APUNTA A LA IRRESPONSABILIDAD DEL PSOE

Rivera cree que la fotografía de Sánchez con los secesionistas le dará el triunfo electoral

Ciudadanos considera que el giro del secretario general socialista será "el fin" del PSOE de cara a las próximas elecciones. Le reprochan que su obsesión por la Moncloa "supera todo"

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

El drástico giro que la política española dio con la moción de censura planteada por Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy abre la puerta a escenarios impensables hasta hace apenas unos días. El más sonado: que el secretario general de los socialistas resulte investido presidente del Gobierno apoyado por fuerzas independentistas. Es la única manera después de que Ciudadanos descartara cualquier posibilidad de respaldar la moción. Albert Rivera quiere que se celebren elecciones cuanto antes, "los españoles tienen que decidir porque merecen un Gobierno fuerte" dijo su número dos, José Manuel Villegas, pero dejando claro que no respaldará la llegada de Sánchez al palacio de la Moncloa. Fuentes de la formación centrista, sin embargo, ven altas posibilidades de que el socialista resulte investido, aunque eso pueda significar —a su juicio— "el fin del PSOE".

En Ciudadanos consideran que el jefe de Ferraz manifestó durante su declaración que su verdadera intención es gobernar el resto de legislatura y que no tiene como prioridad adelantar la cita con las urnas. Sánchez, de hecho, aseguró que "lo primero será atender las urgencias sociales" pese a que sí dijo querer "cuanto antes" que se produjeran elecciones. La formación centrista tilda de "absoluta responsabilidad" el empeño del líder socialista por ser presidente. "Es su única obsesión", insisten distintos dirigentes naranjas, apuntando a que el secretario general del PSOE no ha sabido asumir la falta de protagonismo y relevancia pública desde que abandonó su escaño en el Congreso.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

Fuentes de la cúpula naranja creen que Sánchez "tiene los apoyos cerrados" de cara a la investidura porque sino, no se comprenderían las prisas que tuvo el viernes por registrar la moción. Lo hizo incluso antes de que comenzara la reunión de la ejecutiva federal, y los naranjas tienen claro que fue para "dejar sin margen" a Rajoy. Una vez que se está tramitando una moción de censura (desde el momento en que entra en el registro de la Cámara Baja), el presidente del Gobierno no puede ya convocar elecciones anticipadas. Así lo establece claramente el artículo 115 de la Constitución. El objetivo del socialista, dicen en Ciudadanos, era ese: controlar los tiempos y, sobre todo, evitar a toda costa las elecciones, a las que el PSOE "teme más que a nada", afirman. Fuentes socialistas, sin embargo, insisten en que como primer partido de la oposición debían reaccionar a la sentencia de la Gürtel que condena al PP a título lucrativo, y aseguran que ha sido una decisión meditada.

El nuevo escenario, en todo caso, no complicará el futuro de los naranjas. Así lo considera el partido —cuyo comité ejecutivo permanente se reunió durante 45 minutos este viernes y el lunes volverá a sentar a la ejecutiva al completo en la sede nacional—, que cree que al PSOE "le saldrá muy cara" esta decisión con sus votantes. Ciudadanos ve la "mayor de las irresponsabilidades" seguir adelante con un pacto en el que estén PDeCAT y ERC, las fuerzas secesionistas que protagonizan el mayor desafío para el Estado en estos momentos. Además, en el acuerdo deberían estar necesariamente Podemos y sus aliados. La duda es si los cinco diputados del PNV apoyarían a Sánchez (acaban de pactar con el PP los Presupuestos Generales de este año). Porque la otra vía (sin el PNV) debería sumar a los dos diputados de EH Bildu, Nueva Canarias (el escaño que ostenta Pedro Quevedo) y Coalición Canaria (Ana Oramas ya ha dicho que no estará bajo ningún concepto).

La pelota, por tanto, volvería a estar una vez más en el tejado de los nacionalistas vascos

La pelota, por tanto, volvería a estar una vez más en el tejado de los nacionalistas vascos. En el caso de que la investidura progrese, Ciudadanos tiene claro que el proyecto de país del Partido Socialista "será papel mojado". Dirigentes de la formación naranja insisten en que Sánchez "no tendrá legitimidad para hablar de España si pacta con los partidos secesionistas" y la estrategia de los de Rivera en ese sentido será clara: señalar cada día el pacto del PSOE con estos partidos. Entienden que podría ser "el fin" de los socialistas de cara a las elecciones autonómicas y municipales, así como las generales de 2020. Sobre todo, porque pese a que algunos partidos insisten en no poner condiciones (es el caso de Pablo Iglesias), en Ciudadanos señalan que un acuerdo con los partidos catalanes conllevará alguna concesión sin lugar a dudas. Algo que, insisten, en estos momentos de crisis institucional es "imperdonable".

Rivera cree que la fotografía de Sánchez con los secesionistas le dará el triunfo electoral

Lo que está por ver son los próximos movimientos de Sánchez. Fuentes socialistas, informa Juanma Romero, aseguran que el secretario general del PSOE podría iniciar una serie de contactos con Ciudadanos para negociar lo que podría ser una moción de censura instrumental, comprometiéndose a una convocatoria de elecciones relativamente inminente. Por ejemplo, en otoño. Eso obligaría a Rivera a retratarse en un escenario distinto y de mayor complejidad: compartiría votación con Unidos Podemos (como mínimo) pero el objetivo sería el mismo que Ciudadanos demanda: elecciones lo antes posible. Sobre este supuesto, ningún dirigente naranja se pronuncia de momento porque entienden que hoy por hoy esa negociación no está encima de la mesa.

También se ve fuerte frente al PP

Pero más allá del papel del PSOE, la formación centrista continúa viéndose fuerte con respecto a su gran rival, el partido del Gobierno. En Ciudadanos reprocharán durante los próximos días al PP haber mostrado ciega confianza en los socialistas, a los que Rajoy consideraba "un partido de Estado y responsable" hasta hace apenas unos días. Dirigentes naranjas señalan el "ninguneo" que han sufrido a lo largo de la legislatura por los dos grandes partidos, y muy especialmente en los últimos meses en los que el jefe del Ejecutivo y Sánchez han manifestado una mejora notable en su relación.

Los populares se han recreado en la "responsabilidad" demostrada por el PSOE en la crisis catalana por su apoyo al Gobierno en la aplicación del artículo 155. Precisamente Sánchez se ha ido mostrando partidario de extender este artículo e incluso endurecer el Código Penal para que no se repitan algunas de las situaciones vividas. Ahora, en cambio, plantea una moción de censura que necesita el apoyo de las fuerzas secesionistas. Rivera ha recordado durante los últimos días que Ciudadanos "ha sido el único partido que ha estado al lado del Gobierno, que ha apoyado los Presupuestos y que ha sido responsable" entre críticas de los populares, que siempre han intentado mostrar un mayor acercamiento al PSOE. Ahora, la formación naranja insiste en que ellos tenían la razón y así se lo harán saber al PP en los próximos días en lo que promete ser una larga batalla.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios