía claro que su postura era un no.

Ahora, el acuerdo en Murcia abre la puerta al optimismo tras días de bloqueo. Las conversaciones en Madrid han estado paradas y fuentes de los tres partidos implicados reconocen que todo irá "paso a paso", aunque nadie niega que el desenlace en la Región anima a pensar que en Madrid lo habrá pronto. Los escollos, al menos hasta ahora, eran siempre compartidos. Primero, alcanzar un programa con el que todos estuvieran cómodos. Ciudadanos negó en todo momento que estuviera negociando el contenido del pacto con Vox, aunque sí reconoció que el partido de ultraderecha debía compartir el acuerdo que tenían firmado con los populares para votar sí en las dos investiduras.

En el propio debate de López Miras, el portavoz de Vox, Juan José Liarte, afirmó que la coincidencia programática entre los tres alcanzaba el 99%, aunque los cuatro diputados acabaron votando no. El siguiente paso era encontrar la fórmula para presentar el acuerdo: Vox quería un reconocimiento público y Ciudadanos rechazaba que existiera un documento con la firma de los tres.

El punto de entendimiento llegó con la fórmula de compromiso verbal que todos adquirirán durante el pleno, quedando registrado en el acta oficial. Además, los diputados de Vox hicieron público un documento (la versión final este jueves) asegurando que era fruto del consenso y de cesiones de los tres. No tenía la firma ni el sello del resto de partidos, pero el viernes tanto PP como Ciudadanos lo aceptaron en su última reunión. Se confirmaba entonces un acuerdo de investidura, pero no de Gobierno.

Los equipos negociadores de PP, Cs y Vox se reúnen en Murcia. (EFE)
Los equipos negociadores de PP, Cs y Vox se reúnen en Murcia. (EFE)

A pesar de retirar las referencias a la ley LGTBI, el texto sí mantiene puntos controvertidos como la alusión a llevar a cabo propuestas de prevención de la "violencia intrafamiliar" o un aumento de la inspección educativa para evitar el "adoctrinamiento político en las aulas". También se exige que los padres den el "consentimiento expreso" para que los menores puedan asistir a actividades relacionadas con contenidos éticos, sociales, cívicos morales o sexuales o la difusión en los centros educativos de los valores constitucionales y "para el conocimiento de la aportación de España a la civilización como elemento clave de la historia universal".


Sobre inmigración exigen "el cumplimiento de la Ley de Extranjería en el control de fronteras" y revisar la política de creación de centros para inmigrantes menores no acompañados. También abogan por leyes de protección de la familia, con "presupuesto concreto para el apoyo a la maternidad", y de las embarazadas, "con información y alternativas para que ninguna se vea abocada al aborto".

La incógnita que queda por revelar es si en Madrid seguirán el mismo formato. En cuanto a lo programático, PP y Ciudadanos entienden que el conflicto se ha terminado: las cesiones de Murcia se mantendrán en la Comunidad. Lo que no está tan claro es si la fórmula para presentar el acuerdo se mantiene y Monasterio acepta que no haya una firma a tres. Las formaciones muestran optimismo aunque no esconden que las conversaciones llevan paradas muchos días. Y todo apunta a que en el corto plazo seguirán igual: el lunes comienza el debate de investidura de Pedro Sánchez y los partidos se encuentran inmersos en la preparación de las intervenciones. Eso sí, durante el resto de la semana lo previsible es que retomen el contacto.

Teniendo en cuenta que el debate en Murcia finalizará también el viernes —López Miras ya tiene asegurados los votos afirmativos— la próxima fecha disponible en el calendario mira ya al 29, 30 y 31 de julio. Los partidos madrileños querían evitar a toda costa entrar en el mes de agosto sin un acuerdo. Ahora bien, la formación naranja insiste en que no dará un paso atrás y que el modelo debe ser calcado al de Murcia. "Si no, tenemos todo agosto para negociar", reconocen.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios