La exministra, comisaria si Casado gobierna

El plan B de Casado para Bruselas: Pons en el PPE y Montserrat portavoz del grupo español

El líder popular fija un reparto de poder para sus números uno y dos de la lista europea que podría variar si alcanza la Moncloa. En ese caso, la dirigente catalana podría ser comisaria

Foto: Dolors Montserrat y Pablo Casado. (EFE)
Dolors Montserrat y Pablo Casado. (EFE)

La decisión de Pablo Casado de situar como cabeza de lista de las europeas del Partido Popular a la dirigente catalana Dolors Montserrat no supondrá un freno a las aspiraciones bruselenses del que será número dos de la candidatura, el valenciano Esteban González Pons. El líder conservador aspira a sumar un acuerdo a la derecha del PSOE capaz de llevarle a la Moncloa, lo que le permitiría, seguramente, nombrar un comisario europeo en el nuevo Ejecutivo comunitario. Se trata de un puesto que parece reservado para la exministra de Sanidad, del mismo modo que Miguel Arias Cañete fue propuesto por el Gobierno de Mariano Rajoy como responsable de Acción por el Clima y Energía tras liderar la papeleta europea en 2014.

La cita con las urnas en generales el próximo 28 de abril, un mes antes de las europeas del 26 de mayo, despejará la incógnita sobre si Casado tiene o no opciones de formar Gobierno con Ciudadanos y Vox. Pero en el caso de que le sea imposible, como apuntan la mayor parte de los estudios demoscópicos, Génova cuenta con un diseño de reparto de competencias y protagonismo en Bruselas para sus aspirantes.

Montserrat se perfila como candidata a comisaria si Casado logra acceder a la Moncloa, pero si no es así, será portavoz de la delegación española

González Pons aspira desde hace meses a mantener su proyección en el Grupo Popular Europeo, del que ahora es vicepresidente a la vez que portavoz de la delegación española de los conservadores. Sus movimientos políticos han ido dirigidos, no a convertirse en cabeza de lista de su partido, posición en la que también sonó María Dolores de Cospedal hasta que el caso Villarejo se cruzó en su camino, sino a sustituir al alemán Manfred Weber en la presidencia del grupo parlamentario conservador si este es elegido presidente de la Comisión Europea, objetivo para el que cuenta con el respaldo de todos los populares continentales. La delegación española ha sido bastante activa en ese movimiento, lo que la ha acercado a los democristianos alemanes del partido de Angela Merkel, ahora presidido por Annegret Kramp-Karrenbauer. Las proyecciones demoscópicas que maneja la Eurocámara apuntan a una victoria de los conservadores del PPE, aunque necesitarán del respaldo de los socialdemócratas y los liberales de ALDE para sacar adelante mayorías estables.

Esteban González Pons saluda al primer ministro irlandés, Enda Kenny (c), mientras se dirige al candidato del PPE a la presidencia de la Comisión Europea, el alemán Manfred Weber. (EFE)
Esteban González Pons saluda al primer ministro irlandés, Enda Kenny (c), mientras se dirige al candidato del PPE a la presidencia de la Comisión Europea, el alemán Manfred Weber. (EFE)

En ámbitos populares, se especula con una posible renuncia de Weber a su puesto parlamentario antes del inicio de la campaña, lo que implicaría un ascenso temporal de González Pons, que podría consolidarse tras la nueva constitución de la Cámara legislativa tras el 26-M en virtud de ese intercambio de apoyos con la CDU para que Weber sea presidente comunitario. Pons, eso sí, perdería el galón de portavoz de la delegación española, que pasaría a ocupar Dolors Montserrat si Casado no tiene opciones de situarla como comisaria. Ese sería el reparto de poder para mantener el equilibrio y a la vez promocionar a la nueva eurodiputada, cuyo viaje a Europa se deriva de la apuesta de Casado por Cayetana Álvarez de Toledo como cabeza de cartel al Congreso de los Diputados por Barcelona.

Hace pocas semanas, en una ronda con periodistas para promover la importancia de los comicios europeos de mayo, el director general de Comunicación del Parlamento Europeo, Jaume Duch, advertía de la importancia de que los partidos españoles mantuviesen en la Cámara a personas que acumulan contactos y años de experiencia como una forma de conservar o crecer en influencia en las instituciones europeas. En el Babel bruselense, la veteranía es un grado, y tanto González Pons como Antonio López-Isturiz, secretario general del PPE y número tres en la lista, están llamados a asesorar y a acompañar a Montserrat en su nueva tarea europea en un contexto en el que aún no tiene los contactos ni maneja los resortes de la compleja maquinaria burocrática y parlamentaria. También regresa a Europa el exministro, José Manuel García-Margallo. Pero, aunque atesora una amplia trayectoria en la capital comunitaria, tiene menos opciones de recuperar un rol protagonista en el ámbito institucional entre los populares europeos.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios