Caso Diana Quer: El infierno de la última víctima del Chicle: pide amparo al juez por el acoso mediático. Noticias de España
pide que respeten su vida privada

El infierno de la última víctima del Chicle: pide amparo al juez por el acoso mediático

La joven de Boiro que sufrió el ataque del asesino de Diana Quer asegura que no puede salir de su casa, porque esta se halla custodiada siempre por periodistas

Foto: La madre de Diana Quer, rodeada de medios de comunicación. (EFE)
La madre de Diana Quer, rodeada de medios de comunicación. (EFE)

Poco a poco, los periodistas se han ido retirando de las zonas más calientes del caso Diana Quer. Todavía quedan algunos que merodean por la nave industrial de Asados (Rianxo) donde se encontró el cadáver de la joven madrileña desaparecida en el verano de 2016, o por la casa que el hombre que acabó con su vida, Enrique Abuín, compartía con su mujer no muy lejos de allí, en el lugar de Taragoña. Los juzgados de Ribeira, donde se instruye el caso, y la cárcel de A Lama, donde está ingresado el Chicle, son también lugares por los que aún aparecen los reporteros. Pero hay otro especialmente sensible: la vivienda de la joven a la que el Chicle presuntamente intentó secuestrar el 25 de diciembre en Boiro, un caso que permitió la detención de Abuín y la localización de Diana.

Delante de la casa de la joven en Boiro hay periodistas día y noche, que intentan conseguir un plano de la última víctima del Chicle y, con suerte, unas pequeñas declaraciones que sirvan para llenar horas de televisión. La situación se ha hecho insostenible para ella, hasta el punto de que ha pedido amparo ante el juez que lleva su caso, distinto del que investiga el de Diana Quer. En un estado de “evidente nerviosismo”, la chica ha relatado en los juzgados que se siente “acosada por los medios” que se sitúan a las puertas de su vivienda, lo que le impide salir a la calle. La joven ha recordado al juez que nunca ha hecho declaraciones ni desea hacerlas, y que desde el primer momento ha pedido que se respete su decisión de permanecer en el anonimato.

La Guardia Civil ha tratado de guardar con celo la identidad de la joven que, con su resistencia al ataque del Chicle, salvó su vida y desencadenó el hallazgo del cuerpo de Diana Quer. Pero en un pueblo como Boiro, de apenas 18.000 habitantes, es difícil mantener un secreto. La prensa ha localizado la casa donde vive y ha logrado hablar con su madre, que pide respeto para su hija, aunque no se negó a hacer declaraciones públicas. Habló largo y tendido con una televisión, a la que también relató que su hija está pasando por problemas y que está siendo tratada por psicólogos. La joven de Boiro sigue de baja laboral, es incapaz de estar sola y padece constantes ataques de ansiedad, una situación que la presencia de los periodistas en su puerta no contribuye a aliviar.

El Colegio Profesional de Periodistas de Galicia denunció este mismo martes “algunas malas prácticas” constatadas en el ejercicio de la profesión, y recordó la necesidad de respetar en todo caso la intimidad de las personas implicadas en hechos noticiosos y su derecho a mantener el anonimato y no facilitar información. “El acoso a la ciudadanía para llenar de información los medios de comunicación es una práctica que no es compatible en ningún caso con un periodismo profesional y responsable, y menos cuando se trata de sucesos que pueden provocar dolor y secuelas. Este tipo de presiones deben, pues, ser eliminadas del ejercicio de la profesión” señala en un comunicado.

Los responsables de la investigación del caso Diana Quer criticaron el tratamiento mediático. (EFE)
Los responsables de la investigación del caso Diana Quer criticaron el tratamiento mediático. (EFE)

La cobertura informativa del caso Diana Quer ha sido objeto de críticas desde distintos sectores. En la rueda de prensa del 2 de enero en que los investigadores dieron a conocer los detalles de la detención del Chicle, el coronel de la UCO de la Guardia Civil, Manuel Sánchez Corbí, lamentó el tratamiento ofrecido por distintos medios de comunicación. “Yo pondría encima de la mesa un debate del que hasta se podría escribir una tesis doctoral para el periodista que quiera doctorarse: el tratamiento mediático del caso Diana”, afirmaba. Corbí aseguró incluso que una filtración estuvo a punto de frustrar la detención de Enrique Abuín, cuando salió publicado que decenas de agentes llegaban de urgencia a Galicia para investigar el caso a raíz de lo sucedido con la joven de Boiro.

Corbí criticó algunos titulares de prensa que, recordó, pueden ser portada de un periódico un día, pero que a la familia de Diana Quer “le pueden suponer un daño de por vida”. “Esto no está regulado, yo creo en la autorregulación de cada uno en su profesión. Nosotros no vamos a poder [regularlo], aunque pudiéramos, aunque en alguna conversación informal el detenido haya deslizado algo. Nosotros somos Policía Judicial, eso no está escrito en diligencias. Nosotros ni lo vamos a decir ni lo vamos a mencionar”, añadió.

Ya el pasado 3 de enero, el Colegio de Periodistas reclamó a los informadores que “no sumen dolor” a la familia de la víctima, y expresó su preocupación por la difusión de informaciones en las que prolifera el “material de las redes sociales” o de otros datos que “pueden llevar a la identificación” de dos menores de edad, una de ellas familia de la víctima y otra, del presunto homicida. Al tratarse de personas no implicadas directamente en los hechos noticiosos, “es preferible no informar en absoluto de ellas”, o, de hacerlo, seguir las recomendaciones profesionales al respecto, recomendó. Todavía hoy, casi un mes después de la detención del Chicle, su cuenta de Facebook permanece abierta y repleta de fotos en las que se puede identificar a la perfección a su hija, de 14 años.

El padre de Diana Quer se sumó recientemente a esas críticas, cuando en una entrevista en la Cadena SER aseguró que él no vio el cuerpo de su hija, pero se lo encontró dos días después “en la portada de un periódico”. “Un cuerpito de una niña rodeado de una sábana cuando la Guardia Civil, cogiendo unas lonas, intentó proteger esa intimidad. Estaba tan indignado que a los medios de comunicación a los que yo tenía acceso les dije si tampoco en ese momento podía haber respeto para mi hija”, relató.

Otro frente abierto por el Colegio de Periodistas de Galicia respecto a la cobertura del caso tiene que ver con la lucha contra la violencia machista. La asociación profesional solicitó a los medios que encuadren el asesinato de Diana Quer en el contexto de la lucha contra este tipo de crímenes, y recordaba la existencia de un código deontológico gallego para el ejercicio de la profesión y de una declaración específica para el tratamiento informativo de la violencia contra la mujer.

Las críticas al tratamiento informativo del caso Diana Quer no están únicamente relacionadas con los sucesos de las últimas semanas, desde la detención de Enrique Abuín. Durante los meses previos, cuando el cadáver de la joven aún no había aparecido, abundaron las informaciones que escarbaban en la vida privada de la familia, incluidas alusiones a las fiestas “con hombres” a las que supuestamente asistía su madre, ventilaban todo tipo de trapos sucios en la relación entre los padres e incluso detallaban las características de los novios de la propia víctima.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios