19 congreso extraordinario del pp

Casado ofrece al partido renovación y recuperar los votos perdidos por la derecha

No faltaron los dardos contra su contrincante, al destacar en primer lugar que no llamó a ningún compromisario porque estos deben "votar en libertad y democráticamente"

Foto: El candidato a la Presidencia del PP, Pablo Casado, durante su intervención hoy en el XIX Congreso del partido. (EFE)
El candidato a la Presidencia del PP, Pablo Casado, durante su intervención hoy en el XIX Congreso del partido. (EFE)

Con la ventaja de hablar en segundo lugar, previo sorteo, Pablo Casado ha aprovechado su intervención en el congreso del PP antes de abrirse las urnas para enarbolar todas las banderas identificadoras de la derecha, pero también la juventud y renovación en la que se sustenta su candidatura. No faltaron los dardos contra su contrincante, Soraya Sáenz de Santamaría, al destacar en primer lugar que no llamó a ningún compromisario porque estos deben "votar en libertad y democráticamente", al polarizar con ella señalando que "yo he empezado desde abajo" en el partido y estuvo afiliado desde el primer momento o al reivindicar que dio la cara “en los platós a los que nadie quería ir” o haciendo las “ruedas de prensa que nadie quería hacer” debido a lo que denominó "circunstancias tan complejas" del Gobierno de Rajoy.

Con un tono mucho más mitinero, condensó propuestas programáticas, miró bélicamente hacia la política exterior (Venezuela, Cuba y Nicaragua) y sacó las bazas que suelen sonar mejor a los militantes que a los votantes de este espacio político: "Somos el partido de la vida y la familia"; "nos vamos a oponer a la ley de eutanasia"; "somos el partido de la seguridad", "somos el partido de las víctimas del terrorismo" y, finalmente, "somos el partido de la unidad de España".

Todo ello, como los nuevos populismos, reivindicando que se trata de cuestiones que "no son ni de derechas ni de izquierdas". Más lemas que suelen escucharse en las salas de máquinas discursivas de las formaciones a las que el propio Casado tilda de populistas en sentido peyorativo: "Recuperar la ilusión" o "somos los representantes de la España que madruga". Renovación y frenar en seco la fuga de votos hacia la derecha y el centro derecha.

El discurso de Casado, que rápidamente se convirtió en mitin con resonancias nacionalistas, se centró durante buena parte en la necesidad de "reconquistar" territorios, con especial mención a Cataluña, donde incluso prometió hacer realidad la "Tabarnia hipotética", "parar a Torra" y que va a "liderar la España de los balcones y las banderas", garantizado que no va a dejar "solos" a los catalanes no independentistas."¡Que viva el Partido Popular!" y que "¡viva España!" remató su discurso.

Como traca final se guardó la lista de su equipo, evitando desvelar los nombres de la dirección que conformaría, al contrario de que hizo previamente Santamaría. Una decisión para intentar mostrar su voluntad de integración con el equipo de su contricante si gana la presidencia del PP. "Yo no voy a dejar los espacios que sobren", reprochó en referencia a las palabras previas de Santamaría, quien tras leer los nombres de su lista aseguró que había dejado "espacio suficiente para integrar". "Os necesito, sobre todo España os necesita, más que nunca, más fuertes y más unidos que nunca", ha concluido, y se ha mostrado optimista con los resultados de este congreso extraordinario para elegir al sucesor de Mariano Rajoy.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios