EN EL JUICIO DEL 'PROCÉS'

Trias, sobre el posible robo de armas el 20-S: "No me he recuperado aún del susto"

"La gente estaba en una actitud reivindicativa pero siempre pacífica y tranquila, de reivindicación nacional y en actitud sobre todo pacífica", aseguró el exalcalde sobre la manifestación

Foto: Xavier Trias, durante su declaración ante el Tribunal Supremo.
Xavier Trias, durante su declaración ante el Tribunal Supremo.

El turno de Xavier Trias llegó a última hora de la mañana. El candidato 'provisional' al Parlamento Europeo compareció como testigo en el juicio del 'procés' a petición de la defensa de Joaquim Forn, dejando clara su relación con los acusados desde el primer momento: "Los conozco. Alguno es amigo y a alguno le debo incluso la alcaldía de Barcelona". Con tono tranquilo, explicó al tribunal lo que presenció el 20 de septiembre frente a la sede de la CUP y la Conselleria de Economía, subrayando en todo momento el principal argumento que sustenta la línea de defensa de los acusados: "La gente estaba en una actitud reivindicativa pero siempre tranquila". Pese a su insistencia en el "pacifismo" de las protestas, Trias reconoció también el temor que se extendió el 20-S cuando les informaron sobre el posible robo de armas de los coches de la Guardia Civil: "No me he recuperado aún del susto".

La mañana del exalcalde comenzó el 20 de septiembre en la sede de la CUP. Tras enterarse de que la Policía Nacional estaba desplegándose frente al edificio, el político se trasladó a la zona, pero antes quiso confirmar que sería bienvenido: "Llamé a la presidenta del grupo de la CUP en el ayuntamiento para saber si seríamos bien recibidos, porque mi relación con ellos no siempre ha sido excelente. Me dijeron que encantados". Ya con el visto bueno de los 'cupaires', Trias se desplazó al lugar y, según explicó al tribunal, se encontró con decenas de personas protestando de forma pacífica: "Estaba toda la calle llena de gente muy joven, como corresponde en muchos casos con esta organización. Pasé tranquilamente por medio de toda la gente. Les dimos nuestro apoyo".

El político se encontraba en la sede de la CUP cuando le avisaron de una nueva noticia: el registro en la Conselleria de Economía. "Sentí indignación de que los medios se enterasen antes de las cosas que la gente normal", criticó. La operación policial contra la CUP quedó así en segundo plano y Trias se trasladó junto a Alfred Bosch, 'conseller' de Acción Exterior, a la 'conselleria'. "Estuve desde las seis de la tarde hasta las 10 de la noche, cuando los señores Sànchez y Cuixart desde un tablao que se había montado hicieron un discurso y vi que no había motivo de seguir estando allí". Al igual que en su descripción sobre la primera operación, insistió una vez más en que no presenció una actitud violenta por parte de los manifestantes: "La gente estaba en una actitud reivindicativa pero siempre pacífica y tranquila, de reivindicación nacional y en actitud sobre todo pacífica".

El exalcalde, sin embargo, reconoció que hubo un momento en que les informaron sobre un hecho preocupante: los manifestantes habían destrozado los coches de la Guardia Civil y en su interior había armas largas. "Me explicaron una cosa que no me he recuperado aún del susto, es muy preocupante, que dentro hay armas, y yo, que he hecho la mili, me dije que esto es una barbaridad: cómo pueden dejar un coche con armas dentro. Al que lo haya hecho le va a caer un paquete que se va a quedar solo", indicó. La preocupación por el robo de armas fue una constante durante la jornada, aspecto en el que también incidió el responsable de los antidisturbios de los Mossos el 20-S, que compareció ante el Supremo poco antes que Trias.

"Yo vi dos coches sobre los cuales había periodistas haciendo fotos. La gente estaba en una actitud tranquila, pero de preocupación por estos hechos. La verdad es que luego me encontré a Cuixart y Sànchez, que iban a hacer este discurso...", explicó el político antes de que el abogado Francesc Homs le cortase. A la vista de que estaba entrando en terreno pantanoso, las defensas recondujeron el interrogatorio y Trias reculó: "La preocupación que hay siempre en estas manifestaciones es que no haya nadie que haga una tontería. En estas manifestaciones nunca hay nadie que haga tonterías, la actitud de los dirigentes es de exceso de insistir en que nadie haga tonterías y de que no haya nadie que provoque", zanjó. Las defensas lo tenían claro: si el objetivo se centra en subrayar el pacifismo de una manifestación, lo mejor es no hablar de robos de armas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios