la nueva etapa del PP después de rajoy

Casado deja abierto su equipo hasta hablar con Soraya y se propone integrar a sus fieles

El puesto más lucido que puede ofrecer Casado es la portavocía en el Congreso, ahora ocupada por Rafael Hernando, quien se alineó con Santamaría con la mayoría de la dirección

Foto: Pablo Casado tras ser elegido presidente del PP. (EFE)
Pablo Casado tras ser elegido presidente del PP. (EFE)

Las primeras instrucciones del nuevo presidente del PP, Pablo Casado, al aparato del partido han consistido en dejar para el lunes, como mínimo, la convocatoria de la reunión del comité ejecutivo nacional elegido en el congreso. El sucesor de Mariano Rajoy quiere tener tiempo antes para entrevistarse con Soraya Sáenz de Santamaría con el fin de empezar a hablar de la integración en su equipo de partidarios de la exvicepresidenta del Gobierno y del papel que quiera ella misma desempeñar en la nueva etapa.

Los primeros mensajes que llegan del presidente recién elegido son de continuidad en el Parlamento. En el Grupo Popular del Senado se da por hecho que el portavoz, José Manuel Barreiro, seguirá en el cargo ya que el propio Casado así se lo había dicho antes del congreso aunque el dirigente de origen gallego ya se había sumado al llamamiento a la candidatura única que planteó la exvicepresidenta del Gobierno.

El caso en el Congreso es más complicado. La mayoría de la dirección apoyó a Sáenz de Santamaría, la mitad de los diputados se negó a 'retratarse' en público y el puesto de portavoz, ahora ocupado por Rafael Hernando, es el más lucido que puede ofrecer Casado, tanto para integrar a los 'sorayos' de peso como para nombrar ya un 'número dos' efectivo entre los suyos para la tarea de la oposición.

Hernando fue oficialmente neutral durante la refriega interna mientras se mantenía como jefe de la oposición provisional, aunque al final también suscribió al final la teoría de la candidatura única de Santamaría.

"Será fácil, la gente quiere reactivarse", comentó Casado sobre su primera tarea: la integración

Los actuales estatutos del PP ofrecen un gran margen de discrecionalidad para que el presidente haga y deshaga sobre el organigrama del comité ejecutivo como máximo órgano de dirección, pero el puesto de segundo, la secretaría general, tiene que salir de la lista cerrada de miembros elegidos en el congreso. Otra cosa son las vicesecretarías ejecutivas o los cargos de coordinadores, donde Casado sí tendría margen para incorporar a dirigentes de la candidatura perdedora. Y hasta 5 nuevos miembros puede nombrar personalmente para que se sumen al comité ejecutivo.

Casado proclama unidad y regeneración como líneas clave del nuevo PP

El nuevo presidente del PP abandonó el hotel donde se celebró el congreso extraordinario con el mismo optimismo sobre sus posibilidades de restañar heridas que dejó ver en su primer discurso después de proclamar su victoria. "Será fácil, la gente quiere reactivarse", comentó sobre su primera tarea: la integración.

El excoordinador general, Fernando Martínez-Maíllo, muy activo a favor de Santamaría en las dos vueltas del proceso de elección, daba la razón a su nuevo jefe al dar por hecho que logrará "coser" el partido y tapar las "grietas" abiertas en la pugna. "Hará un equipo plural y variado que represente a todo el partido, al final estamos acostumbrados a esa unidad y no le va a costar mucho", comentó el 'número tres' saliente.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios