trágico comienzo de año

Enero negro: 10 mujeres asesinadas, casi todas por violencia de género

Las cifras oficiales del Ministerio de Igualdad apuntan a cinco crímenes machistas, pero la base de datos de El Confidencial eleva la cantidad hasta al menos siete casos

Foto: La Guardia Civil aún trata de esclarecer el caso de Romina Celeste, cuyo cuerpo no ha sido encontrado. (EC)
La Guardia Civil aún trata de esclarecer el caso de Romina Celeste, cuyo cuerpo no ha sido encontrado. (EC)

Enero de 2019 ha sido más sangriento que el mismo mes del año anterior para las mujeres. Según el registro de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género y la base de datos única creada por El Confidencial tras la aprobación de la ley sobre el detalle de cada crimen machista, una decena han sido asesinadas en lo que va de año. De momento, las autoridades oficiales han confirmado que en cinco de los casos las víctimas lo son de violencia de genéro, más del doble que en enero de 2018, una cifra que aumentará previsiblemente, dado que algunos asesinatos apuntan claramente a esta tipología delictiva a pesar de no haber sido contabilizados todavía por el Ministerio de Presidencia e Igualdad, del que depende la citada Delegación del Gobierno.

Entre estos últimos, está por ejemplo el caso de Romina Celeste, una joven paraguaya vista por última vez la pasada Nochevieja y que inauguró la trágica lista de este año. Su marido, que no denunció la desaparición hasta una semana después, fue detenido por la Guardia Civil el pasado 14 de enero y el Juzgado número 1 de Arrecife (Lanzarote) ordenó su ingreso en prisión. Luego confesó que arrojó el cuerpo de su mujer al mar. El cadáver de la chica, sin embargo, aún no ha sido encontrado. Los especialistas analizan aún unos restos orgánicos encontrados en la playa de Las Cucharas por si pudieran ser los de Celeste.

Tan solo dos días después de aquella Nochevieja, una mujer de origen dominicano (Rebeca A. C. S.) fue asesinada a puñaladas por su expareja en Laredo (Cantabria). La víctima, que tenía una hija de cinco años en su país, llevaba tres años viviendo en España, aunque no tenía permiso de residencia. El marido, que no tenía antecedentes, se entregó a la Policía y el caso sí ha sido considerado como violencia de género desde el principio, en línea con el que tuvo lugar días más tarde, el 11 de enero. La Guardia Civil detuvo a un anciano de 95 años por asesinar presuntamente a su mujer en la localidad de Toreno (León). La víctima falleció cuatro días después en el hospital.

Igualmente, es contabilizado como violencia machista el crimen de Fuengirola (Málaga) que registraron las autoridades el 12 de enero. Un ciudadano alemán de 50 años fue detenido por matar a su expareja, Leonor, y agredir al hijo de esta, de 16 años, cuando el menor trató de defender a su madre. La mujer y su asesino se habían separado tres meses antes. Cuatro días después, también fue arrestado en el marco de la misma tipología delictiva José Javier Salvador en Zaragoza por acuchillar a su abogada, Rebeca Santamalia, que le defendía en el procedimiento penal que el hombre afrontó por haber asesinado a su mujer, Patricia Maurel, en 2003 de 11 disparos. La letrada sostenía en la causa que su cliente merecía solo cinco años de prisión porque no mató a su esposa con alevosía sino "obcecado o en un estado pasional anómalo", dado que había actuado por celos y no controlaba sus actos, pero la Justicia desestimó la petición y condenó a Salvador a 18 años de cárcel. El hombre salió en libertad provisional en 2017 y mantuvo una relación sentimental con su antigua abogada antes de asesinarla.

También como violencia de género es considerado el asesinato de una mujer de 68 años a manos de su pareja, un varón mayor que ella, el pasado 26 de enero en Dos Hermanas (Sevilla). El marido, que fue detenido ese mismo días por la Policía Nacional, habría golpeado presuntamente con un hacha a su mujer, según contó 'ABC'. Cuatro días después, en la otra punta de la Península, en Reus, un chico de 19 años asesinaba a su novia de 17 antes de arrojarse por el balcón. El autor del crimen murió mientras la ambulancia le trasladaba al hospital.

Aunque todo apunta a otro crimen por violencia de género, aún está por determinar de forma oficial este extremo en el caso del asesinato de una pareja de alemanes cuyos cadáveres fueron encontrados el 14 de enero en su chalé de Llucmajor (Mallorca). La Guardia Civil sospecha que Udo Von Salzen, de 55 años, mató a su novia Stefanie de Riz-Scharschmidt, de 59, y luego se ahorcó. La autopsia no observó señales de violencia evidentes ni lesiones defensivas, por lo que los investigadores aún tratan de hallar otras pruebas para esclarecer lo ocurrido.

La Guardia Civil también investiga lo que pasó el pasado 16 de enero, cuando fue encontrado el cuerpo sin vida de una joven de 25 años que presentaba diversas heridas de arma blanca en Meco. El caso se encuentra bajo secreto de sumario y no ha trascendido nada sobre las pesquisas que llevan a cabo los investigadores, que no descartan ninguna posibilidad sobre lo que pudo ocurrir con Miriam, que paseaba a varios perros en el momento en que fue agredida.

No será considerado violencia de género en ningún caso, porque no cumple los requisitos, el caso de la niña que perdió la vida en Atxuri (Bilbao) el pasado 16 de enero. Su madre fue detenida por la Ertzaintza tres días después del suceso en el hospital por su presunta vinculación con la muerte de la pequeña, que fue encontrada por su hermana de 20 años junto a la progenitora —también herida— en la casa. La chica llamó a Emergencias y los sanitarios consiguieron reanimar a la madre, que se encontraba en parada cardiorrespiratoria. Los investigadores sospecharon desde el primer momento que ambas podrían haber ingerido medicamentos.

Además de esta decena de crímenes perpetrados contra mujeres de muy diversas edades en el primer mes del año, el pasado 29 de enero una chica de 18 años fue detenida en Sant Josep (Ibiza) por matar a puñaladas en mitad de la calle a un hombre de 31 años con el que mantenía una relación sentimental. Las primeras investigaciones dirigidas por la Guardia Civil apuntan a que la joven apuñaló a su víctima a la altura del corazón después de que ambos discutieran porque ella habría pinchado una rueda del coche de él.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios