"LA LEY D'HONT Se ha vuelto de izquierdaS"

Mujeres de 33 años y varones de 55: así es la ola que lleva a Pacma y a Vox al Congreso

Vox y Pacma con cerca de medio millón de votos estimados, irrumpen desde extremos distintos. A uno lo votan mujeres y jóvenes y al otro varones de más de 50 años de Madrid

Foto: Vox y Pacma irrumpen en las encuestas desde espectros opuestos. (EFE)
Vox y Pacma irrumpen en las encuestas desde espectros opuestos. (EFE)

La ruleta política española está a punto de dar entrada a dos nuevos jugadores. Vox y Pacma son, según todas las encuestas, candidatos a irrumpir en el Parlamento Europeo y a fastidiar a otros partidos en escaños. Uno irrumpe por la derecha y otro consolida un crecimiento sostenido en años desde el animalismo de izquierda. Lo curioso es ver los perfiles de sus votantes, estimados ahora mismo en números parecidos: son prácticamente lo contrario. Si el votante medio de Vox es un varón de 55 años de derechas, el del Pacma es una mujer de 33 de izquierdas. El descontento con la política ha encontrado en cada caso salidas distintas.

"Estoy deseando ver a Santiago Abascal en el Congreso. Quiero que suba a la tribuna y que le diga a Pablo Iglesias que se ha acabado lo que se daba". Este hombre fuerte, de mediana edad y poco pelo es un ejemplo de los nuevos votantes de Vox. Oyente habitual de Federico Jiménez Losantos, viajó a Barcelona desde Madrid en las manifestaciones para apoyar a los policías del 1-O de la pasada semana. "Vox subvencionó los autobuses. Me costó 30 euros y me pareció bien. Había que estar ahí".

Como él, buena parte del ala oeste del Partido Popular considera que Mariano Rajoy fue un tibio en el conflicto catalán —la educación, TV3, el 155 tardío...— y se han pasado a la formación de Abascal. Las encuestas les dan entre 330.000 y 500.000 votos, la mayoría procedentes del PP. El último barómetro del CIS otorgaba a Vox un 1,4% de estimación de voto. Con ese reparto, lo normal es que Vox obtuviera un escaño por Madrid y más en las europeas de mayo.

Pero su efecto es mucho mayor. Narciso Michavila, presidente del instituto de encuestas GAD 3, destaca el impacto sobre el PP, al que le roba votos. "La ley d'Hont se ha hecho de izquierdas. En las últimas elecciones en Andalucía había tres opciones de izquierda y dos de derecha. Eso penalizaba a los primeros. Ahora con la unión entre IU y Podemos y la aparición de Vox eso se invierte". Vox puede hacer caer al PP del primer puesto en alguna circunscripción y con eso en número de escaños. En la alcaldía de Madrid puede ser clave... para que no la recupere el PP. El escoramiento de Pablo Casado a la derecha, reclamando el 155 duro que su partido no aplicó en el poder o en el aborto, se explica por Abascal y los suyos.

"La ley D'Hont se ha hecho de izquierdas. En Andalucía había tres opciones de izquierda y dos de derecha. Ahora es al revés"

Michavila muestra el perfil de los votantes de Vox: "El voto es mayoritariamente masculino, un 63%". Tiene el epicentro en Madrid y está fuertemente escorado a la derecha. En una escala ideológica de cero a diez (cero es la extrema izquierda y 10 la ultraderecha), el 60% de los votantes se sitúa entre el siete y el 10.

En el otro extremo del espectro se produce una sacudida similar. Como si fuesen las dos Fundaciones de Asimov, siguen caminos distintos cada uno en un rincón. Se trata del Pacma, el partido animalista, que ha crecido de forma lenta pero inexorable. En multitud de ocasiones los han intentado opar —Equo, Podemos— pero se han mantenido firmes. Su agenda no es ecologista sino animalista: prohibición de las corridas de toros y festejos con animales.

En el último CIS obtienen incluso una décima más que Vox en estimación de voto. En las últimas generales obtuvieron 286.000 votos y no dejan de subir en las encuestas. A base de actos en la calle y poco a poco. Si los tenderetes de Vox se ven en barrios obreros de Madrid, los del Pacma por las universidades. Unos visten banderas de España y otros van de verde.

De hecho Sonia, de 42 años, asegura que se siente mayor cuando acude a los actos del partido animalista: "Hay mucha gente joven y de ciudad". Trabaja en desarrollo rural por los pueblos de Toledo, pero se informa sobre todo por redes sociales y medios digitales. Ha llegado a PACMA desde la izquierda y tras sentirse desengañada por el PSOE, antes, y por Podemos, después, votará a la pequeña formación, como ya ha hecho en las últimas elecciones: "Sé que su línea política es la animalista y que van a centrarse en luchar por eso, no me van a defraudar".

El perfil de votante del Pacma, según las encuestas, es el opuesto del de Vox. La mayoría son mujeres (un 70%) y jóvenes, primeros votantes, gente de menos de 25 años, según explican en Metroscopia. Mujeres y 'centennials'. Muchos son primeros votantes y su adscripción ideológica es menor que la de los de Vox. Un 47% se sitúa en la izquierda ideológica (entre uno y cuatro) y un 25% se declara en el cinco o no contesta. Un 6% se sitúa a la derecha.

Las encuestas dan a Pacma escaño en el Parlamento Europeo y difícilmente en unas hipotéticas generales. Porque su voto por España está mucho más repartido que el de Vox. Conforme se acerca el olor a poder, el partido ha comenzado a sufrir tensiones internas. No hay mayor prueba de que están creciendo como partido político.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios