DE PALACIO Y CAÑETE SÍ DEJARON EL EJECUTIVO

Borrell rompe la tradición y no dimitirá para liderar la campaña de las europeas

Con el Gobierno en funciones, la actividad del Ejecutivo se debe reducir al mínimo. Al coincidir las europeas con municipales y autonómicas, pierden lustre los comicios a la Eurocámara

Foto: Josep Borrell, en Bruselas. (EFE)
Josep Borrell, en Bruselas. (EFE)

Josep Borrell no tiene intención de dimitir como ministro de Exteriores mientras hace campaña como cabeza de cartel de los socialistas para las elecciones europeas. En los anteriores casos en los que eso ocurrió, los populares Miguel Arias Cañete y Loyola de Palacio dejaron el cargo antes de la campaña. En 2014, en el caso de Arias Cañete, el PSOE pidió desde la oposición que no mantuviera el sillón en el Consejo de Ministros mientras era candidato.

En abril de 2014, el entonces ministro de Agricultura y candidato del PP al Parlamento Europeo, Miguel Arias Cañete, compareció en Moncloa tras un Consejo de Ministros. El PSOE cargó contra él porque consideraba que hacía campaña desde el Gobierno. El entonces líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, criticó la comparecencia. "Es comprensible que el recién nombrado candidato del PP quiera recuperar el tiempo perdido por las dudas de Rajoy al designarlo, pero mal empieza. Porque quien se postula como representante de los ciudadanos no puede usar una tribuna pública en beneficio partidario. Mal empieza". "Es un hacha compatibilizando. Lleva tiempo siendo ministro y empresario". "Me parece mal que sea ministro por la mañana y candidato por la tarde", añadió.

"Me parece mal que sea ministro por la mañana y candidato por la tarde", afirmó Rubalcaba de Cañete

Rubalcaba, que había dimitido como ministro del Interior en el verano de 2011 para ser cabeza de cartel en las elecciones generales de diciembre de ese año, consideraba que la presencia de Arias Cañete en el Consejo de Ministros le daba ventaja frente a otros candidatos. Al final, Arias Cañete dimitió el 28 de abril, cuatro semanas antes de las elecciones europeas, que entonces no coincidían con municipales ni autonómicas. Le sustituyó Isabel García Tejerina, hoy coordinadora de la campaña popular para las europeas.

Algo parecido ocurrió la vez anterior en que un miembro del Gobierno lideró la candidatura a las elecciones europeas. En 1999, Loyola de Palacio salió del gabinete el 30 de abril, un mes y medio antes de las europeas. En 2004 y 2009 no hubo ministros liderando las listas porque Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja habían salido del Ejecutivo tiempo atrás.

Esta vez no será así. Un portavoz de Exteriores afirma que no dimitir está en los planes de Borrell. Así que Borrell tiene previsto compaginar su cargo de ministro de Exteriores con la campaña. Hay dos singularidades. En primer lugar, el Gobierno está en funciones, por lo que tiene limitada su acción a lo imprescindible, aunque la crisis de Venezuela amenaza con llenar su agenda. Además, coinciden con comicios autonómicos y locales, lo que restará lustre a las elecciones europeas.

Borrell arrastró los pies para ser candidato en las europeas y ahora aspira a un cargo relevante en la UE. España está infrarrepresentada en Bruselas y el auge del populismo y el euroescepticismo en buena parte de la Unión le da más cartas en los repartos de puestos que se avecinan. Borrell ha sido uno de los ministros menos atacados por la oposición gracias a su postura frente al independentismo catalán.

Solo con la sanción del Ministerio de Economía por vender acciones de Abengoa con información privilegiada —cuando era consejero de la firma y justo antes de la quiebra de la empresa— recibió críticas de la oposición, aunque ni entonces llegaron al nivel de las que recibían algunos de sus compañeros. Los socialistas han considerado que esa sanción firme no le impide ser cabeza de cartel. Arias Cañete ya tuvo problemas en Bruselas porque su esposa salía en los papeles de Panamá y además la Eurocámara le obligó a vender las acciones de su petrolera al ser elegido comisario de Energía y Clima.

No es la única novedad política. Sánchez ha convocado una ronda con los líderes de PP, Ciudadanos y Podemos en Moncloa. En 2016, Mariano Rajoy hizo una ronda parecida, pero solo después de recibir el encargo del Rey de intentar formar Gobierno, y además tuvo lugar en el Congreso, no en el despacho del presidente.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios