Primeras conversaciones después del 26-M

García Egea abre negociaciones con Villegas (Cs) y Espinosa (Vox) por separado

El Partido Popular sigue el guion de las negociaciones con Ciudadanos y Vox que le dieron la presidencia de la Junta de Andalucía y asume que tendrá que hacer de intermediario

Foto: Iván Espinosa de los Monteros (i), Teodoro García Egea (c) y José Manuel Villegas. (Foto: EFE)
Iván Espinosa de los Monteros (i), Teodoro García Egea (c) y José Manuel Villegas. (Foto: EFE)

El Partido Popular sigue el guion de las negociaciones con Ciudadanos y Vox que le dieron la presidencia de la Junta de Andalucía en diciembre pasado y ya ha mantenido los primeros contactos, a dos bandas y con cada partido por separado, para los pactos obligados después del 26-M. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha dado el primer paso al hablar con el número dos de Cs, José Manuel Villegas, y con el portavoz parlamentario del grupo de Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros. Han sido sendas conversaciones que los populares califican de "informales" o de mera toma de contacto para abrir una negociación que prevén larga y compleja.

Como ya ocurrió en los pactos para hacer presidente de la Junta a Juan Manuel Moreno, el PP parte de la premisa y el problema añadido de que los de Albert Rivera no quieren hablar ni aparecer en imágenes con los de Vox aunque tengan que contar con ellos en todas las instituciones que aspiran gobernar.

García Egea abre negociaciones con Villegas (Cs) y Espinosa (Vox) por separado

García Egea asume de nuevo la responsabilidad de hacer de intermediario con las otras dos formaciones de derecha y se prepara para organizar reuniones públicas con los riveristas para pactar los programas y el reparto de poder en cada comunidad autónoma o ayuntamiento en los que suman fuerzas para gobernar siempre que cuenten con Vox. Los populares se tendrán que ocupar de contentar en paralelo a los de Vox, pero sin que se note que sus diputados y concejales son imprescindibles para que Rivera pueda paliar las campañas en su contra por pactar con la extrema derecha.

El problema añadido que se encuentra esta vez el PP es la exigencia de Abascal de tener más protagonismo que en Andalucía y dejar de ser el convidado de piedra al que Cs desprecia. El presidente de Vox ha lanzado la amenaza de que si esta vez Ciudadanos no le admite en las negociaciones, "no habrá gobiernos alternativos a la izquierda".

Antes de los contactos de García Egea, Abascal contó que había hablado por teléfono con Pablo Casado después de las elecciones municipales y autonómicas, pero que no había tenido conversación alguna con los dirigentes de Ciudadanos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios