ANIVERSARIO DE LOS ATENTADOS DE CATALUÑA

Alemania, Bélgica, Francia… La incógnita de la dimensión internacional del 17-A

Días antes de los atentados de Barcelona y Cambrils, los yihadistas realizaron viajes al extranjero y marcaron los números de teléfono de diversos países

Foto: Familiares de los yihadistas se manifestaron en Ripoll (Girona) contra el terrorismo en agosto de 2017. (Reuters)
Familiares de los yihadistas se manifestaron en Ripoll (Girona) contra el terrorismo en agosto de 2017. (Reuters)

La explosión fortuita de los explosivos que la célula de Ripoll estaba preparando en la casa de Alcanar frustró los planes sumamente letales de los yihadistas. No sabemos a ciencia cierta cuándo y dónde habían maquinado llevar a cabo los atentados con furgonetas-bomba.

Pero sí se conoce que algunos de los terroristas del grupo, especialmente el supuesto líder espiritual y operativo del mismo, Abdelbaki Es Satty, visitaron varios países en los meses previos a los atentados del 17-A. Incluso tan solo unos pocos días antes. Estuvieron en diversas ciudades de Francia, Bélgica o Marruecos. También sabemos que los yihadistas se pusieron en contacto telefónico con personas residentes en esos tres países y en otros como Alemania, Italia o Chipre. Esto lo relatan el sumario judicial que instruye el magistrado Fernando Andreu en la Audiencia Nacional y los mandos policiales entrevistados por El Confidencial.

[Siga en directo los homenajes a las víctimas de los atentados de Barcelona]

La organización paraestatal del Estado Islámico o Daesh se atribuyó la ejecución de los atentados a través de sus medios de propaganda en internet. Pero las investigaciones policiales y judiciales aún no han encontrado ningún vínculo entre los miembros de la célula de Ripoll y el Daesh. Tampoco tienen evidencia sólida alguna de que en los preparativos de los megaatentados que urdían interviniera un cerebro intelectual que estuviera en el extranjero.

No hemos encontrado pruebas de que el liderazgo catalizador de los atentados estuviera fuera de España

“Soy muy escéptico sobre las posibles conexiones internacionales de la célula de Ripoll, ya que no hemos encontrado pruebas de que el liderazgo catalizador de los atentados estuviera fuera de España”, argumenta Francisco José Vázquez, jefe de la Unidad UCE 2 de la Guardia Civil dedicada a la lucha contra el terrorismo internacional.

No obstante, el teniente coronel Vázquez explica que los viajes al extranjero de los yihadistas —fundamentalmente a Bélgica, Francia y Marruecos— sí están relacionados claramente con los ataques que preparaban en Cataluña. Hay que recordar que el presunto líder de la célula fue durante tres meses de 2016 imán de la mezquita de Diegem, una localidad próxima a Bruselas, de la que fue expulsado por su discurso extremista.

“Todavía no hemos identificado a las personas que estuvieron en contacto con ellos durante los viajes. El hecho de que ocho miembros de la célula fallecieran dificulta mucho este ángulo de la investigación”, apunta el máximo responsable de la lucha contra el yihadismo de la Benemérita.

Interior de la mezquita de Ripoll donde predicaba el supuesto líder de la célula yihadista. (EFE)
Interior de la mezquita de Ripoll donde predicaba el supuesto líder de la célula yihadista. (EFE)

Sin embargo, algunos expertos consultados plantean dudas. Muchos de los yihadistas que han actuado en Europa en los últimos años habían mantenido o habían sido dirigidos por agentes ubicados en otros países.

“En mi opinión estamos ante una célula extensa, compleja, que si bien tuvo un elemento dinamizador en el imán de Ripoll [Abdelbaki Es Satty] hay que señalar que también tuvo unas vinculaciones exógenas, incluso a nivel de dirección intelectual”, explica Chema Gil, director del Observatorio Internacional de Seguridad. Este analista sostiene que es muy probable “la influencia de determinados actores individuales y colectivos que actúan de forma dinámica por Europa” en los miembros de la célula de Ripoll.

Algunos apuntes del sumario

Informes de los Mossos d’Esquadra y de la Guardia Civil a los que ha tenido acceso este medio, incluidos en las diligencias de la Audiencia Nacional, dan detalles de los viajes y contactos internacionales realizados por los terroristas que actuaron en Cataluña hace un año.

De acuerdo con el sumario, dos de los yihadistas abatidos en Cambrils, Omar Hichamy y Housseaine Abouyaaqoub, estuvieron días antes del 17-A en Marsella y París. Viajaron en el Audi 3 que luego usaron en el atentado de Cambrils. En uno de los típicos bares-estanco de la capital francesa compraron dos tarjetas SIM. Los Mossos indican en uno de sus informes que en mensajes privados de Facebook, esos dos individuos manifestaron la necesidad de contactar con “Moha Crex”, lo que respondería “con toda probabilidad a alguna necesidad operativa de la célula terrorista”.

Hablaban de dos hombres que se movían mucho con el imán y que hacían viajes a Francia y Bélgica; eran los que mandaban

La policía encontró un vídeo de ese viaje en coche en el que se escucha a Mohamed Hichamy diciendo: “¡Juro por Alá, cristianos, que vais a ver algo que os encantará [risotada], y que sepáis que Alá, alabado sea, nos ha preparado a los muyahidines de Ripoll, si Alá quiere, para [atentar] hasta en París [más risas]!” Los yihadistas tomaron 48 fotografías de la Torre Eiffel el 12 de agosto de 2017, uno de sus supuestos objetivos.

Omar Hichamy posa ante la Torre Eiffel el 12 de agosto de 2017.
Omar Hichamy posa ante la Torre Eiffel el 12 de agosto de 2017.

Un dato que podría ser clave para la investigación de las conexiones exteriores es la declaración del único superviviente de la explosión de Alcanar, Mohamed Houli, realizada en septiembre pasado en la prisión madrileña de Alcalá-Meco donde está recluido. Señala Houli que escuchó cómo otros integrantes del grupo “hablaban de dos hombres que se movían mucho con el imán y que hacían viajes a Francia y Bélgica, y que esos hombres eran los que mandaban sobre el imán, porque eran gente de dinero y nos iban a ayudar”.

En los escombros de la casa de Alcanar se encontraron diversos billetes de avión de Es Satty con destino Bélgica.

También el presunto líder de la célula, el imán Abdelbaki Es Satty, visitó Marruecos menos de un mes antes de los atentados. Las autoridades españolas cooperan con la policía del país magrebí para esclarecer dónde acudió Es Satty y con quien se relacionó allí.

Otra cuestión que ha llamado la atención de los investigadores es que Mohamed Hichamy mandara todos los meses entre 500 y 1.000 euros al titular de una cuenta bancaria en Alemania con nombre árabe. Ocurrió entre 2009 y 2014, según una empleada de una oficina de Caixa Catalunya en Ripoll. En 2014, Hichamy dejó de ser cliente, por lo que no se sabe si ese flujo de transferencias continuó después desde otro banco.

“Debido a lo extraño de dichas transferencias, la entidad decidió en su momento encargar un estudio al departamento de blanqueo de capitales, del cual no resultó nada relevante”, según reza un informe de los Mossos. Su cuñado, Azi Ahashami —investigado pero no detenido aún—, manifestó a la policía autonómica catalana que Hichamy había viajado en los últimos años a Alemania y Suiza.

Además, las pesquisas policiales han detectado llamadas telefónicas de los ya fallecidos y los sospechosos con números de Bélgica, Francia, Italia, Alemania o Chipre, entre otros países.

Es un hecho que las conexiones internacionales de los integrantes de la célula de Ripoll no dejan de ser una incógnita para los investigadores policiales y judiciales y para los analistas del yihadismo internacional. La naturaleza de esas vinculaciones con el extranjero está aún por esclarecerse.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios