SEGÚN EL JEFE DEL DISPOSITIVO DE REGISTROS

Jordi Sànchez, el 'Trapero' del 20-S: "Tomaba decisiones y los 'mossos' acataban"

"Llevaba la voz cantante" y tenía "poder sobre la masa", asegura el responsable del operativo en la Conselleria de Economía

Foto: El expresidente de la ANC Jordi Sànchez. (EFE)
El expresidente de la ANC Jordi Sànchez. (EFE)

El juicio del 'procés' ha vuelto en el inicio de su séptima semana a lo ocurrido el 20 de septiembre a las puertas de la Conselleria de Economía. El foco, que en cada una de las jornadas se gira para iluminar a uno u otro de los protagonistas de aquellos intensos meses de septiembre y octubre, cayó de lleno sobre el expresidente de la ANC Jordi Sànchez. Para el primero de los dos únicos testigos de la jornada, era el líder "de la masa"; para el segundo, un interlocutor con el que se generó una cierta "camaradería". Hasta se intercambiaron los números de teléfono.

Eran un capitán y un teniente. Declararon de dos maneras opuestas en forma y estilo. Como la noche y el día. El primero, coordinador del operativo de registros que desencadenó aquella concentración, apuntó a Sànchez sin dudarlo. Analítico, quizás interpretativo en exceso, aseguró de forma rotunda que, en todo aquel follón, el que llevó siempre la batuta fue el ex de la ANC. "Era el que tomaba las decisiones", y la señora Teresa Laplana, la enviada de Trapero, "las acataba". Insistió en que la situación era "esperpéntica". "Tener que gestionar la seguridad con el presidente de una asociación, eso tenían que hacerlo las fuerzas de seguridad", se quejó.

Jordi Sànchez, el 'Trapero' del 20-S: "Tomaba decisiones y los 'mossos' acataban"

Allí Sànchez cortaba el bacalao y ofrecía soluciones 'imaginativas' al descontrol de "la masa". La palabra 'masa' se escuchó tantas veces en la sala que uno de los veteranos de tribunales hizo la broma de remitir a un chat de compañeros una imagen del increíble Hulk en pleno brote de enfurecimiento. El capitán lo dijo una y otra vez de distintas formas. El papel de Sànchez en aquella concentración fue fundamental.

El que controlaba la furia de Hulk era él, dijo. Tenía "poder sobre la masa" y, en su opinión, mostraba una actitud colaboradora que no era tal. Solo una impostura "pretendida". Laplana, la voz de Trapero, "se mantenía en un segundo plano". Provocó la indignación inicial del responsable del operativo, al que no le entraba en la cabeza que no viera riesgo en aquel caos en el que volaban botellas, mecheros, insultos y amenazas representadas con ese gesto tan de película de mafiosos de rebarnarse el cuello con un dedo. Después, según el relato, casi desapareció para pasar a dar excusas con un reiterado "voy a consultar".

Jordi Sànchez, el 'Trapero' del 20-S: "Tomaba decisiones y los 'mossos' acataban"

El segundo testigo, el teniente, también contribuyó al foco sobre Sànchez y dejó claro a quién consultaba. Declaró con una sinceridad desarmante. Palabras sencillas y respuestas claras. Explicó que, metido en ese 'buenrollismo' con el líder soberanista —Jordi le hablaba tanto que él a ratos desconectaba—, hubo un momento en que el de la ANC le pasó el aparato con el que hablaba con otra persona. Ese 'alguien' era Trapero, que comenzó la conversación preguntándole qué hacía allí. Lo que hacía era controlar la seguridad, aguantar el empuje de la 'masa' que, hasta en dos ocasiones, le hizo temer por sus hombres. De madrugada, la puerta de la 'conselleria', de madera y hierro, sufrió otro envite de Hulk en su momento más verde.

Por primera vez en el juicio, dos testigos directos acotan de forma tan evidente ese protagonismo de Sànchez. La testifical sacó, no obstante, a Jordi Cuixart de la ecuación. Solo hablaron con él como de refilón. También dejó una ristra de nuevas imágenes de violencia. Hasta los 'mossos' que se encontraban en la zona recomendaban en privado no salir del edificio. "Si salís, os matan", "estáis locos", "os machacan". Fueron los mismos que trajeron bocadillos escondidos en el bolso de una de las agentes y pagados a escote. Mientras, la masa "tomaba tapas en medio del bulevar", según la teoría del letrado de Junqueras, que preguntó ante las alusiones a su cliente. El vicepresidente pasó una hora en el edificio y se fue de allí diciendo que aquello pasaba "por voluntad del pueblo".

Jordi Sànchez, el 'Trapero' del 20-S: "Tomaba decisiones y los 'mossos' acataban"

Magistral estuvo Marina Roig. Acorraló al primero de los guardias civiles con preguntas precisas formuladas con voz dulce. Hasta tal punto que el presidente Manuel Marchena intervino, como ya ha hecho en ocasiones anteriores, para avisar de que los "no lo recuerdo" reiterados no gustan en esta sala donde, cada día, se vive un nuevo episodio. El del lunes llevaba, sin duda, el nombre de Sànchez.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios