Noticias de Podemos: El chalé de Iglesias y Montero reabre la herida en Podemos por la limitación salarial
fijada en tres sueldos mínimos

El chalé de Iglesias y Montero reabre la herida en Podemos por la limitación salarial

En la mayoría de los grupos autonómicos, a excepción de lo que ocurre en el Congreso de los Diputados, no se autoriza a los diputados a realizar actividades remuneradas fuera del Parlamento

Foto: Pablo Iglesias e Irene Montero, en una imagen reciente.
Pablo Iglesias e Irene Montero, en una imagen reciente.

La compra de un chalé en la sierra madrileña por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero para "construir un proyecto de vida", ante su inminente paternidad y la creciente presión de paparazis supuestamente a sueldo de un medio de comunicación, ha reabierto en Podemos el debate sobre la limitación salarial. La organización establece un baremo máximo que corresponde a tres salarios mínimos. El debate se ha abierto principalmente, y todavía de manera informal, en el seno de los grupos parlamentarios autonómicos donde, a excepción de lo que ocurre en el Congreso de los Diputados, no se autoriza actividad privada fuera del Parlamento. Precisamente, Podemos votó en marzo de 2017 junto a PP y Ciudadanos para que una treintena de diputados solicitantes pudiesen tener otras ocupaciones remuneradas fuera de la Cámara Baja. El PSOE se opuso, sin los votos suficientes, a que se les permitiese tener dichas actividades complementarias.

Pablo Iglesias fue uno de los diputados que lo solicitaron. De este modo, y como se recoge en su declaración de actividades del Congreso, realiza varias actividades privadas y remuneradas con autorización. Entre ellas, la asistencia puntual a encuentros, charlas, talleres de carácter docente con o sin retribución; la participación ocasional en actividades académicas, conferencias, encuentros políticos, académicos, sectoriales o regionales de forma irregular; participación ocasional en programas de televisión con o sin remuneración y la presentación y dirección del programa televisivo 'Fort Apache' por cuenta propia. Esta última actividad le supone una dedicación a la semana de dos horas.

El chalé de Iglesias y Montero reabre la herida en Podemos por la limitación salarial

Todas estas actividades complementarias y autorizadas le reportaron en el último ejercicio, según su última declaración de bienes y rentas, unos 34.000 euros anuales. En la declaración de 2016, declaró unos ingresos de 58.398 euros como empleado y 49.299 como autónomo. Un agravio comparativo para los diputados autonómicos, que no puedan realizar actividades privadas, aunque esta posibilidad se circunscribe únicamente a la decisión tomada en las diferentes cámaras. Algunos miembros de la formación también han llamado la atención sobre la flexibilidad para con algunos diputados estatales de la que se ven privados los diputados autonómicos, e incluso pluses por aumento de la carga de trabajo al asumir portavocías.

Desde la dirección del grupo confederal niegan cualquier trato de favor a los representantes en el Congreso en detrimento de los diputados regionales. La flexibilidad se aplica, según aseguran, de la misma forma a todos los representantes, en base a circunstancias especiales. Estas van desde tener hijos, discapacidad, lucro cesante o familia monoparental. Cada una de estas circunstancias especiales supone unos ingresos de medio salario mínimo, pudiendo ser acumulables hasta un máximo de dos salarios mínimos. Esto es, hasta un total de cinco, añadiendo los tres SMI que cobran todos los cargos públicos del partido.

La negativa de varios fichajes independientes a integrar las listas electorales de Podemos, así como de asesores con una dilatada carrera a sus espaldas, debido a la pérdida de poder adquisitivo que les suponía cobrar tres salarios mínimos, ya generó debate interno sobre si mantener o no esta seña de identidad de la formación. Una seña de identidad que se asociaba a la imagen de un partido que nació en plena crisis de representatividad de los políticos y los partidos. También de la pérdida de poder adquisitivo por parte de las clases trabajadoras y las mayorías sociales más golpeadas por la crisis.

Finalmente, se decidió mantener la limitación salarial, después de discutirse en los órganos de dirección, por el temor a que Podemos dejase de mimetizarse con el electorado al que aspiraba representar. Curiosamente, el mismo argumento que se utiliza desde ciertos sectores de la izquierda, e incluso de la propia organización, para cuestionar la compra del chalé a las afueras de Madrid por parte del líder de Podemos y la portavoz parlamentaria, que esperan dos hijos para el próximo otoño. Ahora, el debate sobre la limitación salarial vuelve a coger impulso, también motivado por los vientos de recuperación económica.

El chalé de Iglesias y Montero reabre la herida en Podemos por la limitación salarial

El candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, ya abogó recientemente por un giro discursivo en la formación apoyándose en esta lectura de la recuperación económica. Errejón reclamó públicamente en un encuentro con la militancia que Podemos debía abandonar el "discurso catastrofista". Esto es, como matizaba posteriormente en una entrevista con este diario, se trataba de que Podemos debe "hacerse cargo de que ahora hay mejores vientos económicos". "Eso significa que hay mejores números macroeconómicos y no debemos mirar hacia otro lado, pues es mérito de la sociedad española", añadía.

El factor económico —o, más concretamente, macroeconómico— también podría influir en que el debate cerrado en falso sobre la limitación salarial se incline hacia uno u otro lado. De lo que no hay duda es de que el acceso a una vivienda en propiedad por parte del líder de la formación y la portavoz del grupo confederal en el Congreso ha generado opiniones encontradas también internamente. Sobre todo entre aquellos que han retrasado la construcción de un proyecto vital o no han mejorado sus condiciones de vida, teniendo la posibilidad de lograr más ingresos en actividades privadas, por empujar la construcción de un proyecto colectivo, Podemos. El debate se ha vuelto a colar entre las estructuras de un partido que se presentó por primera vez a unas elecciones hace ahora cuatro años y que sigue evolucionando. A veces de forma natural y otras a base de golpes o polémicas más o menos artificiales, como en esta ocasión la compra de un chalé de más de 600.000 euros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
168 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios