sigue bloqueada la investidura

Cs ningunea a Vox en el pleno 'fantasma' y Monasterio no dará "un cheque en blanco"

El PP insiste en formar una mesa a tres que desatasque la investidura de Díaz Ayuso a la que Ciudadanos no parece dispuesto. Vox acusa a Aguado de "inmovilismo"

Foto: Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos, en su intervención de este miércoles.
Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos, en su intervención de este miércoles.

El pleno 'fantasma' celebrado este miércoles en la Asamblea de Madrid, pleno en el que no había candidato a la investidura, ha servido para poco. Solo para dejar claras las posturas de los tres actores que deben desbloquear la situación política en la Comunidad de Madrid. Ciudadanos sigue ninguneando a Vox, Vox insiste en que su apoyo tiene un precio y que no dará "cheques en blanco", y el PP quiere llegar a un pacto de una vez por todas y conformar una mesa a tres porque "Madrid está en peligro", mientras afea a sus dos 'socios' sus postureos y les pide que dejen al margen sus intereses "partidistas".

Cs ningunea a Vox en el pleno 'fantasma' y Monasterio no dará "un cheque en blanco"

De momento, no hay acuerdo. Es evidente. El pleno de hoy solo era el escenario para mostrar las intenciones de cada formación. Nada se iba a votar. Cada uno de los portavoces de los seis grupos parlamentarios tenía 10 minutos para enseñar sus cartas, por lo que se esperaba un debate de reproches, sin grandes avances. Todos los focos estaban centrados en el bloque de la derecha, el único que puede desatascar la situación. La primera en intervenir en ese bloque fue la candidata de Vox, Rocío Monasterio, la que tiene la llave. Lo sabe, ya que sus 12 diputados son indispensables para que Isabel Díaz Ayuso sea elegida presidenta.

Monasterio inició su intervención criticando el modelo autonómico, del que ahora forma parte, un "obstáculo para el bienestar de los españoles", y dejó claro que PP y Ciudadanos necesitan sus 12 diputados. "Tenemos un mandato de nuestros votantes para que su voluntad sea respetada. No pueden pedirnos un cheque en blanco", señaló la presidenta madrileña de Vox, que insistió en que hay que seguir negociando y "mantenemos la mano tendida. Mantenemos la mano tendida, queremos un Gobierno alternativo a la izquierda sectaria y que este Gobierno llegue cuanto antes. No ha sido posible por el inmovilismo de Aguado".

Cs ningunea a Vox en el pleno 'fantasma' y Monasterio no dará "un cheque en blanco"

Desde Vox creen que el acuerdo es todavía posible en un tiempo prudencial pero piden más gestos por parte de Ciudadanos. "No deseamos formar parte de este Gobierno", recalcó Monasterio, y "entendemos que, de acuerdo a nuestra representación, no podemos exigirles que apliquen nuestro programa en su totalidad. Pero no pueden pedir a nuestros votantes que asientan religiosamente a sus propuestas. Porque eso, aunque tal vez no lo pretendan, es darles una bofetada". Esos gestos pasan por nuevas reuniones. "Señor Aguado. Le reitero mi ofrecimiento a seguir viéndonos, como ayer, avanzando".

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE
La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. EFE

Monasterio terminó su intervención señalando que no quiere nuevas elecciones y que no hay otro camino que el acuerdo. "Por eso, no pueden, ni deben, hacerles ustedes el juego a ese 'apartheid' dictaminado por la izquierda, que lanza sus huestes a lo largo del territorio nacional contra todo aquel que no piense como ellos. No pueden hacer el juego, porque cuando acaben con nosotros, que ya les gustaría, irán a por ustedes. No tengan la menor duda". Tras Monasterio, fue el turno de Aguado, que sorprendentemente no hizo ningún guiño a Vox. Ya lo había anunciado antes del pleno. "Se acabaron las reuniones a tres".

Aguado usó sus 10 minutos para meterse con la izquierda, sobre todo con Íñigo Errejón y lo que supondría que Más Madrid gobernase junto con el PSOE. "El señor Errejón tiene a Lenin en la cabeza". Un discurso algo encendido en el que Aguado ha recordado el pasado chavista de Errejón, lo que incluso arrancó los aplausos de la bancada popular, incluidos los de Díaz Ayuso. Aguado también tuvo palabras para la portavoz de Podemos, Isabel Serra, y su pasado "atacando cajeros automáticos". Solo al final de su intervención se acordó de Vox, consciente de que necesita sus 12 votos. "Les pido que rectifiquen, que bloquear el Gobierno es una irresponsabilidad". Nada más.

La portavoz de Vox, Rocío Monasterio, durante su intervención. (EFE)
La portavoz de Vox, Rocío Monasterio, durante su intervención. (EFE)

El último turno del bloque de las derechas fue el de Díaz Ayuso. En tono conciliador, aunque deslizó ciertas críticas ante la falta de acuerdo de los que tienen que ser sus 'socios'. A Ciudadanos le afeó que sus dos esfuerzos se hayan limitado hasta ahora a "un café un domingo y una reunión a última hora para que no se diga", y a Vox que sus altas exigencias hayan bloqueado el pacto cuando han incorporado sus propuestas en el acuerdo firmado con Ciudadanos. Ayuso volvió a reiterar su propuesta, anunciada ya antes del debate: una mesa a tres, "una mesa de diálogo con propuestas consensuadas que llevar ya a un siguiente pleno de investidura".

Cs ningunea a Vox en el pleno 'fantasma' y Monasterio no dará "un cheque en blanco"

Ayuso también ha asegurado que "Madrid está en peligro" y que la Comunidad de Madrid, el "motor económico de España", no puede "pararse por una foto, una rueda de prensa o dos gestos desairados que solo responden a intereses partidistas", ni tampoco ser "moneda de cambio de ninguna negociación que nada tiene que ver con los intereses de España". No hubo réplicas entre los portavoces. El modelo encorsetado del pleno solo preveía intervenciones cerradas.

Madrid
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios