la decisión sería sometida a las bases

Podemos se opone al Gobierno en solitario de Sánchez y se abre a tumbar la investidura

Todos los escenarios siguen abiertos y las salidas son cada vez más difusas tras el incremento de las tensiones entre PSOE y Unidas Podemos

Foto: El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante su reunión en Moncloa con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, el pasado 7 de mayo. (EFE)
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante su reunión en Moncloa con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, el pasado 7 de mayo. (EFE)

Conscientes de su peso, sin poner dificultades y dejando la iniciativa a Pedro Sánchez, pero desde Unidas Podemos tienen claro que deben formar parte de un Gobierno de coalición progresista con el PSOE. Por el momento, evitan lanzar hipótesis y no desvelan con claridad si votarían en contra de una investidura de Sánchez en solitario, intención en la que vienen insistiendo los socialistas desde el pasado domingo, a la espera de ver cómo se desarrollan las negociaciones. A pesar de ello, fuentes de la dirección del partido sí apuntan con cierta indignación que sería "tramposo" intentar cambiar el resultado de las elecciones generales en tertulias y en portadas. Entienden que el giro de Sánchez tras el 26-M, llamando a Unidas Podemos a "reconsiderar" su idea de cogobierno debido a los resultados del domingo, parte de una base engañosa porque "los resultados de las elecciones generales siguen siendo los mismos".

En esta línea, las mismas fuentes apuntan que los españoles no acudieron a las urnas el 26-M pensando en la configuración del Gobierno del Estado, sino en la elección de sus alcaldes, presidentes autonómicos o eurodiputados. En la dirección de Podemos lanzan la pregunta retórica de cómo piensa Sánchez conseguir estabilidad, y remarcan que ahora mismo cuenta con 123 votos de los 174 necesarios —al alterarse la mayoría de los 176 por la decisión de tres de los cuatro diputados independentistas suspendidos de retener sus actas—. Todo apunta a que no facilitarán una investidura de Sánchez si no alcanzan un acuerdo que haga valer sus 3,7 millones de votos. Con todo, este tipo de decisiones tendrían que ser ratificadas por las bases de la formación.

Podemos se opone al Gobierno en solitario de Sánchez y se abre a tumbar la investidura

El cambio de posición del presidente en funciones se considera mero oportunismo y deslizan la sospecha de que pretenda buscar el apoyo de Ciudadanos. Esta sí sería una línea roja para Unidas Podemos, como ya lo fue en 2016, cuando Pedro Sánchez y Albert Rivera firmaron un fallido acuerdo de legislatura. Iglesias era más explícito anoche durante el programa de entrevistas que dirige el confundador del partido Juan Carlos Monedero en Público TV: "Era previsible que después de la campaña el PSOE girase a la derecha y busque un acuerdo con Ciudadanos de manera abierta. No puede sorprenderle a nadie. La política funciona así". Remarcaba también que "el PSOE, si puede elegir, eligirá a Cs, pero si no puede, a nosotros la ciudadanía nos ha dado 3,7 millones de peso y vamos a ser coherentes para que en España haya un Gobierno progresista".

El cambio de posición del presidente en funciones se considera mero oportunismo y deslizan la sospecha de que pretenda buscar el apoyo de Cs

Desde Izquierda Unida, su coordinador federal, Alberto Garzón, era igualmente directo al señalar su desconfianza sobre el hecho de que el PSOE quiera "explorar la vía naranja". En rueda de prensa, Garzón aseguró que “en el PSOE dijeron ‘no vamos a negociar durante mayo’ y que querían esperar a después del día 26. Lo han hecho y ahora nos encontramos con que Ciudadanos ya parece que ha quitado sus vetos”. La cena de trabajo entre Sánchez y el presidente galo, Emmanuel Macron, ha alimentado todavía más las sospechas de que el PSOE pueda optar por la vía socioliberal en lugar de profundizar en un programa de gobierno socialdemócrata.

El líder de IU, que representa seis diputados —incluidas las confluencias gallega y catalana— de los 42 con los que cuenta el grupo confederal, también ha rebajado las pretensiones de formar un Gobierno de coalición a toda costa porque “no se trata simplemente de decir ‘Gobierno sí o Gobierno no’ sino qué tipo de acuerdo se consigue antes y cómo se podrá desarrollar luego mejor ese acuerdo”. Tildó de legítima la posición de Pablo Iglesias sobre cogobernar, aunque matizando que su concreción "va a depender siempre de lo que quiera hacer el PSOE". Desde Podemos Andalucía, se mantienen en su apuesta por llegar a un acuerdo a la portuguesa, esto es, con un pacto de legislatura dando apoyo desde fuera a un Gobierno socialista en solitario.

Estaba previsto que las negociaciones para la investidura arrancasen esta misma semana. A pesar de ello, la agenda ahora se está priorizando en los acuerdos autonómicos y de grandes ciudades, habida cuenta de que el 15 de junio se constituirán las nuevas corporaciones municipales, que en mayor o menor medida marcarán la senda para un acuerdo de investidura. Unidas Podemos será clave para facilitar gobiernos progresistas en Baleares, La Rioja, Canarias, en menor medida, y Valencia, donde los acuerdos están más avanzados tras hacer coincidir sus elecciones con las generales. Dejará de serlo, sin embargo, en Aragón, donde el PSOE explora un pacto con Ciudadanos —además de en Castilla y León—, o Extremadura y Castilla-La Mancha, tras las mayorías absolutas cosechadas por Guillermo Fernández Vara y Emiliano García-Page, respectivamente.

El ambiente con el que se llega a la mesa de negociación dista mucho del previo al 26-M, tras las declaraciones cruzadas de estos días

El ambiente con el que se llega a la mesa de negociación dista mucho del que había antes de las elecciones, debido a las declaraciones cruzadas que se han realizado 'a posteriori'. Si bien Iglesias insistía el lunes en que su relación con Sánchez era fluida y que se fundamentaba en una confianza tras más de ocho meses de Gobierno socialista con Unidas Podemos como socio prioritario, este miércoles respondían en declaraciones a EFE desde la cúpula del partido que la pretensión de Sánchez de incluir solo a independientes en su Ejecutivo se debía a una "fría estrategia negociadora". Al mismo tiempo, estas mismas fuentes lanzaban la advertencia al PSOE de que quizás "el camino de la humillación y el desprecio no es el más adecuado en este momento".

Las conversaciones se atisban duras y también largas. Desde el PSOE, tienen previsto que Pedro Sánchez presente su investidura "a principios de julio". Un calendario que podría variar en función de cómo se desarrollen las negociaciones. No se descarta que si los socialistas se cierran a dar entrada en su Ejecutivo a Unidas Podemos, el grupo confederal liderado por Pablo Iglesias vote en contra, como se desprende de sus advertencias. En este caso, Sánchez debería someterse a un segundo intento, volviendo a retrasar los tiempos y dando otra oportunidad a las negociaciones, por lo que quizá no sería investido hasta finales del próximo mes o, incluso, hasta después del verano. Todos los escenarios siguen abiertos y las salidas son cada vez más difusas tras el incremento de las tensiones entre PSOE y Unidas Podemos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
80 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios