montilla sigue la votación en el salón de pasos perdidos

¿Dónde estaban Montilla y Antich cuando se votaba en el Senado el artículo 155?

Ni el expresidente de la Generalitat ni el de Baleares participan en la votación del Senado, ausentándose de la Cámara Alta para no tener que reflejar su opinión apretando un botón

Foto: Los senadores, Francesc Antich (i) y José Montilla (2i), el pasado 15 de marzo en la Cámara Alta. (EFE)
Los senadores, Francesc Antich (i) y José Montilla (2i), el pasado 15 de marzo en la Cámara Alta. (EFE)

El Senado, tal y como era previsible, dio luz verde este viernes a la aplicación del artículo 155 de la Constitución española, para que el Gobierno de Mariano Rajoy reconduzca la ruptura que el Parlament ha escenificado aprobando una resolución para declarar la independencia de Cataluña, texto que fue leído íntegramente por la presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell.

El Senado ha aprobado la aplicación del 155 con un total de 214 votos a favor (PP, PSOE, Ciudadanos, UPN, Foro y Coalición Canaria), 47 en contra (Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, EH Bildu y Compromís) y una abstención, la de Nueva Canarias. Pero hubo dos ausencias en la Cámara Alta a la hora de la votación que no pasaron desapercibidas ni ipara el conjunto de parlamentarios ni para la prensa. El 'expresident' de la Generalitat y senador por designación autonómica, el socialista José Montilla, y su compañero de partido y expresidente del Baleares, Francesc Antich, no estuvieron —y por lo tanto, no mostraron su parecer apretando el botón— en una de las votaciones más importantes de los últimos años. Además, el senador electo por Cantabria Miguel Ángel González Vega no acudió al pleno por encontrarse de baja desde hace meses.

Los dos habían estado presentes en la sesión, pero cuando la Cámara llamó a votación, ambos salieron del hemiciclo. Montilla se dirigió al Salón de Pasos Perdidos, donde tenía preparado el atril. Mientras los parlamentarios se pronunciaban sobre los votos particulares y el dictamen final del 155, él contemplaba la pequeña pantalla de televisión presente en la estancia. En los últimos días se había barajado la posibilidad de que tanto Montilla como Antich rompieran la disciplina de voto del PSOE, pero finalmente decidieron ausentarse de la votación.

"No creo en las huidas"

Montilla explicó a los periodistas, primero en castellano y después en catalán, que no podía votar en contra del 155 porque como socialista no podía "avalar la actuación irresponsable de aquellos que quieren romper con la legalidad y llevar a Cataluña a un precipicio de incalculables consecuencias económicas, políticas, sociales y culturales". La proclamación de la independencia aprobada poco antes por el Parlament es la "culminación de ese despropósito" que ni Cataluña ni sus ciudadanos "se merecen". Pero, por otro lado, tampoco podía respaldar el paquete de medidas por su condición de 'expresident' de la Generalitat. Su "compromiso" con la institución que presidió desde 2006 a 2010 le "obliga" a actuar no solo pensando en su formación, el PSC, sino también en los que, sin ser secesionistas, "dudan o no comparten la idoneidad del 155". "Con mi posición también quiero representarles", arguyó.

Montilla argumenta que no podía respaldar las medidas por su condición de 'expresident' y expresa sus dudas por la "constitucionalidad" del 155

El exjefe del Govern dijo comprender las razones por las que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha activado el 155, "a pesar de que es cuestionable la constitucionalidad de algunos de los aspectos de la norma". El senador no quiso indicar cuáles, solo que había informes de juristas y académicos que planteaban algunas dudas sobre ciertos aspectos de la hoja de ruta que a partir de ahora seguirá La Moncloa. También dijo entender las razones por las que el PSOE, "un partido que ha gobernado España y que aspira a gobernarla en un futuro", ha respaldado la aplicación de estas medidas extraordinarias. Y agradeció de inmediato la "confianza" mostrada por el PSC. Montilla, de hecho, ya había adelantado tanto al primer secretario de su partido, Miquel Iceta, como al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de su decisión —no les pilló "por sorpresa"—, y ambos se mostraron comprensivos.

Montilla justificó que no renuncia a su escaño, ni creía que esa era la mejor salida. "La decisión es complicada, pero no creo en las huidas. No habría hecho mejor servicio a la causa del socialismo ni de Cataluña que haciendo lo que he hecho y explicándolo".

¿Dónde estaban Montilla y Antich cuando se votaba en el Senado el artículo 155?

A partir de ahí, pesimismo. "No teníamos que haber llegado hasta aquí, se podía haber evitado si [Carles] Puigdemont convoca elecciones y si Rajoy hace gestos para facilitar esa vía", dijo, culpando a ambos. Rehusó no obstante valorar si el hecho de que el PP hubiera aceptado la enmienda que presentó el PSOE para suspender el 155 si había elecciones habría parado el desastre. No tiene "mucho sentido" mirar atrás, apuntó, añadiendo que personas como él habían intentado mediar en las últimas horas. Pero esos intentos "han fracasado, así de claro".

Ahora continuará "comprometido" para "reconstruir los puentes, hoy rotos" y reparar los "daños ya inevitables". Toca trabajar para "recomponer las cosas" y "salir del pozo" pese a un Gobierno de España que, a su juicio, "no ha estado a la altura", confesó con cierta amargura. Y el Ejecutivo de Rajoy, pronosticó, no tendrá fácil implementar el 155. El problema, además, será "garantizar la convivencia", aspecto por el que se mostró muy preocupado.

Similares razones

Por su parte, Xisco Antich daba argumentos semejantes. No podía votar las actuaciones contenidas en el 155 porque en su condición de expresidente de una comunidad no podía apoyar la intervención de una comunidad, como sí hizo el resto de su grupo. "He preferido no votar. Reconozco que mi partido ha hecho más esfuerzo que nadie para que hubiera diálogo, que ha puesto más medios para intermediar, para que esto se arreglara con una solución sin confrontación", aseguró en declaraciones a Europa Press.

Antich tampoco vota por ser expresidente, aunque reconoce que no le gustan las medidas y que su partido es el que más ha intentado evitar el choque

El senador balear confesó que previamente a la votación ha comunicado sus intenciones a la dirección del Grupo Socialista, que le mostró su respeto por su decisión. Como Montilla, de momento se plantea mantener el escaño si el PSOE también lo quiere así y trabajar "con normalidad".

Antich explicó que no comparte las medidas que se van a aplicar en Cataluña, pero que además es senador autonómico por "un pacto con distintas voces". El PSIB gobierna en Baleares con respaldo de los nacionalistas de MÉS y Podemos, formaciones estas últimas que le habían demandado expresamente en los últimos días que no votara a favor como el resto del PSOE.

¿Dónde estaban Montilla y Antich cuando se votaba en el Senado el artículo 155?

El ex presidente balear recalcó también que no es independentista, que no comparte el proceso soberanista seguido por las instituciones catalanas. "Creo que una minoría con el 48% de los votos no puede meter en el lío en el que ha metido [el presidente, Carles] Puigdemont al pueblo de Cataluña". Pero a su juicio la respuesta adecuada tampoco es cómo se va a aplicar finalmente el artículo 155 de la Constitución, de una forma que tacha de "desbordada".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
51 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios