la patrulla disparó hasta 27 proyectiles

El terrorista de Las Ramblas cayó abatido por 6 balazos de un único mosso

Las actas de la inspección ocular en el camino de Subirats, donde Younes Abouyaqoub fue abatido tras cuatro días de fuga, permiten reconstruir sus últimos instantes

Foto: El autor de la masacre de Las Ramblas junto a la furgoneta con la que atentó.
El autor de la masacre de Las Ramblas junto a la furgoneta con la que atentó.

La huida asesina de Younes Abouyaqoub, el terrorista que mató a 14 personas en Las Ramblas y asesinó al joven Pau Pérez en su fuga para robarle el coche, acabó de 27 disparos y con 6 proyectiles alojados en su cuerpo en un camino cerca de Subirats, a 50 kilómetros de Barcelona y cuatro días después de su matanza. Dos mossos, alertados por una mujer que le reconoció en una gasolinera de Sant Sadurní de Noya, le interceptaron en un camino poco después de las cuatro de la tarde del 21 de agosto. Las actas de inspección ocular incorporadas al sumario permiten reconstruir cómo fue su caída.

Abouyaqoub ha intentado esconderse en "un camino rural sin asfaltar, de unos 4 metros de ancho, al lado derecho de la carretera C-243b en sentido a la población de Gelida". Allí, entre "vegetación silvestre, árboles y arbustos", cree poder burlar el cerco de la policía que lleva persiguiéndole desde hace cuatro días. Está a poco más de 25 metros de la carretera cuando ve llegar a la patrulla de los Mossos. Según el testimonio de uno de los agentes, su compañero dio el alto al sospechoso, ante lo que Abouyaaqoub se levantó la camisa, les mostró "claramente" una especie de cilindros metálicos del tamaño de una botella de agua pequeña y se lanzó a la carrera contra ellos al grito de "¡Alá es grande!".

Tras sacar sus pistolas y volver a dar el alto, los mossos abren fuego y el terrorista se detiene y cae. Instantes después, vuelve a levantarse e intenta llegar hasta ellos. Uno de los agentes declara que agotó su cargador, lo recargó y disparó "una o dos balas más". Younes había muerto.

Siguiendo los informes de los Mossos, una lluvia de balas había salido de las dos pistolas Walther P-99 de los dos agentes que, por dos veces, habían dado el alto al terrorista. Recogen en el lugar "veintisiete vainas percutidas de cartuchos metálicos del calibre 9 mm Luger" en un margen de apenas 6 metros. Los dos agentes han abierto fuego y las pruebas balísticas y la comparación con los proyectiles que quedan alojados en el cadáver demuestran que uno de los agentes disparó 19 veces y el otro 8, pero que las 6 balas que acabaron con Abouyaqub fueron disparadas por la misma pistola.

Imagen de los controles policiales desplegados en Cataluña los días posteriores a los atentados. (EFE)
Imagen de los controles policiales desplegados en Cataluña los días posteriores a los atentados. (EFE)

Allí acaba la huida del terrorista. Abouyaqoub queda "decúbito supino, en disposición diagonal en relación al curso del camino... Los dos brazos se encuentran extendidos, el izquierdo paralelo al cuerpo y el derecho más separado. Las piernas están extendidas y juntas, y la cabeza orientada hacia arriba levemente inclinada hacia la izquierda". "Los pies del cadáver están desnudos y hay una par de zapatillas deportivas situadas a ambos lados del pie izquierdo". "Todas las prendas de vestir se encuentran impregnadas de sangre...".

Cuchillos y un falso cinturón explosivo

El asesino de las Ramblas no quería entregarse y pensaba morir matando. Junto al cadáver se hallan "dos cuchillos de mesa, con el mango de color negro, envueltos parcialmente con un plástico transparente, localizados en el suelo del camino y en el lado izquierdo del cadáver". En su lado derecho, "a unos 10 centímetros del codo", otro "cuchillo con mango de madera".

Como los terroristas de Cambrils abatidos en la noche del 17 de agosto, Abouyaqoub había preparado un cinturón explosivo simulado, un 'Hoax', que queda junto a su cuerpo: "Un artefacto explosivo simulado, compuesto por cuatro tubos de plástico envueltos en papel de aluminio y con algunos cables eléctricos atados, en el suelo del camino, a unos 5 metros del cadáver en dirección a la carretera C-243b", describe el acta de la inspección.

Tras varias horas de trabajo en el lugar, recogiendo todo tipo de indicios que puedan aportar piezas para el puzzle de la reconstrucción -cajas de cerillas, gafas, "siete ciruelas en torno a una botella de agua", latas vacías- los mossos dan por terminada su labor a las 21,30 horas del 21 de agosto. La huida de Younes Abouyaqoub ha concluido hace cinco horas. Seis balas y 27 disparos en un camino polvoriento de Subirats.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios