los audios de villarejo: "ES MANIPULACIÓN POLICIAL"

El choque de Bárcenas con la cúpula policial socialista: "Traslada a Rubalcaba mi opinión"

El comisario Villarejo grabó en junio de 2009 un encuentro fortuito en un restaurante de Madrid entre el tesorero del PP y los máximos responsables de la investigación de Gürtel

Foto: JAG, Luis Bárcenas y el comisario Villarejo. (EC)
JAG, Luis Bárcenas y el comisario Villarejo. (EC)

Luis Bárcenas y la cúpula policial del Ministerio del Interior que dirigía Alfredo Pérez Rubalcaba tuvieron un encuentro fortuito en un restaurante de Madrid solo unos meses después de que estallara el caso Gürtel y aparecieran las primeras informaciones sobre la implicación del entonces senador del PP por Cantabria en la gestión de la caja B de Génova. El contenido del encuentro fue captado por el comisario José Manuel Villarejo, que participó en la conversación. El audio, de casi dos horas de duración, forma parte de los 20 TB de archivos e información incautados al agente encubierto en noviembre de 2017 en el marco de la operación Tándem, por la que se le investiga en la Audiencia Nacional.

La reunión tuvo lugar el 17 de junio de 2009, apenas dos meses después de que el entonces instructor del caso Gürtel, el juez Baltasar Garzón, recogiera en un auto el contenido de un informe de la UDEF de la Policía Nacional que sostenía que el tesorero del PP había recibido 72.000 euros de la trama de Francisco Correa en 2007. Los investigadores llegaron a esa conclusión preliminar tras encontrar unas anotaciones en las que Correa y sus colaboradores habían apuntado esa cantidad de dinero junto a las palabras 'Luis el Cabrón'. Los agentes comprobaron que los miembros de la red solían utilizar ese insulto para referirse a Bárcenas porque este les había quitado varios contratos.

El episodio, registrado por Villarejo en un audio inédito difundido este miércoles por 'Moncloa.com', ocurrió en el restaurante Rianxo de Madrid, el mismo en el que solo unos meses después, el 23 de octubre de 2009, el comisario grabó a la actual ministra de Justicia, Dolores Delgado, en otra larga comida. La grabación a Bárcenas se produjo por pura casualidad. Villarejo había quedado para comer en ese establecimiento con el entonces comisario general de Policía Judicial, Juan Antonio González (más conocido por sus iniciales, JAG), ya jubilado, y el comisario responsable de la UDEF, José Luis Olivera, máximo responsable del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y Crimen Organizado (Citco) hasta el pasado agosto y aún en activo.

Los tres agentes no habían empezado a comer cuando comprobaron que justo en la mesa del lado se habían sentado el extesorero del PP Álvaro Lapuerta y el diputado de la formación por Lleida José Ignacio Llorens. Junto a ellos aún había una silla libre, pero minutos después fue ocupada por Bárcenas, el personaje con mayor rango de todos los que se habían visto ya salpicados en ese momento por la instrucción de Gürtel. Solo era cuestión de tiempo que el Tribunal Supremo solicitara al Senado el suplicatorio para investigarle.

Al principio, los dirigentes del PP no se dieron cuenta de que en la mesa de al lado estaba la cúpula de la Policía que estaba dirigiendo la investigación que ya entonces amenazaba con hacer saltar por los aires su partido. Sin embargo, Lapuerta acabó reconociendo a JAG y, después de varias miradas cruzadas, Bárcenas decidió levantarse y saludar a los comisarios. Tenía muchas cosas que decirles. El audio grabado por Villarejo, al que también ha tenido acceso El Confidencial, recogió la tensión del primer intercambio de palabras. Bárcenas reprocha directamente a JAG que le esté investigando por lo que a su juicio es una motivación exclusivamente política.

1) Aparece Bárcenas

Luis Bárcenas: Nos ha tocado al lado...

Juan Antonio González: Si quieres nos tomamos un café, para aclarar lo que...

LB: La realidad es que me gustaría, la verdad es que me gustaría. Teniendo en cuenta por dónde van los temas. Y en fin, sobre todo para que le traslades esta tarde a Rubalcaba mi opinión sobre el tema (...). O sea, que sí que me tomo un café, encantado. No tengas ninguna duda. Claro, cuando estamos hablando de ma-ni-pu-la-ción, de manipulación policial. Que es lo que estás haciendo tú. ¿No estamos hablando de eso? ¿No es de lo que estamos hablando?

JAG: Estás equivocado.

LB: No, no estoy equivocado en absoluto.

JAG: De verdad...

LB: Si no lo supiese yo... Si no lo supiese yo.

(...)

JAG: No es lo que yo opino.

LB: Si sabemos a lo que estamos jugando.

JAG: Yo lo que te digo es que nos tomemos un café.

LB: Oye, de verdad, pero que invitamos a un café encantados, sin ningún tipo de violencia, en serio, si te apetece y puedes aceptarlo, yo encantado (...) Terminan de comer y nos sentamos un momento todos juntos y nos fumamos un puro juntos.

José Villarejo: Claro que sí, hombre. Encantados.

El tono se distendió sensiblemente en los minutos posteriores, aunque Bárcenas continuó insistiendo en que los informes policiales no tenían ninguna base y acusó a Rubalcaba de poner en marcha el caso Gürtel para destruir al PP, como recoge otro de los fragmentos de la grabación. El grueso del diálogo lo protagonizaron Bárcenas y JAG. Ni el tesorero del PP ni sus otros dos compañeros de partido, que permanecieron en su mesa durante todo el tiempo, sabían que los otros dos policías eran Olivera y Villarejo.

JAG rechazó las acusaciones de Bárcenas afirmando que la investigación de Gürtel no comenzó centrándose en el PP y que, en ese momento, las cuentas de Génova no estaban en el foco de las pesquisas, como sí acabaría ocurriendo poco después.

2) "Nosotros no investigamo"

JAG: Estás muy equivocado.

LB: Pero tú me entiendes.

JAG: Vamos a ver, aquí hay mucha gente que conoce. ¿Quién empieza el primero la investigación? Nosotros no tenemos nada que ver con esta investigación. Nosotros no empezamos a hacerla con el PP. ¿Investigamos financiación ilegal del PP? Eso es mentira. Pero no hagas caso de lo que dicen los periódicos ¿entiendes?

LB: Es que aquí se confunde la gente.

JAG: Nosotros no filtramos.

LB: Que Luis Bárcenas es (…).

V: Disculpa, ¿nos permites que te invitemos a una copa?

LB: No, es que yo no bebo salvo vino tinto, venga, una copa de vino tinto.

V: Venga, una copa de tinto.

Villarejo asistió al diálogo entre su jefe y Bárcenas casi como un simple espectador, al tiempo que estaba registrando toda la conversación con su grabadora. Su voz apenas aparece en el audio. La mayoría de sus intervenciones no tuvieron otro objetivo que buscar la complicidad del entonces senador del PP.

No lo consiguió. En otro de los momentos del encuentro, Bárcenas reprochó directamente a JAG que la UDEF elaborara el informe que aseguraba que él era 'Luis el Cabrón'. También negó ser el 'L.B.' que apareció en otros documentos incautados a los miembros de Gürtel. El tesorero rechazó haber recibido el supuesto soborno de 72.000 euros en 2007 y explicó que esa afirmación, que se había convertido en el origen de todos sus problemas, no tenía ninguna base objetiva pero había servido como base a Garzón para implicarlo en la trama. JAG contestó que sus agentes se limitaron únicamente a analizar la documentación encontrada en los registros y que lo que ponía en el auto era cosa del juez. Bárcenas no se quedó satisfecho con esa explicación.

3) Discusión sobre 'Luis el Cabrón'

LB: Pero Garzón, insisto, se quita de en medio y dice: “No, según la Policía, dicen que en 2007 este señor es Luis Bárcenas y tal”. Y da el nombre de dos policías y tal. Entonces, insisto, en 2007 este informe policial está mal hecho, por narices. Es que yo no puedo ser el…

JAG: Yo te digo de forma abrupta….

LB: Pero es que no lo pueden hacer, ¿qué justificación habría para decir que Luis el Cabrón va a transferirles a un paraíso fiscal 75.000 euros en 2007? Es que para mí eso es lo que le quita credibilidad a todo lo de mi caso, perdona, porque yo soy consciente… Digo…

JAG: Esto lo ha dicho el juez. Eso lo ha dicho el juez.

LB: No, eso lo dice el auto de Baltasar Garzón, en el que dice que a Luis el Cabrón se le van a pagar 75.000 euros y eso lo dice como consecuencia de un informe policial. El informe del juez Garzón dice que en 2007 yo recibí 72.000 euros de la trama de Gürtel y que entregan el sobre a Pablo Crespo y Álvaro Pérez para Luis Bárcenas. 72.000 euros.

(...)

LB: Y eso es lo que dicen (…) ¿Pero por qué soy yo Luis el Cabrón también?

JAG: Nosotros hemos hecho un análisis de los papeles que se intervienen, nosotros no hemos dicho nada…

LB: No, el informe policial, perdóname, Juan Antonio, el informe policial dice que es evidente que Luis el Cabrón es también el senador por Cantabria Luis Bárcenas. ¿Por qué? Porque las reuniones entre (...) siempre se refería a Luis Bárcenas como el cabrón, porque les había quitado los contratos ta-ta-ta en 2004. Si les quita los contratos en 2004, en 2007 no le van a dar pasta, coño, es que no tiene ningún sentido. Que el policía eres tú, que yo no soy el genio de los informes y tal, ¿no? Como mínimo, esto. Digo, como mínimo, esto. Yo, la verdad, que te agradezco que te hayas querido sentar conmigo.

JAG: No, no, no, pero...

LB: Que te lo agradezco infinitamente.

Una media hora después de que Bárcenas se sentara a la mesa con los comisarios, Lapuerta y Llorens también se acercaron para saludar. El audio recoge cómo Lapuerta recordó a JAG y a sus acompañantes que él también había sido comisario en su día. "Conozco a casi todo el cuerpo (...) Lo que pasa que los míos se están jubilando o se están muriendo", dijo Lapuerta. Después, los tres dirigentes del PP se marcharon.

Los comisarios se quedaron en su mesa para comentar lo que acababa de ocurrir entre las paredes del Rianxo. Aquella tarde, JAG ya tenía programada una reunión con Rubalcaba. Los tres acordaron informar cuanto antes de la reunión al ministro del Interior para evitar que Bárcenas pudiera adelantarse con una versión manipulada del encuentro.

Villarejo también trasladó lo que acababa de pasar al entonces número dos del cuerpo, el director adjunto operativo (DAO) Miguel Ángel Fernández-Chico. El comisario encubierto lo llamó antes de abandonar el restaurante.

4) Villarejo llama a Miguel Ángel Fernández-Chico, DAO de la Policía

V: Sí, Miguel Ángel, ¿cómo estás? Oye, acabo de comer con Juan Antonio y con José Luis. Y hemos tenido un pequeño altercado y [JAG] ya lo contará porque creo que se va a ver contigo y con el ministro. Es que hemos visto a Luis Bárcenas, al tesorero, aquí en un restaurán y le ha montado un poquito de bulla y tal, pero en fin, Juan Antonio se ha portado bien, ha estado correcto y tal. Se ha sentado con nosotros también.

(Pregunta Fernández Chico)

V: Sí, al principio. Pero luego ha rectificado. El Bárcenas, que me estás persiguiendo. Se ha montado un poco de pollo. Ya te lo contaré luego con detalle. Ha estado muy impertinente el hombre, pero bueno, ha estado muy divertido. Una puta casualidad. Estábamos en el mismo restaurán en la mesa de al lado. Estaba Lapuerta, el anterior, él [Bárcenas] y un tío de Lérida, uno del PP de Lérida.

(Pregunta Fernández Chico)

V: Pues en Rianxo, donde solemos quedar a comer. A la espalda de tu oficina, en Raimundo Fernández Villaverde. Un sitio muy normalito.

(Pregunta Fernández Chico)

V: Sí, estaba muy nervioso, si no le pega a la farlopa, poco faltará el Bárcenas. Porque estaba muy agresivo, al final se ha disculpado, es verdad, porque ha estado un poco impertinente al principio y tal. Me estáis persiguiendo. Una bronca de cojones. Bueno, que la vida es muy dura, qué vamos a hacer. Venga, hablamos. Un abrazo. Hasta luego.

Lo que ocurrió luego ya se conoce. Bárcenas tuvo que abandonar el Senado y se convirtió en una pieza clave de la trama Gürtel. No solo había recibido dinero de Correa, sino que también había acumulado una auténtica fortuna en Suiza que en 2007 llegó a los 48 millones de euros. Con todo, la Audiencia Nacional le dio la razón el pasado mayo al concluir en la sentencia de Gürtel que no ha podido acreditarse que él fuera el 'Luis el Cabrón' que apareció en los papeles y que tanto espacio ocupó en aquella comida de 2009. No tuvo tanta suerte con el resto del dictamen. El tribunal le impuso una condena de 33 años de prisión que ya está cumpliendo, a la espera de que el Supremo resuelva su recurso.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios