caso máster

La jueza pide al Supremo peritar el portátil de Casado para saber si hizo los trabajos

El auto sostiene indiciariamente que el título del máster fue concedido como un regalo a un grupo escogido de alumnos, entre los que se incluye al nuevo presidente del PP

Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

La jueza del caso Máster ha pedido al Supremo que se perite un antiguo ordenador portátil del presidente del PP, Pablo Casado, que durante una comparecencia pública dijo conservar, para comprobar si realizó los trabajos necesarios para la obtención de su máster y si dichos archivos han sufrido modificaciones a partir del 20 de marzo de 2018. La exposición razonada de la titular del juzgado de instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, enviada al órgano competente por el aforamiento de Casado, sostiene que la cuestión nuclear a efectos de tipicidad penal tiene que ver con la convalidación de cuatro asignaturas —que le faltaban para aprobar el máster— solamente mediante trabajos y sin examen o prácticas de ningún tipo ni asistencia a clases, como requería el máster.

La jueza pide al Supremo peritar el portátil de Casado para saber si hizo los trabajos

La Universidad Rey Juan Carlos informó de que no le consta rastro documental de dichos trabajos ni de su remisión a la universidad por correo postal o de otro tipo. Casado, por su parte, afirmó que los había entregado en mano, "a puerta fría", en el Instituto de Derecho Público, aunque los profesores que lo calificaron evitaron aportarlos tras habérselos requerido alegando que no los conservaban.

El propio auto califica la versión del líder del PP de haber entregado físicamente sus trabajos como "sorprendente", debido a que no acudía a clases, de modo que no hay prueba documental que evidencie su remisión, "a diferencia de lo que ocurre con muchos alumnos que sí acudían a clase y sin embargo entregaban por 'mail' los trabajos". El resto de alumnos del "grupo escogido" (tres de ellos ya imputados), que como Casado podrían haber recibido como "regalo" este título, tampoco conserva la documentación que acredite la realización de los trabajos. Tampoco acudieron a clases y todos fueron calificados con las mismas notas.

Lo decisivo por tanto, según la instructora, es que se aporten los trabajos que el propio Casado llegó a exhibir durante una rueda de prensa, y que se corrobore si efectivamente fueron realizados en el año académico que cursó el máster (2008-2009). "Una sencilla diligencia de investigación por la Policía Judicial puede determinar la efectiva antigüedad de la creación del documento o su manipulación o elaboración posterior, pero esta diligencia, por afectar directamente a la persona aforada dado que requiere que aporte este ordenador, no ha podido ser acordada", por lo que se remite al Tribunal Supremo.

Otra de las diligencias que se piden al órgano competente es que requiera a Casado cuanta documentación conserve del máster, como correos electrónicos o acuses de recibo, "que evidencien que fueron efectivamente elaborados en el curso académico 2008-2009 y remitidos o entregados en dicha fecha para su calificación". El líder de los populares ha explicado en rueda de prensa tras conocerse el auto que "seguiré colaborando en lo que me pidan como hasta ahora y aportaré lo que me pidan", informa Paloma Esteban.

"Título regalado"

El auto de la jueza remitido al Supremo sostiene indiciariamente que el título del máster oficial fue concedido como un regalo a un grupo escogido de alumnos, entre los que se incluye a Pablo Casado, y por la misma técnica de calificación de asignaturas sin realizar actividad académica alguna en los 20 créditos pendientes tras el reconocimiento de los otros 40. Es por ello que la exposición motivada se centra en que se investiguen las cuatro asignaturas pendientes —aprobadas mediante supuestos trabajos—, más allá de las convalidaciones. Se desprende así que "resulta posible que se deriven indicios de responsabilidad penal" de Pablo Casado por "delitos de cohecho impropio y prevaricación administrativa". El cohecho impropio no requiere la solicitud por parte del funcionario público o autoridad, sino solo la recepción del regalo o dádiva, que no es necesario que tenga contenido retributivo.

La jueza reconoce que el regalo de una titulación de máster es un cohecho impropio poco habitual, pues los ejemplos que la jurisprudencia proporciona suelen referirse a cuestiones materiales, no a titulaciones académicas. Sin embargo, entiende que se trata también de una "prebenda", dado que se reporta un beneficio al alumno (reputacional y académico) y que por la propia naturaleza del regalo "exige una participación activa del sujeto que lo recibe y que esta participación sea anterior a obtener la dádiva".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
82 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios