PRIMERA VISITA A LAS TROPAS EN EL EXTERIOR

Sánchez acuerda con Mali un programa para incentivar la vuelta voluntaria de inmigrantes

El presidente ofrece al primer ministro del país africano un plan para los 55.000 malienses residentes en España, a los que pagaría el vuelo y una ayuda de unos 400 euros que puede crecer

Foto: Pedro Sánchez, durante la foto de familia con el contingente español destacado en Mali, este jueves en el campo de Koulikoro. (EFE)
Pedro Sánchez, durante la foto de familia con el contingente español destacado en Mali, este jueves en el campo de Koulikoro. (EFE)

"La seguridad es una garantía imprescindible para el futuro de los ciudadanos y vosotros sois determinantes para cumplir este objetivo". "Sembráis porvenir y esperanza", "oportunidad" a una tierra. Eran las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el campo de entrenamiento de Koulikoro, a 60 kilómetros al noreste de Bamako, la capital de Mali. El punto más simbólico de la primera visita a las tropas españolas destacadas en el exterior en sus casi siete meses de mandato. 254 militares hoy desplegados en el país africano para adiestrar al Ejército maliense, apuntalar así la autoridad del Estado y frenar el avance del terrorismo yihadista en una zona convulsa y estratégica de todo el continente. Garantizar la "seguridad" en la región, como decía Sánchez, es clave no solo para África, sino también para toda Europa.

El Gobierno no eligió Mali al azar. En esta misión, que articuló la UE desde 2013 (European Union Training Mission), y que desde el pasado está dirigida por el alemán Peter Mirow, concurren varios de los elementos en los que el Ejecutivo socialista siempre hace hincapié: el compromiso de España con sus obligaciones comunitarias —los 254 efectivos españoles actuales destacados en el país son el mayor contingente de toda la EUTM Mali—, la lucha contra el terrorismo internacional o la inmigración en su vertiente de Estado de tránsito y emisor de migrantes.

Sánchez acuerda con Mali un programa para incentivar la vuelta voluntaria de inmigrantes

Sánchez, antes de su discurso a las tropas, se reunió con el primer ministro maliense, Soumelylou Boubèuye Maïga, y ofreció un plan de retorno voluntario para los 55.000 malienses que residen en España. El Ejecutivo pagaría el billete de vuelta y además una pequeña cantidad —que podría ascender a un total de 400 euros, aproximadamente— para incentivar el regreso. Y, adicionalmente, se podrá facilitar de 100 a 1.000 euros a aquellos que presenten proyectos productivos para desarrollar negocios en Mali. Maïga vio con buenos ojos la idea del presidente español, por lo que se empezará a desplegar lo antes posible, y será gestionado desde el Ministerio de Trabajo que dirige Magdalena Valerio. El primer ministro dijo ser “muy consciente”, según relataban fuentes de La Moncloa, de la pérdida de recursos humanos que suponía para su país la pérdida de población.

Adicionalmente, se podrá facilitar de 100 a 1.000 euros a aquellos que presenten proyectos productivos para desarrollar negocios en Mali


Una fuente casi segura de financiación será el fondo fiduciario España-África, dotado con 3,2 millones de euros. El monto total del programa no se conoce aún, porque dependerá del número de personas que se acojan a él, pero todo se coordinará con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). El Gobierno defiende el doble enfoque de retorno voluntario —este tipo de planes ya se desarrollaron en la época de José Luis Rodríguez Zapatero pero ya no estaban activos— y de codesarrollo, pues se quiere ayudar a generar tejido productivo en Mali para permitir a su población arraigarse y que no tenga que volver a abandonar el país. La concreción se hará a partir de ahora desde la Secretaría de Estado de Migraciones, a cargo de Consuelo Rumí.

La cita con Maïga en Bamako fue uno de los primeros compromisos atendidos por Sánchez a su llegada a Mali, a las 10:40 de la mañana (una hora más en España). El mandatario socialista llegó acompañado de su equipo más cercano y de una comitiva de periodistas, pero sin su ministra de Defensa, Margarita Robles. La explicación de La Moncloa es que el de este jueves era un viaje rápido, muy corto, del jefe del Ejecutivo, y nada más. Pero no es la costumbre. Mariano Rajoy, por ejemplo, sí visitaba a las tropas en el exterior acompañado de sus responsables máximos de las Fuerzas Armadas, Pedro Morenés y María Dolores de Cospedal. Así lo hizo en Estonia y Letonia, Afganistán... o el mismo Mali.

Pedro Sánchez, durante su visita a las tropas españolas en Koulikoro, Mali, este 27 de diciembre. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su visita a las tropas españolas en Koulikoro, Mali, este 27 de diciembre. (EFE)

En el aeropuerto, el presidente saludó a los miembros del contingente español del Destacamento Marfil, del Ejército del Aire, estacionados en Dakar (Senegal). Son apenas 58 efectivos que dan apoyo fundamentalmente a la operación francesa Barkhane y a Minusma, la misión de la ONU, y que desde 2013 ya suman 6.000 horas de vuelo y han trasladado a 26.000 pasajeros y 4.300 toneladas de carga. Ello supone el 30% de las necesidades de transporte de carga de la Barkhane. El presidente también conversó en la capital con el mauritano Hanena Ould Sidi, general jefe de la fuerza conjunta G5 del Sahel, que conforman cinco países del cinturón centroafricano (Mauritania, Burkina Faso, Níger y Chad, además de Mali).

Consciente de los riesgos

El jefe del Ejecutivo partió a continuación en helicóptero hasta Koulikoro, el corazón de la EUTM Mali, un campo de entrenamiento a 60 kilómetros de Bamako, donde fue recibido por el nuevo comandante de la misión, el alemán Peter Mirow, que tomó el relevo del general español Enrique Millán el pasado 12 de noviembre. Junto a Mirow, estaban en la base el jefe del destacamento español, el teniente coronel José Leiras, y el jefe del contingente español en Mali, el coronel Fernando Soteras.

La seguridad, remarca Sánchez, “es una garantía imprescindible para el futuro de todos los ciudadanos” de Mali, y también de Europa

En Koulikoro se concentra la gran parte de los efectivos españoles (ahora, unos 220 del total de 254), y también la mayor parte del contingente internacional, unos 400 soldados de los 600 globales. El objetivo es proporcionar instrucción, asesoramiento y adiestramiento a las Fuerzas Armadas malienses a todos los niveles, para mejorar sus capacidad de liderazgo y ayudar así a la estabilización política del país y de la zona.

Sánchez acuerda con Mali un programa para incentivar la vuelta voluntaria de inmigrantes

La EUTM Mali, que arrancó en 2013 como respuesta internacional a la petición de auxilio de Bamako ante el avance yihadista y la revuelta secesionista del norte del país, la integran efectivos de 21 países de la UE y de otros cuatro países no comunitarios (Georgia, Serbia, Montenegro y Albania). Cinco años después de la rebelión tuareg, Mali no acaba de salir del caos, la violencia y la inseguridad, aunque algunos efectivos destacados en Koulikoro sí reconocían a los medios que la situación poco a poco va mejorando. Ahora, los equipos de instructores se adentran ocasionalmente, y en periodos cortos, en la región norte del país, hasta las ciudades de Tombuctú y Gao.

El énfasis de Sánchez en la cuestión de la seguridad en su discurso ante las tropas españolas en Koulikoro [aquí en PDF] no era gratuito. Es central en esta misión de la EUTM Mali, que como mínimo se prorrogará hasta mayo de 2020. Las amenazas de ataques aún son una realidad en el país, especialmente en la parte septentrional, en las regiones de Tombuctú, Kidal y Gao. El presidente dijo ser “muy consciente de los riesgos” que asumen los militares españoles cuando se desplazan a estos puntos, y en ese momento recordó al soldado Antonio Carrero, fallecido el pasado mayo cuando su vehículo se salió de la carretera. Su “entrega” y “sacrificio” debe ser un “ejemplo” que ha de animar a “todos”, dijo, en su trabajo diario.

“Formáis una misión muy importante desde el punto de vista estratégico del país, que contribuye a mejorar la seguridad de España y también la de una región como el Sahel. Una región que sufre de amenazas y desafíos globales como el terrorismo, el tráfico de seres humanos o la delincuencia organizada, que no pueden combatirse aisladamente desde nuestros países”, y que requieren un enfoque más global, insistió Sánchez ante las tropas en el patio de armas del campo de Koulikoro, después de conocer el día a día de la base y de los trabajos de la operación.

Pedro Sánchez, dirigiéndose a las tropas en el patio de armas de Koulikoro, este 27 de diciembre. (EFE)
Pedro Sánchez, dirigiéndose a las tropas en el patio de armas de Koulikoro, este 27 de diciembre. (EFE)

Brindis sin cava ni vino en el patio

El presidente agradeció el “esfuerzo” de los militares españoles, que están contribuyendo a que el Ejército maliense sea más operativo y eficaz para “garantizar la estabilidad” del país, y también mejorar sus condiciones de vida. La seguridad, remarcó, “es una garantía imprescindible para el futuro de todos los ciudadanos” de Mali. “Vosotros aquí, y vuestros compañeros en otros lugares, sois determinantes para cumplir este objetivo”. "Vuestra presencia no solo ayuda a la estabilidad de la región como me habéis explicado, sino a fortalecer la seguridad de España y de la Unión Europea a la que pertenecemos", les agradeció.

"Recordad que en España vuestro trabajo está altamente valorado y reconocido. Os deseo que vuestra misión finalice con éxito", les dice

Los efectivos españoles desplegados en el país también desarrollan labores de cooperación cívico-militar (construcción de escuelas, agua y saneamiento...), “una garantía de futuro de estas tierras”, elogió el jefe del Ejecutivo, y que al estar centrada en el beneficio de mujeres y niños, ayuda a sembrar el “porvenir” y la “esperanza” de Mali.

Sánchez acuerda con Mali un programa para incentivar la vuelta voluntaria de inmigrantes

Sánchez, por último, felicitó las fiestas y el año nuevo a las tropas. “Recordad que en España vuestro trabajo está altamente valorado y reconocido. Os deseo que vuestra misión finalice con éxito y que regreséis a casa sanos y salvos”. El presidente brindó por la misión, “por España y por el primer soldado de España, el Rey”. Pero en el patio de armas de la base de Koulikoro, con un solazo de más de 30 ºC pasadas las 13:30 horas de la tarde, no había copa de cava en el atril. Era un brindis seco, en el aire. El almuerzo (breve) con la tropa y el vino español llegó después. Enseguida tocaba la vuelta a España. El viaje relámpago a Mali acababa. El aterrizaje en la base aérea de Torrejón de Ardoz se producía pasadas las nueve de la noche. Sánchez comparecerá este viernes en rueda de prensa en Madrid, en el palacio de la Moncloa, para hacer balance de estos casi siete primeros meses de mandato, al término del último Consejo de Ministras y Ministros del año.

España prorroga su participación en las 16 misiones de paz hasta el 31 de diciembre de 2019

El Consejo de Ministros aprueba este viernes la prórroga hasta el 31 de diciembre de 2019 de la participación de unidades y observadores militares españoles en 16 misiones de paz en el exterior. Son más de 3.000 los efectivos (militares y guardias civiles) desplegados fuera de España en cuatro continentes. 

La ministra de Defensa, Margarita Robles, resaltó el compromiso de España y de sus más de 3.000 hombres y mumeres en el "mantenimiento de la paz y la seguridad en el mundo". El Gobierno, dijo en un comunicado, se siente "profundamente orgulloso del trabajo que nuestras Fuerzas Armadas están realizando fuera de nuestras fronteras". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios