Las previsiones del independentismo amenazan los planes de Rajoy
  1. España
la situación de cataluña y sus efectos en la legislatura

Las previsiones del independentismo amenazan los planes de Rajoy

El 26 de abril debe haber acuerdo con el PNV sobre los Presupuestos, pero PDeCAT y ERC no prevén que haya Govern hasta mayo

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

Mariano Rajoy tiene en este momento un problema de calendario que amenaza sus planes y la legislatura. Todo depende de que logre que el PNV rectifique su posición y acepte aprobar el proyecto de Presupuestos de 2018, aunque esté en vigor en Cataluña el artículo 155 de la Constitución.

Las dos fechas clave para Rajoy son el 25 de abril y el 22 de mayo. La primera es el día que arrancará el debate de totalidad de los Presupuestos en el Congreso y la segunda, la fecha tope para que sea investido un 'president' de la Generalitat. Son 20 días para el acuerdo presupuestario y 50 para el de investidura, en orden cronológico inverso a los intereses del presidente del Gobierno. Por eso, el Ejecutivo buscó infructuosamente en los últimos días cómo forzar los plazos y el reglamento para retrasar el debate de totalidad una semana o, incluso, hasta mayo, teniendo en cuenta que ya es discutible constitucionalmente que el proyecto de Presupuestos no fuera presentado en el Parlamento en septiembre, como prevé la Constitución.

"El Gobierno deberá presentar ante el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior", dice el artículo 134.3 de la Constitución, lo que remite al mes de septiembre de cada año.

El calendario aprobado finalmente en la Junta de Portavoces prevé que los días 25 y 26 abril se celebre el debate de totalidad.

Si el 26 de abril Rajoy no suma los votos de PP, Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria a sus cuentas, quedará en el aire la continuidad de la legislatura y se abrirían otras opciones, incluyendo moción de censura o elecciones anticipadas.

Rajoy necesitará ese día 175 votos, es decir, aún no le será preciso el voto del diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, porque en caso de empate a 175 se repetiría tres veces la votación y se rechazarían los vetos a las cuentas, que seguirían su largo trámite. Será a finales de mayo o principios de junio cuando se necesite ese voto que complete los 176 que ya logró con las cuentas anteriores. Si Rajoy supera esa barrera, tendrá fuerza y estabilidad para seguir hasta 2019 y los siguientes días comparecerá en el debate sobre el estado de la nación con esa fortaleza.

Foto: La izquierda 'abertzale' celebra su Aberri Eguna. (EFE) Opinión

Su problema son los cinco votos del PNV, partido que está más que dispuesto a apoyar los Presupuestos, como continuidad del acuerdo de hace un año, pero mantiene a día de hoy que no lo hará con el 155 en vigor. Y el 155 solo se levanta de forma automática cuando haya un nuevo Govern en Cataluña. Si Rajoy no supera esa votación con el PNV quedará extremadamente débil y su leyenda de fortuna y control de los tiempos se vendrá abajo.

Sin embargo, no parece probable un acuerdo inminente en Cataluña, pese a la presión de los nacionalistas vascos, con el lendakari, Iñigo Urkullu, a la cabeza. Fuentes del PDeCAT y de ERC no prevén una investidura antes de mayo y ni siquiera hay en este momento un candidato oficial sobre la mesa, tras ser eliminados sucesivamente Carles Puigdemont, Jordi Sànchez y Jordi Turull. Su tesis es que tal pacto se produciría cerca del límite del 22 de mayo, si es que hay acuerdo.

De momento, están a la espera de la situación procesal de Carles Puigdemont en Alemania. Este martes podría haber un pronunciamiento de la Fiscalía alemana, una vez que la Fiscalía española ha respondido a las cuestiones técnicas que plantearon desde aquel país. El siguiente paso será la decisión del juez alemán, a la que podrían esperar los independentistas, que, además, necesitan los votos de los diputados que, como el 'expresident', están fuera de España.

Foto: La líder de JxCAT, Elsa Artadi, abandona el Parlament con el portavoz de ERC, Sergi Sabrià. (Reuters)

Si el 22 de mayo no hay investidura, automáticamente habría elecciones en Cataluña en la primera quincena de julio, algo que, en principio, no desea ningún partido.

Si esa diferencia de calendario impidiera la aprobación de los Presupuestos, el Gobierno tendría que aprobar decretos con algunas de las medidas urgentes como, por ejemplo, las subidas a funcionarios o las pensiones. Necesitaría también 176 votos en el Congreso para convalidarlos.

Otro efecto colateral sería el de volver a poner el foco en el final de la legislatura. Pedro Sánchez, líder del PSOE, sostiene que Rajoy debería presentar una cuestión de confianza. Pero es obvio que este instrumento parlamentario, inédito en España, sería tan peligroso para Rajoy como que es seguro que no lo usará. Lo que sí ocurriría es que Podemos pediría a Sánchez una moción de censura y volverían las presiones internas de dirigentes del PSOE que le pedirían a su secretario general que la presentara. Ya lo hicieron hace un mes, pero el socialista paró el debate remitiéndose a la aprobación de los Presupuestos.

A Ciudadanos, el hipotético fracaso de los Presupuestos le lleva a una situación contradictoria: no daría fruto su acuerdo con Rajoy sobre las cuentas, pero le va bien que se mantenga el debate político centrado en Cataluña.

El calendario de tramitación parlamentaria de los Presupuestos acabará el 28 de junio con la aprobación definitiva en el Congreso, tras pasar por el Congreso.

Mariano Rajoy Independencia de Cataluña PNV Presupuestos Generales del Estado
El redactor recomienda