Sánchez: "la economIa va bien, la polÍtica mejor"

Casado calla sobre el máster de Montón en su estreno como jefe de la oposición

El pleno de control sirvió para confirmar la capacidad oratoria de Casado, en menos de tres minutos acertó a condensar todas las rectificaciones y anuncios desmentidos de Sánchez

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado interviene en la sesión de control. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado interviene en la sesión de control. (EFE)

Pablo Casado se estrenó como jefe de la oposición al frente del Grupo Popular en el Congreso con una enmienda a la totalidad de la gestión de Pedro Sánchez en sus primeros 100 días al frente del Gobierno cerrada con una oferta de colaboración para aplicar ya el artículo 155 de la Constitución en Cataluña y, eso sí, haciendo mutis sobre la dimisión de la ministra Montón por un máster irregular: la segunda gran crisis de Gobierno de Sánchez y la primera que vive Casado como líder de la oposición y presidente del PP.

Con una pregunta genérica sobre la situación política, el nuevo líder del PP condensó las rectificaciones y cesiones a los independentistas y nacionalistas en serie del gabinete socialista, críticas a las que el dirigente del PSOE se limitó a replicar con la acusación de que "la derecha" está traumatizada al ver en el poder a un gabinete "progresista" y "feminista". Para Sánchez, desde que él llegó al Palacio de La Moncloa, "la economía va bien y la política mejor".

El primer mano a mano parlamentario entre el jefe del Ejecutivo que lleva en el cargo desde junio y el jefe de la oposición elegido en julio fue casi de guante blanco en las formas, sin ataques personales, pero de descalifaciones de fondo por las decisiones tomadas por ambos en las últimas semanas. Y silencio total sobre el último máster de la URJC

Casado condensó en repaso acelerado los bandazos de Sánchez en inmigración, defensa del juez Llarena, amenaza de subida de impuestos, contraros comerciales con Arabia Saudí; pero también los acercamientos de presos de ETA, los favores penitenciarios a los golpistas catalanes y la insistencia en "apaciguar" a Carles Puigdemont y Quim Torra.

El primer pleno de control del periodo de sesiones sirvió para confirmar la capacidad oratoria de Casado desde su escaño. En menos de tres minutos acertó a condensar todas las rectificaciones y anuncios desmentidos escenificadas por el gabinete de Sánchez en su corta andadura. Sólo se quedó fuera de esa relación las 38 horas que tardó en dimitir Carmen Montón y el 'cierre de filas' en torno a la ministra encabezado por el jefe del Ejecutivo que duró media tarde.

Pero Casado dedicó más tiempo a la situación en Cataluña. Se refirió al "aquelarre independentista" de la Diada y al empeño de Sánchez en ofrecer diálogo antes el desafío y en que sus ministros "sólo" digan que "les gustaría que los presos no estuvieran en la cárcel" y que "Cataluña es una nación".

El jefe de la oposición exigió al del Ejecutivo que ponga orden en Cataluña y que lo haga ya. Según Casado, hace falta "recuperar la legalidad, acabar con las procesiones tenebrosas de antorchas y acabar con el cerrojazo del Parlament y las agresiones en la calle". De nuevo insistió en que el PP ofrece su mayoría absoluta en el Senado para volver a intervenir las competencias de la Generalitat.

Sánchez aseguró que la economía "va bien" y "la política mejor" desde que él llegó al poder. También sostuvo que el PP se hace "oposición a sí mismo" con las fotos de sus presidente con subsaharianos después de decir que no puede haber "papeles para todos" o cuando Ana Pastor invita a Torra a acudir al Congreso.

Montserrat: "El puño de Torra mece la cuna de La Moncloa"

Después de la pregunta de Pablo Casado a Pedro Sánchez, también se ha estrenado en el cargo la nueva portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Dolors Montserrat; y lo ha hecho como su jefe para denunciar las cesiones del Gobierno socialista ante los independentistas. En su turno para interpelar a la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, la dirigente del PP catalán denunció la falta de respuesta ante los desafíos de Quim Torra cuando "ultraja al Rey, amenaza con atacar al Estado, con no acatar las sentencias judiciales y con abrir las prisiones" para que salgan los golpistas encarcelados.

Montserrat sostuvo después de la celebración de la Diada que al Gobierno socialista se le ha ido Cataluña de las manos mientras se limita a calificar de "frases inaceptables" los ataques del presidente de la Generalitat contra el marco constitucional y la convivencia entre los catalanes.

"Lo que es absolutamente inaceptable es que en España gobiernen los votos de Otegi, Torra y Rufián, y no los de todos los españoles, y es absolutamente bochornoso que el puño amenazante de Torra sea la mano que mece la cuna en Moncloa", sentenció la portavoz del PP entre los aplausos de sus diputados.

En su respuesta, Calvo se limitó a reafirmar la apuesta de Sánchez por el diálogo con los independentistas y pedir al PP que apoye esa vía, que se ponga detrás del Ejecutivo socialista en ese objetivo. Según la vicepresidenta del Gobierno, el Partido Popular debe aprender de lo ocurrido en el último año en Cataluña y respaldar el intento de entendimiento con Torra en vez de fiar el arreglo del problema a la Justicia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios