A su llegada a la cumbre UE-Sahel

El nuevo tropiezo africano de Mariano Rajoy

El problema ha llegado cuando se ha lanzado a enumerar a los miembros del Sahel: “Mauritania, Mali, emmmmm… Chad, Níg… Chad, Níger y….”.

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

A todos nos ha pasado. Es esa sensación, mitad sudor frío, mitad risa tonta, que se apodera de uno cuando te sacaban a la pizarra y te quedabas en blanco. O cuando solo te falta un 'quesito' del Trivial para ganar la partida, ese maldito azul de geografía que siempre se te resiste, logras caer al fin en la casilla y no te sabes la respuesta.

Algo así ha tenido que sentir el presidente del Gobierno español esta mañana en Bruselas, donde ha protagonizado un nuevo tropiezo africano. A su llegada a la cumbre UE-Sahel, en la que han participado varios líderes europeos y los de esos países africanos, Mariano Rajoy se ha metido en un jardín del que no sabía cómo salir.

“Es una reunión a la que asistimos la mayoría de los jefes de Gobierno y de Estado de la Unión Europea, representantes Naciones Unidas con los cinco países del Sahel”, se ha arrancando Rajoy por iniciativa propia. Hasta aquí bien. El problema ha llegado cuando se ha lanzado a enumerar a los miembros de este grupo: “Mauritania, Mali, emmmmm… Chad, Níg… Chad, Níger y….”.

Un espontáneo del público ha ayudado al presidente a terminar la lista. “¡Burkina-Faso!”. “Efectivamente”, ha respondido Rajoy, sonriendo con cierto apuro. Después ha proseguido sus declaraciones, recalcando el respaldo que la UE ofrece a estos territorios, que sufren tanto por el escaso desarrollo económico, como por la inestabilidad y la falta de seguridad.

En 2015, el presidente condenó un ataque terrorista en Nigeria, cuando en realidad se refería a la matanza de la Universidad de Garisa, Kenia

No es la primera vez que Rajoy se lía con la geografía del continente vecino. En 2015, el presidente condenó un ataque terrorista en Nigeria, cuando en realidad se refería a la matanza de la Universidad de Garisa, que dejó en torno a ciento cincuenta muertos en Kenia.

También logró sublevar los ánimos de los ugandeses en 2012. En plenas negociaciones del rescate financiero a España, el presidente envió un mensaje a su ministro de Economía, Luis de Guindos, que dejaba en mal lugar al país africano. "Aguanta. Somos la cuarta potencia europea. España no es Uganda”, dijo entonces Rajoy.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios