el director niega trato de favor en la encuesta

Tezanos anuncia un nuevo CIS tras la polémica: mayor muestra y transparencia

Desde la nueva dirección, se niega que se hayan producidos grandes cambios metodológicos en el último barómetro, más allá de modificaciones puntuales y sin afección en los resultados

Foto: El director del CIS, José Félix Tezanos, en una fotografía de archivo. (EFE)
El director del CIS, José Félix Tezanos, en una fotografía de archivo. (EFE)

Transparencia, modernización y un considerable incremento tanto del tamaño de las muestras como de la diversidad del muestreo para ofrecer la mayor consistencia posible en los resultados. Estos serán los principales elementos que guiarán el próximo barómetro del CIS en octubre, tras el estirón de ocho puntos del PSOE, generando dudas y abonando el denominado 'efecto Tezanos', en la última encuesta de la institución pública y la primera con el socialista José Félix Tezanos como su director. Se trabajará para que el tamaño de las muestras se incremente un 20%, pasando de los 2.500 encuestados a 3.000, así como para aumentar la recogida de datos a nivel territorial, representando a más municipios y la práctica totalidad de las provincias. También se estudia ofrecer resultados por comunidades autónomas.

La política de puertas abiertas de cara a incrementar la transparencia —y aplacar cualquier tipo de duda sobre la metodología utilizada, el tipo de selección, codificación o tabulación— se pondrá en marcha a partir de septiembre. Abrir la 'cocina' donde se preparan las encuestas ha sido una de las reivindicaciones de los profesionales del sector demoscópico, que si bien muchos de ellos han rechazado que el buen resultado del PSOE en la última encuesta —con una ventaja de 9,5 puntos sobre PP y Cs y de 14,3 sobre Unidos Podemos— fuese consecuencia de una metodología favorable para los socialistas, sí han llamado la atención sobre la necesidad de incrementar la transparencia para disipar dudas. Una demanda histórica que ahora promete ser atendida.

Desde la nueva dirección del Centro de Investigaciones Sociológicas, se niega que se hayan producidos grandes cambios metodológicos en el último barómetro, más allá de modificaciones puntuales y sin afección en los resultados de la encuesta electoral. El sistema utilizado sería prácticamente el mismo que en los anteriores barómetros, según alegan, y se achacan las dudas expresadas por algunos expertos demoscópicos al cambio de redacción sobre el modelo de estimación utilizado. En este último barómetro se afirma que “es el basado en la ponderación de los datos por recuerdo de voto, imputando la variable simpatía a los entrevistados que no han expresado una preferencia de voto por ningún partido”. En cambio, en el anterior barómetro de abril se especifica que el modelo resulta de “los datos por recuerdo de voto imputado y aplicación de modelos que relacionan la intención de voto con otras variables”.

El tamaño de las muestras se incrementará un 20%, pasando de los 2.500 encuestados a 3.000

La novedad es que se sumaría a los resultados el voto de aquellos que no señalan ninguna preferencia pero que dicen tener simpatía hacia un partido —en su mayoría, el PSOE—. De hecho, varios expertos han señalado que “la variable simpatía es la más favorable al PSOE”. Sin embargo, se insiste desde la nueva dirección que la simpatía también se utilizaba en los anteriores barómetros, pero que en todo caso no se reduce solo a la simpatía de los abstencionistas.

Se intuye además que sin la cocina posterior los resultados serían todavía más favorables al PSOE, como también explicaba recientemente a este diario el politólogo del CSIC José Fernández-Albertos, subrayando que los datos brutos darían al PSOE un porcentaje sobre voto válido más elevado. Un hecho que este investigador permanente en el Instituto de Políticas y Bienes Públicos del CSIC achaca a una muestra sesgada por el momento en que se realiza el trabajo de campo (del 1 al 10 de julio) y la forma de recoger datos, asegurando que la corrección posterior "no parece diferente del tipo de corrección que se hacía en el pasado, cuando pasaban cosas similares".

En cambio, otros demóscopos, como es el caso de Narciso Michavila, especialista en análisis electoral y presidente de la consultora GAD3, han criticado el perfil político de Tezanos y el hecho de que imprimiese en las encuestas electorales de GETS un "sesgo sistemático favorable al PSOE y siempre en contra de los demás", que precisamente en las últimas encuestas generales y antes en las municipales fue de ocho puntos más para los socialistas sobre los resultados finales en las urnas.

Lo que sí adelantan desde la nueva dirección del CIS es que se renovarán algunos métodos para engordar su carácter científico, dado que en algunos casos se emplean metodologías muy antiguas que llevan años sin actualizarse. Tezanos deberá ganarse la confianza del sector y también de las principales fuerzas políticas, sobre todo entre los conservadores, que pusieron en duda su nombramiento por pertenecer a la ejecutiva del PSOE. Desde el PP se arremetió duramente contra el barómetro criticando que dibujaba "un escenario irreal que no viven ni España ni el PP, y muestra su intención: utilizar las instituciones para intentar consolidar un Gobierno insostenible". Asimismo, desde la formación naranja, su portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta, ironizó por Twitter que "el fichaje de Tezanos dispara al PSOE en las encuestas".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios