UN COMISARIO APUNTA A LOS DE TRAPERO

El 'mosso' que se convirtió en manifestante: "Con los brazos en cruz, decía 'dejadles votar"

"Siento mucho tener que hacer estas declaraciones", lamentó a la hora de referirse a la colaboración que, a su entender, prestaron las unidades de Mossos a la celebración del referéndum

Foto: Agentes antidisturbios de la Policía Nacional forman un cordón de seguridad en los alrededores del colegio Ramón Llull de Barcelona el 1-O. (EFE)
Agentes antidisturbios de la Policía Nacional forman un cordón de seguridad en los alrededores del colegio Ramón Llull de Barcelona el 1-O. (EFE)

La octava semana del juicio del 'procés' arrancó este martes con la declaración de los comisarios de la Policía Nacional de Barcelona. El primero de los mandos, responsable de la Brigada Provincial de Policía Judicial, ofreció su visión sobre el clima "violento" que dominó el mes de septiembre y se centró en detalles hasta ahora desconocidos sobre lo sucedido el 1 de octubre. Entre los capítulos que aportó, describió la oposición directa de agentes de los Mossos d'Esquadra a la intervención en los centros de votación

"Si tú estás informando a los contrarios de lo que vas a hacer, les estás dando una información valiosísima", lanzó sobre el comportamiento del cuerpo de Trapero, y rememoró una situación en la que un miembro de la policía autonómica se convirtió en manifestante: el responsable del servicio de Mossos en la Escola Pía de Barcelona se colocó "con los brazos en cruz" y trató de impedir la entrada de los policías al grito de "dejadles votar".

La actuación de los antidisturbios de la policía autonómica fue anecdótica —"ARRO y Brimo apenas se utilizaron"—, llegando incluso en algunos puntos a pararles los pies sus propios superiores. "Hay imágenes de un instituto de Sant Feliú de Llobregat en el que se ve cómo la gente impide la entrada a los Mossos. Llega una intendente y se detiene la operación", explicó. El esperpento llegó a tal punto que, según detalló, el mando de la policía autonómica se giró e hizo el saludo reglamentario a los manifestantes.

"Siento mucho tener que hacer estas declaraciones", lamentó a la hora de referirse a la colaboración que, a su entender, prestaron las unidades de Mossos a la celebración del referéndum. "Creo que en el cuerpo de Mossos había muchos compañeros que hubieran deseado colaborar con nosotros, hay excelentes profesionales, pero la verdad es esta", argumentó. El comisario resumió la actuación de los Mossos en tres palabras: "Inacción, inadecuación e ineficacia".

Relató también cómo los días previos al referéndum la policía autonómica mantenía una postura distinta a la suya: "Tanto Guardia Civil como Policía pensábamos que podía haber incidentes graves el 1 de octubre y los Mossos decían que iba a ser pacífica". Pero los mandos de los distintos cuerpos mantenían conversaciones en privado y ahí el mensaje era otro, tal y como le trasladó su homólogo catalán, Manel Castellví: "Me dijo, 'a ver si todo va bien'. Él tenía una preocupación y en una conversación privada le dije: 'Si quieres que la cosa vaya bien, habla con tu consejero y dile lo que tiene que hacer".

El testigo profundizó en los seguimientos por parte de los de Josep Lluís Trapero a unidades de Policía Nacional y Guardia Civil. El mando central dio instrucciones para que se detallara cualquier movimiento de las fuerzas ajenas a los Mossos: "Tuvimos acceso a una documentación en que había un comunicado del Cecor en el que a las 08:15 horas se difundían los movimientos de nuestras unidades". Uno de los objetivos pasaba por controlar a los agentes que iban de paisano: "De los 229 vehículos camuflados de la Policía Nacional, detectamos el seguimiento de más de 200 por parte de los Mossos".

Su mensaje fue claro: "Tuvimos la oposición de Mossos d'Esquadra que obstaculizaron nuestra labor". Explicó que en cuatro centros pidieron su apoyo el 1-O, pero cuando llegaron no había ningún policía autonómico. Y dio aún más detalles sobre los seguimientos: "Hubo 271 comunicaciones en las que los 'mossos' informan de nuestras unidades en la ciudad de Barcelona", lanzó. "Funcionarios con vehículos de la Generalitat se dirigían a los colegios para avisar de nuestra llegada, y no es una percepción mía".

En una andanada frente a la posición adoptada por el cuerpo policial, indicó que, en esas comunicaciones, se detectó que hablaban de la "clave 21". "Quería decir que no se utilizaran los canales abiertos [radio] sino el 21, que era teléfono bis a bis". También confirmó que en ocasiones usaban los términos en clave de "escudos" y "banderines" para referirse a efectivos de Guardia Civil y Policía Nacional, y recordó la situación desesperada de un 'mosso' que retuvo un vehículo que transportaba cuatro urnas: tras varias llamadas de apoyo lanzadas a los suyos, sin respuesta, tuvo que dejar marchar al coche porque se vio rodeado por unas 100 personas y nadie contestaba a su petición de auxilio.

Detalló, además, actitudes violentas de los concentrados en los colegios. Así, mencionó al manifestante que perdió un ojo por el impacto de una bola de goma. "Hubo cinco agresiones por su parte. Un lanzamiento de una valla metálica, una patada que da a un funcionario, un empujón a otro...", indicó. En la misma línea, aseguró que en distintos puntos "se sufrieron todo tipo de agresiones, como lanzamiento de objetos, golpes, patadas (muchas veces por detrás), lanzamiento de vallas metálicas...". Aseguró que el total de policías heridos ascendió a 72: "Bajas médicas hubo unas cuantas, pero hospitalizaciones afortunadamente no".

El mando precisó las actuaciones previas para proteger los centros electorales. Dijo que "las pautas" que iban a seguir los Mossos d'Esquadra fueron ampliamente publicitadas, lo que permitió esquivarlas pese a la especificación expresa de que esos planes "debían ser secretos". "Se dio a conocer a todo el mundo", describió. A los "organizadores del referéndum" esto les posibilitó "una organización que impidiese determinadas medidas que se iban a tomar". Mencionó en concreto a la 'exconsellera' huida de Educación, Clara Ponsatí, que no dudó en plantarles cara en uno de los colegios: "Ella estuvo liderando la resistencia a la policía".

A preguntas de las defensas, que centraron el interrogatorio en detalles del 1-O, el comisario hizo entonces una defensa férrea de sus hombres: "Las unidades de intervención nuestras, admiradas en todo el mundo y que son escuela y maestros de la policía autonómica, tienen sus propios protocolos de actuación, no hacía falta dar instrucciones para ese día, funcionan de manera mecánica". Ante la insistencia de los abogados, argumentó que su papel no pasa por detectar posibles errores en las actuaciones: "Si ha habido algún exceso por parte de algún funcionario, los mecanismos de control habrán funcionado. Si lo ha habido".

La intervención en la CUP

El testigo se refirió, a preguntas del fiscal, al operativo montado tras detectar la descarga y almacenamiento de propaganda del 1-O en la sede de la CUP. "Tuvieron que hacer disparos de salvas para retirarse". "Fue una actitud hostil hacia la policía", argumentó. El comisario describió ese episodio, en su opinión "violento", por el que consta como imputado por el Juzgado 9 de Barcelona.

El arranque de la declaración se centró en el operativo desplegado en la CUP, donde se detectó la llegada de un camión con palés que provocó que el material se interviniera, identificara y procediera a intervención. Se fueron agolpando "militantes y simpatizantes con actitud hostil". "Iban amedrentando a los funcionarios, los estaban rodeando", describió. Agregó que disponen de filmaciones de cómo los agentes son acometidos violentamente a su llegada y, para retirarse, se ven obligados a disparar.

No fue la única mención a los vídeos del 1-O. Una vez más, el abogado Jordi Pina se quejó de que el testigo estuviese describiendo el contenido de un vídeo de unos hechos de los que no tuvo conocimiento de forma directa. El presidente del tribunal, Manuel Marchena, recurrió a la ironía para responderle: "Yo sé que forma parte de la escenografía de este juicio el reclamar todos los días los vídeos".

También realizó un recorrido general a lo largo del mes de septiembre. "Hubo muchos incidentes en los que fuimos objeto de ataques en diferente medida, antes del 20 de septiembre, en días posteriores, el 1 de octubre, en días posteriores al 1 de octubre...". "No han cesado hasta el día de hoy, pero entonces tuvieron más intensidad", remachó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios