PACTOS CONJUNTOS DE CCAA Y AYUNTAMIENTOS

El puzle a dos bandas que maneja Cs: Aragón y Zaragoza; Castilla y León y sus alcaldías

Comienza una negociación en la que Ciudadanos pondrá en valor su papel. Da prioridad a acuerdos con el PP, pero se abre a hablar con el PSOE. CCAA y ayuntamientos van juntos

Foto: Imagen: Enrique Villarino.
Imagen: Enrique Villarino.

Todas las miradas siguen puestas en Ciudadanos, especialmente en aquellas comunidades y ayuntamientos donde el partido de Albert Rivera tiene la llave de lo que ocurrirá en los próximos cuatro años. Las negociaciones con PP y PSOE empezarán esta semana y lo que está claro es que tardarán días en resolverse. José Manuel Villegas, secretario general del partido, lo dejó claro después de reunir por primera vez al equipo negociador naranja este martes: "No habrá acuerdo ni hoy, ni mañana". No lo habrá, entre otras cosas, porque el escenario está completamente abierto. La formación naranja lleva dos días dejando la puerta abierta a entenderse con el PSOE —"habrá que analizar las circunstancias de cada sitio", insisten—, aunque aseguran al mismo tiempo que la prioridad será pactar con el PP.

El puzle a dos bandas que maneja Cs: Aragón y Zaragoza; Castilla y León y sus alcaldías

El foco sigue, principalmente, en tres regiones: Aragón, Castilla y León y Murcia, porque son aquellas en las que Ciudadanos puede elegir entre pactar con populares y socialistas (en el caso de Aragón, la llave no es tal: la derecha necesita también a Vox y al PAR). Casos como el de Madrid, centro de especulaciones desde este martes, son mucho más complejos. El acuerdo con el PSOE está descartado en tanto a que el tercero en discordia sería Más Madrid (Carmena en el ayuntamiento y Errejón en la comunidad). Y eso es una línea roja para Ciudadanos. De hecho, la posibilidad de que Ignacio Aguado presida la comunidad —en el PP lo descartan de momento— podría ponerse encima de la mesa en una negociación con populares, pero no al revés.

La cuestión es que la negociación de las comunidades va de la mano de las de los ayuntamientos. Al menos, así lo propondrá el partido de Rivera aunque sus rivales políticos, como el PP, se nieguen a entrar por ahora en lo que se llama un intercambio de cromos. Dicho de otra manera: Ciudadanos entiende que hablar de la comunidad aragonesa implica hablar también del Ayuntamiento de Zaragoza. Y esa lógica se aplicaría al resto de España. En el partido naranja insisten en que es Villegas el que tiene "todo el tablero en la cabeza" y, acompañado del resto de miembros del comité, especialmente Fran Hervías (Organización) y José María Espejo (Acción Institucional y encargado de la coordinación), será el encargado de hacer el encaje de bolillos.

Desde que en 2017 Ciudadanos aprobó en su IV Asamblea Nacional una nueva política de pactos —consistente en empezar a entrar en los gobiernos y gestionar, a diferencia de lo que hicieron en 2015, cuando simplemente facilitaron investiduras y negociaron desde fuera de los ejecutivos—, el partido anunció que entrar en los gobiernos pasaba a ser un asunto prioritario. En esta campaña electoral, lo han remarcado mucho. Y ahora, aspiran también a liderar algunos. En la negociación estará esta cuestión, a pesar de que el partido naranja no logró dar el sorpaso al PP en ninguna autonomía ni consistorio. Un objetivo no logrado después de los resultados de las generales, que apuntaban a que los naranjas podían empezar a superar al partido de Casado en bastiones de los conservadores. Pero resistieron, lo que no significa que Ciudadanos vaya a renunciar a encabezar alguna plaza.

La portavoz de Cs, Inés Arrimadas (c), y el candidato a la presidencia de Aragón, Daniel Pérez Calvo. (EFE)
La portavoz de Cs, Inés Arrimadas (c), y el candidato a la presidencia de Aragón, Daniel Pérez Calvo. (EFE)

De ahí que la negociación esté tan abierta y que las comunidades vayan de la mano, en muchas ocasiones, de los ayuntamientos. El partido naranja quiere hacer valer su papel y su peso en las conversaciones, y se sienten molestos al ver que el PP lo da todo por hecho en aquellos territorios donde la derecha suma. En la noche electoral del 26 de mayo, en Génova celebraban poder mantener el poder en comunidades y ayuntamientos a costa del apoyo de Ciudadanos y Vox. Una afirmación que en el partido de Rivera desechan de plano: su respaldo no valdrá, insisten, lo mismo que el de Abascal.

Aragón: conversaciones con PP y PSOE

Con esa apertura de miras, Ciudadanos pretende trasladar toda la presión al PP y que entiendan que su apoyo es clave en cualquier operación. Lo necesitan y se lo recordarán. El intercambio de plazas será inevitable si quieren contar con ellos. Por otro lado, el comité negociador insiste en que habrá que valorar la situación de cada lugar para decidir la formación de Gobierno. Aquí vienen las diferencias entre unos y otros. El caso de Aragón, por ejemplo, donde un acuerdo con Ciudadanos le valdría al PSOE para revalidar la presidencia autonómica, frente a un acuerdo a cuatro que necesitaría el PP (contando con Cs, Vox y el PAR).

"Va a depender de ellos", aseguran en el partido naranja, reconociendo que populares y socialistas son los que tendrán que poner encima de la mesa sus cartas y las opciones que existen. El acuerdo con Javier Lambán podría llegar dados los requisitos que enumeró Villegas para entenderse con el PSOE: que reniegue de las políticas territoriales de Sánchez, de los "pactos con independentistas" y que esté de acuerdo con la aplicación del artículo 155. El aragonés cumple. Cosa distinta será si a Ferraz le convence una operación en la que tendrían que ceder alguna plaza a Ciudadanos a cambio de 'salvar' esta baronía, crítica, por cierto, con el secretario general. En este punto, podrían entrar en juego el Ayuntamiento de Zaragoza y su candidata, Pilar Alegría, muy cercana a Pedro Sánchez. Además, en el partido naranja hay una clara apuesta por su candidato regional, Daniel Pérez. Con el PP, en todo caso, las conversaciones en esta región serán similares e irán en la misma línea.

El puzle a dos bandas que maneja Cs: Aragón y Zaragoza; Castilla y León y sus alcaldías

Fuentes del partido aseguran que la situación es muy parecida en otras comunidades como Castilla y León y Murcia. En la primera, el equipo regional naranja, liderado por Paco Igea, tiene cierta sintonía con los socialistas después de haber apostado todo a una campaña muy crítica con el PP. Aun así, el candidato centrista escribió una carta abierta en la que les aseguraba que las cosas "cambiarán" en la región ante el castigo que la población "a años de soberbia y clientelismo", asegurando que es el "fin de una era", pero dejando la puerta abierta también a seguir llegando a acuerdos con el PP. "Es el fin de una era", repetía Villegas en su rueda de prensa, en un claro guiño a la carta del candidato.

Reunión del comité ejecutivo de Ciudadanos. (EFE)
Reunión del comité ejecutivo de Ciudadanos. (EFE)

En Castilla y León, también están en juego casi todas las alcaldías, otra carta a tener en cuenta en la negociación. En Valladolid, el PSOE suma tanto con Ciudadanos como con la confluencia de Podemos. En Burgos y Palencia, hay dos sumas posibles: socialistas y naranjas o reeditar un pacto a la andaluza, mientras que en Salamanca la formación de Rivera sí tiene la llave y podría dar el gobierno tanto a populares como a socialistas.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios