CONDENA A CUATRO ACUSADOS

Correa, condenado a 6 años y 9 meses de cárcel por los contratos de Aena con Gürtel

La Audiencia Nacional acuerda además el comiso del beneficio obtenido a partir de los contratos irregulares adjudicados por Aena a sus empresas, que asciende a más de 2,2 millones

Foto: Imagen de televisión de la señal institucional de la Audiencia Nacional del cabecilla de la Gürtel, Francisco Correa. (EFE)
Imagen de televisión de la señal institucional de la Audiencia Nacional del cabecilla de la Gürtel, Francisco Correa. (EFE)

Las irregularidades en la adjudicación de contratos por parte de AENA a la trama Gürtel ya tiene sentencia. La Audiencia Nacional ha condenado a seis años y nueve meses de cárcel a Francisco Correa, a tres años y tres meses al contable del Grupo Correa José Luis Izquierdo y a cinco años al exdirector de Comunicación de Aena Ángel López de la Mota y su subordinado José María Gavari. La sección segunda de la Sala de lo Penal condena a Correa por un delito continuado de prevaricación, fraude a las administraciones públicas, cohecho activo continuado y falsedad en documento mercantil, acordando además el comiso del beneficio obtenido a partir de los contratos irregulares adjudicados por Aena a sus empresas, que asciende a más de 2,2 millones.

La sentencia de 200 páginas, a la que ha tenido acceso El Confidencial, subraya cómo Correa desplegó una actividad comercial dirigida a la organización de eventos, negocio que encontró en el Partido Popular el cliente ideal por sus distintos actos y campañas electorales, a lo que se sumaba el acceso a contratos con administraciones públicas. La llegada de López de la Mota como director de Comunicación de Aena, al que conocía por su etapa en el PP, le abrió entonces una nueva puerta en el gestor aeroportuario, desarrollando así una relación "a fin de enriquecerse ilícitamente con cargo a fondos públicos mediante contratos celebrados entre AENA y sus sociedades con vulneración de la normativa administrativa".

A esta alianza se sumó además Gavari, acordando los tres la adjudicación irregular al Grupo Correa de distintos contratos del ente aeroportuario para realizar distintos eventos o participar en ferias durante dos años, "todo ello a cambio de entregarles distintas dádivas (dinero en efectivo o prestación de servicios, fundamentalmente viajes turísticos para ellos y sus familias, obras de reforma en la vivienda del primero...)". Las empresas del cabecilla de Gürtel se llevaron así 22 contratos públicos "irregularmente" entre 2001 y 2002, entre los que la Sala de lo Penal menciona los relacionados con FITUR 2001 y 2002, Expo Ocio 2002 y el montaje de 'stands' en ferias de Barcelona, Londres, Valladolid o Madrid. A cambio, la trama pagó a De la Mota y Gavari con viajes a Eurodisney, Menorca o Tenerife, además de obras de reforma en sus domicilios y entregas de dinero en metálico.

Respecto al papel que jugaba el cuarto condenado, el contable de las empresas del Grupo Correa José Luis Izquierdo, la Audiencia Nacional sostiene que se encargaba de gestionar los importes en efectivo y los servicios que daban a López de la Mota y Gavari a cambio de las adjudicaciones. "De esta forma, actuando de forma concertada y prevaliéndose de las facultades que le otorgaba su cargo como director de Comunicación de Aena, Ángel López de la Mota, con la directa colaboración de José María Gavari, decidió realizar una serie de actuaciones irregulares que permitieran adjudicar los contratos [...] a favor de las sociedades de Francisco Correa", concluyen los magistrados.

Para ello, la sentencia explica cómo los condenados emplearon dos vías distintas para camuflar las adjudicaciones irregulares: a fin de evitar la publicidad de dichos expedientes, en ocasiones acudieron al procedimiento de contratación sin publicidad y con concurrencia, para lo que, junto con la propuesta de inicio del expediente y con el objeto de eludir su tramitación por concurso, López de la Mota elaboró sendas memorias “alegando de forma indebida y torticera inexistentes razones de urgencia para proponer su contratación directa con concurrencia a pesar de que su presupuesto de licitación excedía de 150.000 euros”. Una segunda forma de manipulación, continúa la sentencia, consistió en que en los expedientes se adjuntasen criterios de adjudicación marcadamente subjetivos basados en conceptos genéricos y sin baremar, “conculcándose así los principios de objetividad en la elección del contratista, de igualdad de trato entre los licitadores y de transparencia en el procedimiento que han de regir toda contratación pública”.

Por estos hechos, además de los delitos que se atribuyen a Correa, los jueces condenan a José Luis izquierdo a tres años y tres meses de cárcel por cohecho activo y falsedad documental, imponiéndole también una multa de 654.000 euros. En el caso de López de la Mota y Gavari, a ambos se les impone una pena de cinco años de prisión por delito continuado de prevaricación administrativa, continuado de cohecho pasivo y fraude a las administraciones públicas, acordando además el decomiso de las dádivas recibidas, que en el primero ascienden a 95.363 euros y en el segundo a 168.119.

La confesión de Correa fue "incompleta"

"Asumo toda la responsabilidad, la he asumido en todas las causas, he colaborado con la Fiscalía y estoy dispuesto a seguir colaborando". El cabecilla de Gürtel lanzó esta promesa el pasado febrero ante el tribunal, pero los magistrados han desestimado la atenuante analógica de confesión: consideran que se limitó a escuchar a las partes y a reconocer lo señalado por el fiscal, "sin que el acto haya supuesto ninguna aportación ni tenga relevancia". La postura es clara: "Cuestión distinta hubiera podido afirmarse en caso de haber declarado en el acto del juicio y haber aportado una cooperación activa, descisiva y relevante. De ahí que más bien estemos ante una confesión interesada, incompleta e ineficaz".

Respecto a la otra atenuante solicitada, la que se basa en las supuestas dilaciones indebidas en una instrucción que se prolongó durante nueve años, los magistrados también descartan la misma: consideran que se ha producido ningún retraso sin motivo y justifican el tiempo empleado en la complejidad de la causa y la concurrencia de varios imputados que han retrasado la tramitación del procedimiento.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios