Íñigo Errejón activa su campaña transversal con mano tendida tanto a PSOE como a Cs
  1. España
LAS LÍNEAS MAESTRAS DE LA CANDIDATURA

Íñigo Errejón activa su campaña transversal con mano tendida tanto a PSOE como a Cs

El candidato de Podemos por Madrid no tendrá toda la libertad que exigía para su campaña, pero los primeros acordes que ha tocado hacen sonar una música que se aleja a la de Princesa 2

Foto: El diputado y precandidato de Podemos para la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, durante una rueda de prensa en la sede del partido en Princesa 2. (EFE)
El diputado y precandidato de Podemos para la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, durante una rueda de prensa en la sede del partido en Princesa 2. (EFE)

Íñigo Errejón se ha metido de lleno en su papel de candidato a la Comunidad de Madrid, con un nuevo perfil que edulcora las raíces más 'podemistas' para potenciar otras más moderadas y transversales. Es la base de la campaña que lleva diseñando desde hace casi un año, tendiendo la mano al PSOE y buscando acercamientos a Ciudadanos por el carril de la regeneración. Este mismo martes se empotraba con la estrategia del PSOE, inaugurando oficialmente lo que ha dado en llamar "competición virtuosa". Errejón seguía los pasos de Pedro Sánchez para reclamar un acuerdo de "regeneración" con Ciudadanos de cara a propiciar la investidura del socialista Ángel Gabilondo y evitar que sea un diputado popular quien reemplace a Cristina Cifuentes tras su dimisión. En los próximos días espera poder reunirse o mantener contactos formales con ambas formaciones, aunque este miércoles Albert Rivera ya declinaba reunirse con Pedro Sánchez.

El precandidato de Podemos quiere "abandonar el discurso catastrofista" en lo económico, con el que se caracterizó el partido en sus orígenes, y priorizar el marco de la regeneración, máxime tras los últimos escándalos que acabaron provocando la dimisión de Cifuentes. Otro de sus principales objetivos pasa por desprenderse del 'pecado original de Podemos', que ya trató de evitar en su día mostrando su oposición en los órganos de decisión. Esto es, la abstención en la investidura de fallida de Pedro Sánchez y la petición previa de un gobierno conjunto con el PSOE que incluía un reparto de sillones: presidencia para el socialista y vicepresidencia para el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Un error estratégico para Errejón y una decisión tomada por las bases para Iglesias.

El precandidato de Podemos para Madrid quiere "abandonar el discurso catastrofista" en lo económico y priorizar el marco de la regeneración

Para alejar el fantasma de estos 'pecados originales' -y principal arma argumental de los socialistas para confrontar con Podemos- Errejón ya se apresuró en destacar que apoyaría "sin exigencias de sillón" la moción de censura que presentó el PSOE contra Cristina Cifuentes por el caso de su máster. Un argumentario que no acabó de gustar en la dirección. Posteriormente ha vuelto a insistir en estas palabras, subrayando el carácter de penitencia que tendrá el primer tramo de su campaña, a falta de más de un año para las elecciones autonómicas.

Pocas horas después de que saltase las primeras informaciones sobre el máster de Cifuentes ya se desmarcó de la línea discursiva adoptada por la dirección de Podemos para alinearse con la adoptada por el socialista Ángel Gabilondo y chocar lo menos posible con la de Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid. De este modo, mientras la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, se lanzaba a pedir la dimisión de Cifuentes desde el primer momento en el que estalló el escándalo, Errejón optó por realizar unas declaraciones más mesuradas y centradas en reclamar explicaciones. Primeros pasos de la "competición virtuosa".

Errejón sobre Cifuentes: "Yo no voy a hacer sangre con cuestiones personales que me apenan"

Errejón no tendrá capacidad para cambiar la marca electoral, como pretendía en un principio para superar las siglas de Podemos por otras más cercanas a Ahora Madrid y referenciarse en el proyecto de Manuela Carmena, pero sí para diseñar las líneas discursivas y el argumentario. Por ejemplo, en lugar de la triple alianza o el bloque dinástico utilizado por los dirigentes de Podemos, en referencia a PP, PSOE y Cs, Errejón elegía este martes un concepto con un significado completamente opuesto: "Las fuerzas democráticas", en las que incluía a su formación, junto a socialistas y naranjas.

La división ya no se establece entre Podemos y el 'frente' que conformarían PP, PSOE y Ciudadanos, sino entre las tres fuerzas de la oposición y los populares. Un giro discurso que encierra un viraje estratégico de gran calado. La receta "ganadora" de Errejón supone así un fuerte cambio con respecto a la línea política de Podemos a nivel estatal, introduciendo otros conceptos como "orden" o "seguridad" que han sorprendido a propios y extraños, consciente del actual contexto de "reflujo" para las aspiraciones del partido, como coinciden en señalar la mayoría de encuestas demoscópicas.

La división ya no se establece entre Podemos y el 'frente' de PP, PSOE y Ciudadanos, sino entre las tres fuerzas de la oposición y los populares

"La ciudadanía española ya es, en su amplia mayoría, consciente de la corrupción, la ineficacia y la falta de respeto por el pueblo español de quienes aún nos gobiernan. Pero las razones para su destitución tienen que ser anudadas en un proyecto general de orden con autoridad y prestigio, capaz de ofrecer un rumbo alternativo con garantías también para los sectores hoy dubitativos o recelosos”, resumía recientemente en el prólogo de un libro en el que exponía buena parte de las líneas maestras con las que pretende guiar su campaña. Si bien no tendrá tanta libertad como esperaba para desarrollarla, los primeros acordes que está tocando desde que es oficialmente candidato hacen sonar una música que se aleja a la que suena en Princesa 2.

De ahí que otra de sus obsesiones pase por marcar distancias con el discurso clásico de la izquierda y lo material. "Una buena parte de las discusiones políticas en las fuerzas progresistas o transformadoras remiten en última instancia a esta diferencia e incompatibilidad entre el enfoque economicista y el enfoque de la hegemonía", afirma en el mismo texto. Y sigue caricaturizando dejando entrever una declaración de intenciones: "Sostengo que el primero ayuda a condenar moralmente a los que mandan y a los que obedecen; '¿Cómo puede pasar que después de todo la gente les siga votando?' es algo así como un bálsamo para minorías". Su proyecto, como no para de insistir, será un proyecto de mayorías y ganador.

Ciudadanos Íñigo Errejón
El redactor recomienda