Noticias de Podemos: Íñigo Errejón: Hay que llegar a acuerdos no solo con el PSOE, sino también con Cs
candidato de podemos a la comunidad de madrid

Íñigo Errejón: "Hay que llegar a acuerdos no solo con el PSOE, sino también con Cs"

El cabeza de lista en las primarias de Podemos para Madrid ha reforzado su perfil más herético e innovador poniendo sobre la mesa un proyecto con altas dosis de posibilismo y escasa utopía

Foto: El precandidato de Podemos para la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón. (Pablo López Learte)
El precandidato de Podemos para la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón. (Pablo López Learte)

Íñigo Errejón (Madrid, 1983) lleva meses diseñando su proyecto para la Comunidad de Madrid, que ahora pone sobre la mesa como candidato de consenso en las primarias autonómicas de Podemos. Una larga carrera electoral para la que ha reforzado su perfil más herético e innovador, dos características que por su propia esencia o no acaban de ser bien digeridas o son directamente cuestionadas dentro y fuera de su organización. El tiempo y los resultados darán la razón a unos u otros, escépticos y críticos o defensores. Mientras tanto, pragmatismo, realismo y mucho posibilismo. La mano está tendida a las "fuerzas democráticas", entre las que incluye tanto al PSOE, con quienes mantiene una relación de cercanía y fuerte sintonía, como a Ciudadanos. Queda atrás la triple alianza (PP-PSOE-Cs). Muestra también de su lectura sobre la correlación de fuerzas y el reflujo en el campo progresista.

PREGUNTA. ¿Cuáles son las bases de su proyecto para la Comunidad de Madrid? Hay quien dice, incluso en Podemos, que no lo tiene claro, entre ellos la propia portavoz de su grupo en la Asamblea.

RESPUESTA. En Madrid hoy lo más revolucionario es que se cumplan las normas. Hemos tenido una región que ha funcionado sin ningún proyecto de región y tiene tres lastres. El primero es el de la corrupción, que nos cuesta miles de millones de euros en sobrecostes, como la M-45 que pagamos cada kilómetro como un kilómetro del canal de Panamá, 17 veces lo presupuestado. El segundo es el lastre de la desigualdad. Nuestra región es la región con el mayor PIB de España y al mismo tiempo es la más desigual, con un tercio de los niños en situación de riesgo de pobreza. Esto es el resultado de políticas determinadas que confiaban todo a un planteamiento erróneo, el de que si la cúspide de la pirámide gana mucho le va a ir mejor a todos. Esto, además de ser injusto, hace caer el poder de compra y de los salarios. El tercer lastre es que se ha apostado por un modelo económico de base muy estrecha: reducir salarios, reducir impuestos a los más ricos, empleo precario y sector servicios de bajo valor añadido y construcción. En Madrid hace falta una transformación de la economía, en el sentido de transformación ecológica, reformando el modelo energético.

P. ¿Se podría resumir en eso de "orden y seguridad", que ha repetido últimamente, entendiendo seguridad como protección social?

R. Orden y seguridad entendido como que la gente normal sepa que no solo ellos cumplen las normas, sino que los privilegiados también las cumplen.

P. Ha insistido mucho en la regeneración democrática, sobre todo a raíz del caso Cifuentes. ¿Qué es más prioritario, la regeneración o la lucha contra desigualdad?

Yo también quiero que los ciudadanos me otorguen mayoría suficiente para gobernar solo, pero soy realista

R. Me cuesta pensarlo separado. La regeneración democrática no es solo para que no nos dé bochorno la política madrileña o para que el próximo 2 de mayo algún presidente se pueda presentar. Es que el secuestro mafioso de las instituciones de Madrid ha servido a un modelo económico determinado, que arrojaba mucho para unos pocos y precariedad, sobrecostes y deuda para la mayoría. En Madrid no se han llevado los contratos las empresas más competitivas o más innovadoras, sino las que tenían más cercanía al poder político o ayudaban más en las campañas. Esto ha generado una economía en la que prospera el que está más pegado al PP y se trata de un mecanismo de subdesarrollo.

P. ¿Pretende llevar a cabo este proyecto tendrá de la mano del PSOE? ¿Se trata de un aliado fiable o necesario para Podemos?

R. Depende de lo que diga la gente, pero parece que necesario sí. Cualquiera que mire las encuestas se da cuenta que los ciudadanos no le otorgan a nadie la confianza para gobernar con mayoría absoluta. No es malo, pero es un dato tan difícil de cuestionar como la ley de la gravedad. El que no quiera entenderse tiene que explicar cuál sería su formato para configurar un Gobierno alternativo. Yo también quiero que los ciudadanos me otorguen mayoría suficiente para gobernar solos, pero soy realista y la gente está votando que nos tenemos que entender. Es obvio que nos necesitamos, ya hemos hecho acuerdos de gobierno con el PSOE donde vamos en cabeza, como en Madrid, o donde apoyamos, como en Baleares.

Íñigo Errejón, durante un momento de la entrevista. (Pablo López Learte)
Íñigo Errejón, durante un momento de la entrevista. (Pablo López Learte)

P. ¿Tiene buenas relaciones con el PSOE en Madrid o se han planteado ya un pacto postelectoral?

R. Esas confianzas se labran antes. Creo que en Madrid las buenas relaciones, en mi caso por ejemplo con Ángel Gabilondo o José Manuel Franco, auguran que hemos aprendido una lección y que hemos tomado nota. Si dan los números vamos a acordar, tenemos la firme voluntad de poner las transformaciones que nos pueden unir, que las que nos separan. Claro que hay cosas que nos separan, yo creo que encabezo un proyecto más ambicioso en las transformaciones que quiero para la sociedad madrileña que el del PSOE, pero llegaremos a un punto intermedio y mientras yo seguiré trabajando para convencer de que es mejor avanzar más en los cambios. Hay que llegar a acuerdos, y no solo con el PSOE, sino también con más fuerzas políticas. ¿Cómo hemos dado los primeros pasos para desbloquear la conformación del consejo de RTVE? Llegando a un acuerdo con Ciudadanos. ¿O cómo hemos dado los primeros pasos para reformar la ley electoral, aunque luego el bipartidismo no ha querido? Llegando a un acuerdo con Cs. Yo con Cs estoy a años luz en cuestiones como el feminismo, pero hay cosas que o nos entendemos o no van a salir.

P. En Madrid se ha esmerado en tender la mano a Cs para que no invista a alguien del PP a sabiendas de que no lo harán. ¿No cree que esto puede desgastar su liderazgo dentro de Podemos, si se le sitúa como la parte más moderada o también como muleta de los socialistas?

Yo con Cs estoy a años luz en cuestiones como el feminismo, pero hay cosas que o nos entendemos o no van a salir

R. Tenemos que ser muy honestos. Yo no pido que todo el mundo esté de acuerdo con este planteamiento de que hay que acordar con otras fuerzas. Sí que pido que quien no esté de acuerdo me explique cómo se van a cambiar las cosas, salvo que el proyecto sea cambiarlas en 15 años, pero yo pienso que en ese tiempo las cosas se han podido pudrir. Por tanto, me parece inevitable. Cuando yo le tiendo la mano sistemáticamente, día tras día, en público y en privado a Ciudadanos para que intentemos llegar a un acuerdo para tener un gabinete de transición que nos lleve a las elecciones sin nadie dopado, lo hago no por confianza en ellos, sino por confianza en nuestro proyecto. Lo que estoy diciendo entronca con la esperanza de una mayoría de ciudadanos. Hay que ser muy firmes en las convicciones pero con el realismo y pragmatismo para que se puedan realizar.

P. Ese pragmatismo lo ha llevado a poner en duda ciertas estrategias de Podemos, como recientemente cuando pidió en el encuentro En Marcha abandonar el "discurso catastrofista". ¿Cómo ve el Podemos del futuro, hacia dónde debería caminar?

R. En ese encuentro decía que nosotros, en primer lugar, nos teníamos que hacer cargo de que ahora hay mejores vientos económicos. Eso se debe a muchos factores, como a la política del BCE o a que han bajado los precios del petróleo, pero también al esfuerzo de las familias españolas, de los autónomos y asalariados. Eso significa que hay mejores números macroeconómicos y no debemos mirar hacia otro lado, pues es mérito de la sociedad española. Y precisamente porque es su mérito ahora toca repartir, porque las cargas han sido desiguales, los más ricos han multiplicado beneficios. La principal labor es reequilibrar la balanza. El problema de la desigualdad y la precariedad es uno de los grandes problemas en nuestro país.

Íñigo Errejón, durante un momento de la entrevista. (Pablo López Learte)
Íñigo Errejón, durante un momento de la entrevista. (Pablo López Learte)

P. ¿Entonces cuál debería ser el rumbo?

R. Creo que España ya sabe que estas deberían ser nuestras prioridades como país. Hay una reactivación de las movilizaciones sociales que así lo demuestran, como el feminismo o las pensiones. España ya sabe que moralmente ese es nuestro rumbo como país, pero necesita ver ejemplos, referentes concretos, que le demuestren que transitar ese rumbo no es tirar los dados o hacer 'tabula rasa', sino que hay garantías y seguridad para transitar. En eso nos jugamos nosotros ser el agente más importante en España o no. Para mí eso nos lo jugamos en 2019, revalidando el cambio en las ciudades donde ya somos alternativa y en alcanzar el gobierno y emprender políticas sensatas de un futuro posible de transformación en varias comunidades autónomas. Manuela [Carmena] ha demostrado que gobierna para todos poniendo orden en las instituciones, y todos aquellos que tenían miedo al cambio en la ciudad de Madrid tienen que reconocer que ahora está más ordenada, ha reducido la deuda y gobernado lo público con cuidado.

P. ¿El reflujo de las fuerzas progresistas que señalan las encuestas, cree que se notará menos en los planos municipal y autonómico que en el estatal? ¿Hay un mayor bloqueo para el cambio que proponen en unas elecciones generales?

Carmena tiene que poder elegir el equipo con el que va a gobernar. Ella no se presenta para ser una voz alternativa o de protesta, es la alcaldesa

R. Ese desbloqueo si se produce, y voy a trabajar para ello, se produce primero en 2019 en las ciudades y comunidades autónomas. Ya lo hemos producido en los municipios pero estos solos no pueden. Hace falta un pacto de financiación autonómica para que no tengamos un bazar abierto cada año, y que incluya la financiación local, blindarla para que no dependa de las arbitrariedades y sectarismo del señor Montoro, pero también porque los municipios son Estado, no hay que tratarlos como hermanos pequeños. Tienen que tener claras sus competencias y recursos para financiarlas. Es de sentido común. El desbloqueo de la política española va a venir por lo local y lo autonómico.

P. ¿Hay riesgo de que no pueda hacer tándem con Carmena?

R. Manuela tiene que anunciar su decisión. Yo creo que va a repetir. Es la mejor alcaldesa que hemos tenido los madrileños en muchísimos años. Para mí es un referente del cambio político de la que aprendo mucho y me esfuerzo por tomar buena nota.

P. ¿Comparte sus condiciones de repetir solo con un equipo de confianza, lo que incluso a nivel interno de Podemos puede despertar el fantasma de la escisión?

P. Manuela tiene que poder elegir el equipo con el que va a gobernar. Ella no se presenta para ser una voz alternativa o de protesta en el ayuntamiento, es la alcaldesa y va a volver a serlo si se presenta. Para eso tiene que poder elegir el mejor equipo para profundizar o innovar en los proyectos ya en marcha y los que quedan, pues nos queda aún mucho por transformar.

P. ¿Cuáles son las primeras medidas concretas que desarrollaría si gana las elecciones?

A la gente que reciba una herencia de hasta un millón de euros no hay que gravarla

R. Quiero una Comunidad de Madrid que colabore con la Justicia. Es una vergüenza que la Fiscalía diga que cuando entra en las consejerías no encuentra ninguna colaboración o los documentos se han perdido. Tenemos que auditar todos los contratos públicos o sobrecostes que han endeudado la Comunidad, pues es posible que una parte de esa deuda no sea justa y por tanto haya que renegociar si tiene origen ilícito. Hay que poner en marcha un plan de transición energética, que genere empleo y ahorre dinero a las familias. Se debe blindar la sanidad y la educación pública, y multiplicar la renta madrileña de reinserción para que llegue a muchos más ciudadanos. También hace falta un pacto local.

Íñigo Errejón durante un momento de la entrevista. (Pablo López Learte)
Íñigo Errejón durante un momento de la entrevista. (Pablo López Learte)

P. ¿Y cuáles serían las primeras leyes que revertiría?

R. La LEMES [Ley del Espacio Madrileño de Educación Superior] hay que revertirla. Madrid es la segunda comunidad más cara en términos de tasas universitarias. Eso significa que no aprovechamos todo el talento. Hay gente muy buena que se queda fuera porque no puede pagar las tasas y eso es pegarnos un tiro en el pie. Al mismo tiempo que tenemos las tasas más caras tenemos la mitad de gasto por universitario de lo que tiene por ejemplo el País Vasco. Eso significa que se patenta menos aquí y que hay fuga de cerebros. La Ley del Suelo también hay que revertirla. No se puede estimular la misma burbuja que cuando se pinchó la pagamos entre todos. Madrid necesita adelantarse, apostando por empleos más cualificados y con mejores salarios, no volver a los 90.

P. ¿De dónde se saca el dinero para financiar esos recursos? ¿Qué fiscalidad defiende y que haría con los impuestos de sucesiones, bajaría las bonificaciones?

R. Tenemos unas bonificaciones que hacen que prácticamente no exista. Eso se ha traducido en que perdemos muchísimo dinero. Cuando hablamos de eso los multimillonarios nos hacen trampa porque nos dicen que eso es que queremos subirle los impuestos a la clase media. A la gente que reciba una herencia de hasta un millón de euros no hay que gravarla. El escándalo aquí es que si la familia de la duquesa de Alba hubiese pagado lo que debían por la herencia en Andalucía habrían pagado 80 millones y aquí vienen a pagar ocho. Hay 16.000 personas en Madrid a las que en conjunto se les perdonan por impuesto de patrimonio casi 800 millones de euros que es el equivalente al 4% del presupuesto de la Comunidad. Eso no es la clase media. Si queremos que Madrid esté en la vanguardia hay que pagar impuestos como en Europa. No estoy hablando de subirlos, sino de acabar con unas exenciones que son un pequeño timo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios