debate sobre el valle de los caídos

Siete preguntas y respuestas sobre el embrollo jurídico de exhumar a Franco

El Valle de los Caídos, inaugurado en 1959 y donde yacen los restos de unas 34.000 víctimas de uno y otro lado de la contienda, está gestionado por la Abadía Benedictina de la Santa Cruz

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Una de las primeras declaraciones de intenciones del Gobierno de Pedro Sánchez ha sido la de exhumar los restos de Francisco Franco de la basílica del Valle de los Caídos, donde el cuerpo de dictador reposa desde 1975. Más allá del debate político, hay una barrera jurídica que parece que nadie, en este momento, sabe exactamente cómo resolver.

Estas son las preguntas clave para entender en qué situación se encuentra el valle y qué pasos habría que tomar para sacar los restos del dictador.

¿Quién gestiona el valle?

El Valle de los Caídos, inaugurado en 1959 y donde yacen los restos de unas 34.000 víctimas de uno y otro lado de la contienda, está gestionado por la Abadía Benedictina de la Santa Cruz. Así lo establece un convenio suscrito en 1958 con la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, cuyo patronato y representación correspondían al jefe del Estado. Desde 1982, esas funciones las detenta el consejo de administración de Patrimonio Nacional. Dicha fundación se financia cada año con las dotaciones de los Presupuestos Generales del Estado.

¿Qué dice la ley sobre el valle?

Toda la competencia del valle es estatal, excepto la Basílica de Santa Cruz (considerada como tal desde 1960). Al ser lugar de culto, es inviolable por parte de la autoridad estatal, tanto para realizar modficaciones como para mover las sepulturas existentes, incluida la de Francisco Franco desde 1975. La inviolabilidad del lugar está reconocida por los acuerdos con la Santa Sede (1979), ratificados por el Tribunal Constitucional español en 1982.

Es por esto que el Gobierno debería, en primer lugar, negociar con el abad de la Santa Cruz del Valle o con sus superiores en la orden benedictina o la diócesis de Madrid. Y, en última instancia, con el Vaticano.

¿Qué opinan las instituciones?

El Gobierno tiene claro que quiere sacar adelante la exhumación. Fuentes oficiales aseguran a este periódico que se están estudiando las fórmulas jurídicas para hacerlo si la familia no se muestra de acuerdo o en previsión de que alguien, como la Fundación Francisco Franco, conteste la decisión en los tribunales.

El primer 'escollo' son los benedictinos. Entre las obligaciones de su abad está la de mantener la sepultura del dictador en su actual sepulcro y, hasta el momento, no se ha pronunciado sobre la propuesta del Ejecutivo de Sánchez. Cuando, en 2011, una comisión de expertos encargada por el entonces Gobierno socialista planteó la misma cuestión al abad, este se limitó a hacer referencia a que su actual posición es la que establecen los acuerdos de 1958 mencionados más arriba. Y de ahí parecía no querer moverse.

El organismo religioso que está por encima del abad es la diócesis de Madrid. El cardenal Carlos Osoro no ha puesto ninguna pega a que se lleve a cabo la exhumación y sus superiores, en la Conferencia Episcopal, prefieren no tener que entrar al tema. Difícilmente se llegará a molestar al Vaticano. El papa Francisco, además, está en total sintonía con Osoro.

Lo que sí ha dejado claro el máximo responsable de diócesis de Madrid es que respetará la voluntad de la familia.

¿Qué opina la familia?

La actual descendencia de Franco, sus nietos, no está de acuerdo con que se traslade el cuerpo de su abuelo a otro lugar. Aunque el Ejecutivo de Sánchez asegura que hay conversaciones en curso, los Franco han hecho llegar por conducto notarial al abad del Valle de los Caídos su expreso rechazo a la exhumación de los restos de su abuelo. En su escrito, que han remitido también a la Agencia EFE, avisan además de su negativa a hacerse cargo del cuerpo.

Una opinión parecida a la que, en su momento, mantuvo la hija de Franco, Carmen, en sus conversaciones con la citada comisión de expertos de 2011. La única hija del dictador manifestó que prefería que los restos permanecieran donde están. Añadió, eso sí, no tener constancia de que su padre expresara alguna vez su deseo de ser enterrado en el Valle de los Caídos. La familia Franco, según ese testimonio que recuperaron los expertos de la comisión, tampoco pidió al Gobierno de ese momento que el féretro fuera trasladado a ese lugar.

¿Cuánto tiempo haría falta?

Todos los expertos citados en distintos medios coinciden en que la exhumación sería muy rápida y no implicaría problemas. Tras mover la lápida que cubre el sepulcro —poco más grande que el de una tumba normal—, quedaría comprobar el estado del ataúd y del cuerpo para realizar la extracción y entregar el mismo a los descendientes. El cuerpo, cabe recordar, quedó embalsamado antes de ser sepultado, por lo que los expertos prevén que se haya mantenido en un buen estado de conservación.

Existen limitaciones a la exhumación de cadáveres en verano, por cuestionas sanitarias. Pero aplican no cuando, como en el caso de Franco, los cuerpos llevan más de cinco años enterrados, en cuyo caso se les considera restos mortales, fuera del proceso natural de descomposición.

¿Hay otros casos?

En noviembre pasado, los restos del general Mola y del general Sanjurjo, dos de los más estrechos colaboradores de Franco, fueron sacados del Monumento a los Caídos en Pamplona. El ayuntamiento local exhumó a los generales y a otros seis combatientes navarros de la Guerra Civil allí enterrados, pero esto no acabó con sus problemas.

Siete preguntas y respuestas sobre el embrollo jurídico de exhumar a Franco

La familia Sanjurjo demadó al ayuntamiento y a comienzos de este mes de julio un juzgado de Pamplona ha estimado un recurso contra la exhumación de los restos del general y ha reconocido el derecho de la familia a que los restos vuelvan a ser enterrados en la cripta del monumento. El consistorio recurrirá la sentencia.

¿Qué hacer con el valle?

El Ejecutivo de Sánchez todavía no ha concretado cuál sería el futuro del valle siempre y cuando consiga sacar los restos de Franco, aunque han hablado de "resignificarlo". La ya citada comisión de expertos del anterior Gobierno socialista propuso, en su informe final, realizar una intervención artística en la explanada delantera que recuerde a todos los fallecidos y que se llamaría 'Memoria del Valle'. Incluiría la inscripción del nombre de todas las víctimas, salvo las de las familias que se opusieran a ello. Dignificar el cementerio, habilitar un espacio para la meditación de carácter cívico y la construcción de un centro de interpretación en el que se informe detalladamente de su historia eran otras recomendaciones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios