avistamientos de medusas velero y carabela

Invasión de medusas en el Mediterráneo: miles de ejemplares toman la Barceloneta

"Sabemos que cada seis años aproximadamente se dan las condiciones biológicas y ambientales para que haya más medusas que en los anteriores. En 2018, estamos en este sexto año"

Foto: Miles de medusas velero, en la Barceloneta, el pasado 28 de abril. (Foto: Lluis Montoliu)
Miles de medusas velero, en la Barceloneta, el pasado 28 de abril. (Foto: Lluis Montoliu)

Las playas de Barcelona y Tarragona han amanecido este lunes cubiertas de un tipo de medusa conocida como velero, una especie que destaca por su color azul intenso y por su pequeño tamaño —alrededor de siete milímetros—. Aunque se trata de ejemplares cuya picadura apenas tiene efecto alguno sobre el ser humano, su llegada a la costa del Mediterráneo ha hecho saltar las alarmas en varios municipios, y es que la mañana de este lunes se contaban por miles en sus playas.

"Lo más sorprendente es la cantidad tan enorme que ha llegado de esta especie a Baleares, Cataluña y el Levante español. Eran llegadas previstas, pero no en estas cantidades", explica a El Confidencial Josep Maria Gili, profesor e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas del Mar de Barcelona.

A la hora de explicar los motivos por los que se han multiplicado los avistamientos, Gili apunta a dos posibles razones que no son excluyentes. "Tenemos casi 25 años de estudios en las costas y sabemos que cada seis años aproximadamente se dan las condiciones biológicas y ambientales para que haya más medusas. Estamos en este sexto año", explica. Sin embargo, el investigador del CSIC reconoce que 2012 también fue un año clave y no se observó semejante número de ejemplares, por lo que subraya una segunda causa: "Todas esas medusas, como las velero, son el alimento de peces, tortugas... El hecho de que ahora tengamos tantas es una consecuencia de la sobreexplotación de los océanos; hemos quitado del mar gran parte de sus depredadores y sus poblaciones son cada vez mayores", argumenta.

Invasión de medusas en el Mediterráneo: miles de ejemplares toman la Barceloneta

El peligro de la carabela portuguesa

La aparición de las conocidas como velero en la costa del Mediterráneo se produce tan solo una semana después de que se hayan contabilizado varios avistamientos de carabelas portuguesas en diversas playas de Almería y Alicante. Los ejemplares que se han recogido de esta segunda especie no llegan al centenar, pero la preocupación de los expertos es mayor que con las velero, por los efectos que produce su picadura. "Las velero son urticantes y no conviene tocarlas, pero si nadamos y nos rozan, lo más probable es que no ocurra nada. De todos modos, con la carabela, cuando se ve, hay que salir del agua lo más rápido posible. Sin correr, poco a poco, pero lo mejor es que cambiemos el plan de ese día. No hay que jugar con ellas", señala Gili.

En este sentido, conviene subrayar un tercer motivo que explicaría el número de avistamientos tanto de las velero como de las carabela en los últimos días, y es que ambas presentan una característica común que las diferencia de otras medusas: tienden a moverse por la superficie y los vientos son clave para sus desplazamientos. "La carabela no es una medusa propiamente dicha, sino una colonia de muchos organismos en la que uno de ellos se especializa en dar a la colonia flotabilidad y acumula gas, por lo que de él cuelga toda la colonia", explica Ignacio Franco, investigador del Centro Oceanográfico de Murcia y del Instituto Español de Oceanografía (IEO). Según comenta a este diario, con la velero ocurre algo similar, ya que una parte del animal queda por encima del agua y se mueve en función del viento, lo que la diferencia de otras medusas que tan solo dependen de las corrientes marinas.

De hecho, este aspecto resulta clave para predecir si el verano de 2018 destacará por el número de medusas, ya que ambos expertos no se ponen de acuerdo en este sentido. Torres opina que el aumento de avistamientos en las últimas semanas no implica que la tendencia vaya a mantenerse en los próximos meses, y es que considera que los "fuertes temporales que se han producido en este tiempo" son el principal motivo que explica su llegada masiva a las playas del Mediterráneo. Gili, sin embargo, insiste en que 2018 será un año clave porque "cada seis años" se dan las condiciones necesarias para que aparezcan más medusas, a lo que se suma el factor de la sobreexplotación: "Tener una masa de medusas como esta es como si llegase a la playa una botella con un mensaje dentro. Entonces sacas el mensaje y el mar te dice: 'Por favor, me habéis explotado'. Cuidado con esto".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios