reunión de la junta Directiva nacional del PP

Casado defiende en Barcelona el papel del Rey e insta a Sánchez a aplicar ya el 155

A la primera Junta Directiva convocada por Casado faltaron pesos pesados como Núñez Feijóo o Cospedal, lo que disimuló la ausencia más previsible de Sáenz de Santamaría

Foto: Pablo Casado (centro), junto a Zavier Farcía Albiol (i) y Javier Maroto (d). (EFE)
Pablo Casado (centro), junto a Zavier Farcía Albiol (i) y Javier Maroto (d). (EFE)

Pablo Casado ha reunido en Barcelona a la Junta Directiva Nacional del PP a tres días de la Diada para lanzar un mensaje de ánimo a sus partidarios en Cataluña y al constitucionalismo en general frente al acoso de los separatistas. En un discurso monográfico sobre el desafío independentista, el presidente de los populares ha defendido el papel del Rey como símbolo de la unidad nacional ("por eso lo insultan") y ha insistido en que ha llegado la hora de aplicar otra vez el artículo 155 de la Constitución a la Generalitat y en que el PP es la única formación con los votos necesarios en el Senado para hacerlo.

A la primera Junta Directiva convocada por Casado faltaron pesos pesados de su partido como Alberto Núñez Feijóo, María Dolores de Cospedal o Juan Vicente Herrera. Esas ausencias nada sospechosas de disidencia disimularon la más previsible de Soraya Sáenz de Santamaría. No faltaron los principales dirigentes de la formación que salieron de Génova después del último congreso como es el caso de Fernando Martínez-Maillo.

Pero el cambio de etapa quedó plasmada en la foto de renovación casi absoluta del nuevo comité ejecutivo sentado en la mesa presidencial más los principales dirigentes en cargos institucionales colocados en primera fila: la presidenta del Congreso, Ana Pastor y el presidente del Senado, Pío García Escudero.

A la primera Junta Directiva convocada por Casado faltaron pesos pesados de su partido como Alberto Núñez Feijóo o María Dolores de Cospedal

El presidente del PP adoptó un tono muy solemne desde el principio de su intervención, único punto en el orden del día, exclusivamente dedicada a dar respuesta al reto de los secesionistas en Cataluña. Se cumple justo un año del arranque de la intentona de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras contra el orden constitucional con la aprobación de sus leyes para la secesión de los días 6 y 7 de septiembre en la Cámara catalana.

Ante los nuevos movimientos de Quim Torra y el intento de "apaciguamiento" del Ejecutivo de Pedro Sánchez, Casado propuso un rearme de los consitucionalistas en Cataluña que empezó con un "Viva el Rey" como símbolo de la unidad de los españoles y del Estado social y de derecho consagrado en la Constitución.

El presidente del PP sostuvo que "comienzan a darse objetivamente las circunstancias" para que pueda volver a aplicarse el "precepto constitucional que restaure la legalidad en Cataluña" y advirtió a Sánchez que no va a permitir que complique aún más el problema con sus ofertas de un nuevo estatuto anticonstitucional o un régimen confederal asimétrico para contentar a los independentistas.

En la reunión de la Junta Directiva, Casado arengó a los suyos para hacer frente al proyecto de disolución de España que "patrocinan los nacionalistas en primer lugar" y a la que "la izquierda radical" y el PSOE también quieren apuntarse.

El sucesor de Rajoy al frente del PP dijo que los independentistas no dejan de ser "una minoría violenta" con los que no cabe negociación alguna dado que intentan imponerse a una mayoría pacífica de catalanes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios