Sin pruebas e incurriendo en contradicciones

Carpetazo a la reapertura de la investigación del 11-M por las insinuaciones de Villarejo

Villarejo presentó un escrito el pasado febrero en el que pone en duda tanto la instrucción sobre los atentados como la sentencia que se dictó después

Foto: Un hombre rinde homenaje a las víctimas de los atentados del 11-M en la estación de Atocha, Madrid, el 11 de marzo de 2005. (Reuters)
Un hombre rinde homenaje a las víctimas de los atentados del 11-M en la estación de Atocha, Madrid, el 11 de marzo de 2005. (Reuters)

La Audiencia Nacional no seguirá indagando en las elucubraciones del comisario jubilado José Manuel Villarejo sobre el atentado del 11-M. Con la Fiscalía posicionada en contra de la reapertura del caso, el magistrado Manuel García Castellón ha decidido atender su dictamen y descarta comenzar una nueva investigación basada en las declaraciones del policía. El juez da así carpetazo a las pesquisas después de que Villarejo no haya presentado ninguna prueba y haya incurrido en contradicciones, confirman fuentes jurídicas a El Confidencial.

Villarejo presentó un escrito el pasado febrero en el que ponía en duda tanto la instrucción sobre los atentados como la sentencia que se dictó después. "Si hay líneas de investigación que se ignoraron o abandonaron y han permanecido arrumbadas durante 15 años, solo se ha podido deber a razones/sinrazones de desidia, imprudencia, irresponsabilidad y/o, en algunos casos, manifiesta actitud encubridora y, en todo caso, de falta de voluntad política de investigar la autoría intelectual del atentado", sostenía en el mismo.

En un intento de aclarar las insinuaciones lanzadas por Villarejo, el juez le citó a declarar el 29 de marzo, pero su comparecencia no sirvió para arrojar luz sobre sus constantes afirmaciones de que la investigación se cerró en falso. El comisario jubilado declaró durante más de dos horas, pero no presentó ni datos ni documentación para avalar su tesis sobre la supuesta implicación en el suceso de los servicios secretos franceses y marroquíes. Solo conjeturas y promesas de que las pruebas se encuentran en la propia documentación que le fue intervenida. Tampoco su abogado pudo dar una respuesta clara sobre por qué Villarejo sacaba el 11-M 15 años después: "Ha ido recabando la información y siempre la ha puesto a disposición de sus superiores de forma verbal y escrita. El uso concreto que se hiciera de esa información no es responsabilidad de Villarejo", defendió.

Ante esta falta de sustento, la Fiscalía descartó solicitar la reapertura de las pesquisas, tal y como adelantó El Confidencial. Villarejo se encuentra investigado en el caso Tándem por, entre otros, delitos de organización criminal, extorsión, cohecho y blanqueo, una situación por la que el Ministerio Público considera que sus insinuaciones pueden perseguir otro objetivo que el de aclarar el atentado, criterio que ahora comparte el juez García Castellón.

La instrucción judicial dejó 116 personas investigadas, aunque solo 28 se llegaron a sentar en el banquillo de los acusados. Finalmente, la Audiencia Nacional condenó a 21 de ellos, aunque un año después el Tribunal Supremo absolvió a cuatro pero condenó a Antonio Toro, que había sido inicialmente absuelto por la Audiencia. Así, entre ambos tribunales (Audiencia y Supremo), las condenas se elevaron a 22. En Marruecos, los tribunales condenaron a otras cuatro personas, 26 en total. Dos tercios (17) ya han saldado su deuda con la Justicia. Villarejo, sin embargo, quería volver a poner el 11-M sobre la mesa 15 años después, un intento que por el momento ha fracasado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios