el partido popular, pendiente de rajoy

El aparato de Génova maniobra para evitar que Santamaría sea portavoz en el Congreso

El comité ejecutivo del PP se reúne hoy en un ambiente de máxima expectación para escuchar las primeras indicaciones de su jefe después de la moción de censura

Foto: La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. (Reuters)
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. (Reuters)

La dirección del Partido Popular se reunía hoy en un ambiente de máxima expectación para escuchar las primeras indicaciones de su jefe después de dejar La Moncloa y despejar así algunas incógnitas sobre la nueva etapa de oposición que empieza. Fuentes del PP daban por hecha la continuidad de Mariano Rajoy, pero admitían la discusión interna sobre el nuevo reparto de papeles del equipo gubernamental saliente, con Soraya Sáenz de Santamaría a la cabeza.

El aparato de la sede de Génova —con Dolores de Cospedal al frente— y parte de la vieja guardia se oponían a que la exvicepresidenta vuelva a ser la portavoz parlamentaria en la Cámara Baja, como ya lo fue entre 2008 y 2011. "Los ministros, cuando dejan de serlo, pasan a estar al servicio del partido", recordaban los veteranos, para recalcar que una cosa es que Rajoy, como responsable máximo de la organización, presida el Grupo Parlamentario y otra que Santamaría siguiera como su segunda en la Cámara.

Según repìten en medios de la dirección del partido y del Congreso, "el grupo ha funcionado a la perfección, ahí está el acuerdo de Presupuestos como última tarea. Rafael Hernando lo ha hecho bien y es el portavoz ideal para la etapa de oposición que viene". Palabras parecidas a las pronunciadas ayer por el exministro Margallo, quien, aprovechando la salida abrupta del PP de Moncloa, cargó contra Santamaría y contra los ministros "intelectualmente dóciles" que se han mantenido en el Gobierno en los últimos seis años, como Báñez y Montoro.

El aparato de Génova maniobra para evitar que Santamaría sea portavoz en el Congreso

El fondo de la oposición interna a que Sáenz de Santamaría recupere su antiguo puesto en el Congreso es el mismo de siempre: la rivalidad con Cospedal y una maniobra preventiva dentro del aparato del partido para que la exvicepresidenta no parta con ventaja ante la previsible carrera por la sucesión de Rajoy.

La salida del Gobierno tuvo una consecuencia inmediata interna en el PP, incluso antes de que se consumara. Desde que el PNV confirmó que apoyaba la operación de Pedro Sánchez, María Dolores de Cospedal tomó las riendas de la organización y salió a explicar que Rajoy no dimitía, entre otras cosas, "porque no sirve de nada".

Fuentes de Génova recalcan que desde ese día la exministra de Defensa "marca territorio", "da órdenes" y deja claro quién manda a la espera de que Rajoy anunciara su decisión. Fue Cospedal quien convocó la reunión del comité ejecutivo nacional de hoy la noche antes de que se votara la moción de censura en el Congreso.

"Cuando un Gobierno cae, el partido que lo sustentaba recupera el control absoluto", recuerdan los parlamentarios veteranos de antiguas salidas del poder tan traumáticas como la que siguió al 11-M y ahora partidarios de que el PP se reconstituya desde la oposición, de entrada para preparar las citas electorales próximas, municipales, autonómicas y europeas de mayo del próximo año.

En la vieja guardia confiaban en que la sucesión de Rajoy, siempre tutelada por Rajoy, quedara para después (siempre que no haya antes elecciones generales) y que el nuevo presidente saliera aupado desde la organización, no desde el antiguo gabinete en La Moncloa. Alberto Núñez Feijóo es siempre el señalado por contar con el apoyo del partido y haber hecho carrera "ganando elecciones".

La moción de censura ha reavivado en el PP la teoría de que Santamaría, numero dos por Madrid en las listas al Congreso, sería la mejor candidata posible, tanto para el objetivo de recuperar la alcaldía de la capital como para mantener la comunidad autónoma para el PP. Y los mismos medios recuerdan que Cospedal, que sí tiene "poder territorial", puede volver a optar a la Junta de Castilla-La Mancha, donde no ha conseguido dejar un sucesor claro, aunque ella preferiría las listas europeas.

En la reunión del comité ejecutivo de hoy se esperaba que no solo hablaran Rajoy y Cospedal, sino que se 'mojaran' los presidentes autonómicos y se escuchen algunas otros voces con más autoridad en la organización. El retraso en la hora del comienzo de esa reunión, convocada para las 12, había provocado las suspicacias de algunos citados por si Génova pretendía "despachar" la reunión por la vía rápida y evitar el debate.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios