LA RESPUESTA AL ÚLTIMO ÓRDAGO SOBERANISTA

El PSOE defiende un 155 "breve" y "limitado" tras la "amenaza inadmisible" de Puigdemont

Los socialistas subrayan que la intervención de Cataluña no debe ser "gradual", y debe acabar con unas elecciones lo antes posible. Instan al 'president' a que tiene tiempo a dar marcha atrás aún

Foto: José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, durante su rueda de prensa de este 19 de octubre. (EFE)
José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, durante su rueda de prensa de este 19 de octubre. (EFE)

El sostén del PSOE al Gobierno en la durísima travesía que supondrá la aplicación del artículo 155 de la Constitución es indudable y firme. Porque está donde cree que debe estar, en la defensa del "Estado social de derecho". Pero eso no quita para que tenga su propia opinión de cómo debe ser la intervención de Cataluña para el restablecimiento de la "normalidad" y de la "legalidad". Ha de ser "muy limitada" y "breve", de forma que se puedan convocar elecciones autonómicas lo más pronto posible.

[Consulta aquí en PDF el comunicado del Ejecutivo y la valoración del PSOE]

La dirección socialista respondió menos de dos horas después a la "amenaza inadmisible" que contenía la segunda carta de Carles Puigdemont a Mariano Rajoy, con la que no solo no renunciaba a la declaración de la independencia sino que advertía de que si finalmente se activan los mecanismos para la aplicación del 155 —cosa que ocurrirá este sábado, cuando apruebe el plan de medidas el Consejo de Ministros para su remisión al Senado—, levantaría la suspensión de la secesión. La réplica al 'president' de la Generalitat recayó en José Luis Ábalos, secretario de Organización, y no en el líder, Pedro Sánchez, de segunda jornada de trabajo en Bruselas. El secretario general podría comparecer en 48 horas, cuando la hoja de ruta ya haya sido validada por el Gobierno. Pero ese guion, en realidad, ha sido pactado con los socialistas. De hecho, justo antes de que saliera Ábalos en rueda de prensa, llegaba a Ferraz la exministra Carmen Calvo, la negociadora del PSOE, que había estado reunida toda la mañana con la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, y su mano derecha, José Luis Ayllón.

Tras reprobar la "tramposa" oferta de diálogo de Puigdemont a Rajoy, y subrayar que no es posible ni la negociación bilateral entre los dos gobiernos ni la ruptura de la "integridad territorial" de España, Ábalos mostró el apoyo de los socialistas al Ejecutivo en la aplicación del 155, un artículo "perfectamente constitucional". Cuando el Consejo de Ministros apruebe este sábado las medidas hará público si el apoyo es "absoluto, relativo o en qué grado". Esa alambicada frase parecía abrir la puerta a un desmarque puntual del PSOE, pero no será así, pues la plantilla que presentará el Gobierno dentro de dos días está pactada con Ferraz, a través de Sánchez y Carmen Calvo. En cualquier caso, la dirección desea que la toma del control de la autonomía, a la que habilita el 155, tenga como objetivo que Cataluña vuelva a la "normalidad democrática" y al "funcionamiento" de las instituciones, que la "democracia opere en Cataluña", porque hasta el Parlament lleva sin reunirse en pleno desde hace casi dos meses, si se exceptúa la comparecencia de Puigdemont del pasado 10 de octubre, sin réplicas a los grupos.

La toma del control debe ser "muy limitada para la prestación de los servicios públicos, que no deben verse alterados en su funcionamiento"

La aplicación del 155, en suma, debe ser una medida "lo más breve posible", y que la intervención de la autonomía que comporta sea "muy, muy limitada, para la prestación de los servicios públicos, que no deben verse alterados en su funcionamiento ni perjudicar a los ciudadanos". Esta afirmación da cobijo a un enorme abanico de posibilidades.

El PSOE defiende un 155 "breve" y "limitado" tras la "amenaza inadmisible" de Puigdemont

"Preservación del autogobierno"

Ábalos insistió en sus dos respuestas a los periodistas —se acotó el turno de preguntas— que la toma del control de Cataluña solo debe perseguir el restablecimiento de la "normalidad democrática", el "funcionamiento de las instituciones" y la "preservación del autogobierno catalán". Una panoplia de argumentos para dejar bien claro a los independentistas que no se trata de la suspensión de la autonomía, que por otra parte tampoco permite la Carta Magna de 1978. El traumático proceso debe culminar con unas elecciones que han de celebrarse en el plazo "más breve posible". ¿Cuándo? Ahí el PSOE no quiere precisar, pero da por descontado que será imposible que tengan lugar en este 2017. "Estamos casi en noviembre", recordó el secretario de Organización. Eso indica con claridad que no los comicios no se producirán 54 días después de la aplicación del 155, el tiempo que concede la Ley Electoral. Habrá que esperar algo más. Las urnas, en consecuencia, no llegarán hasta principios de 2018.

Los socialistas entienden que debe haber elecciones lo antes posible, aunque asumen que no podrán ser ya a finales de este 2017

Además, el número tres de los socialistas sostuvo que la hoja de ruta debe estar clara "desde el principio hasta el final", y por tanto no comparte la idea de que ese despliegue del 155 sea gradual.

El PSOE defiende un 155 "breve" y "limitado" tras la "amenaza inadmisible" de Puigdemont

En su primera intervención, Ábalos criticó duramente al 'president'. No solamente por ser "poco claro una vez más" y no contestar a la pregunta de qué ocurrió en el Parlament el 10 de octubre, si declaró o no la separación de Cataluña. Pero su escrito dirigido a Rajoy sí evidencia, para el PSOE, que el Govern solo quiere hablar sobre la "desconexión de España", apelando a los resultados de un referéndum realizado "sin garantías y sin controles" y basado en una ley ya declarada inconstitucional, y en el que, dando por buenos los datos de la Generalitat, solo participó el 38% del censo. También deja claro que se acusa a España de "represión política" y que amenaza con la declaración de independencia si hay 155. "Los socialistas queremos subrayar que la democracia y el Estado de derecho no pueden ceder ante esta inadmisible amenaza. La única responsabilidad del deterioro de las instituciones de autogobierno en Cataluña es del señor Puigdemont. Es el único responsable", mantuvo.

Pese a los duros reproches al 'president', la presión para que dé marcha atrás sigue estando presente. El secretario de Organización recordaba que hasta la votación del pleno del Senado —que será, como pronto, a finales de la próxima semana o tal vez principios de la siguiente—, "siguen abiertas todas ventanas para el diálogo”. Es decir, que si durante la tramitación del 155 Puigdemont se acoge a la legalidad y convoca nuevos comicios, como ayer miércoles le insistían desde el Gobierno y desde Ferraz, entonces se abortaría la intervención del Estado en Cataluña. Pero por ahora la llamada a las urnas no entra en los planes del jefe del Govern.

Apoyo también del PSC al 155

A partir de ahí, el número tres recalcó que en España no hay "de ningún modo" represión política, como tampoco la hay en Cataluña, porque es una "democracia consolidada, donde funciona el Estado de derecho y la separación de poderes". Consideró "tramposa" la invitación al diálogo de Puigdemont, no solo porque quiere únicamente "negociar las condiciones de la secesión", algo que el PSOE no puede "aceptar", sino porque el independentismo ha declinado sentarse a discutir sobre una reforma constitucional en el Congreso. No participar de la comisión de revisión del modelo territorial, planteada por Pedro Sánchez y admitida por Mariano Rajoy, "es tanto como decir que no les interesa el Estado autonómico, ni ningún modelo de descentralización que permita mantener la integridad territorial de España". "No les interesa ese marco. Es más, tampoco les interesa siquiera hablar de una reforma constitucional, que es tanto como decir la reforma del pacto político que regula la convivencia entre todos los españoles y en todos sus territorios". Ábalos concluyó que jamás se podrá "aceptar" la negociación sobre la integridad territorial del país ni se podrá asumir la "bilateralidad entre el Estado y un pretendiente a mini Estado".

El PSOE avisa: nunca negociará sobre la integridad territorial del país ni asumirá la "bilateralidad entre el Estado y un pretendiente a mini Estado"

Por todo ello es necesaria la aplicación del 155, argumentó, para "acabar con esta serie tan agónica" en la que solo se proyecta una imagen de "debilidad institucional" que España no puede tolerar. Según remarcó el número tres, el nivel de "desgaste, desasosiego, intranquilidad e inseguridad" que está generando el desafío secesionista no es bueno ni para la "convivencia" ni para las expectativas del país ni para su imagen. De ahí que Ábalos incidiera en que es necesario que el Estado de derecho actúe para "recuperar la normalidad lo antes posible" y "frenar el enorme deterioro de la convivencia" que está produciéndose en Cataluña y que hace tambalearse al entramado institucional de todo el país. "Debemos poner fin a esta etapa, que efectivamente está llena de deslealtad y de insinceridad", remachó.

El PSOE defiende un 155 "breve" y "limitado" tras la "amenaza inadmisible" de Puigdemont

Desde Barcelona, también el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, reconocía que la cerrazón de Puigdemont obligaba al Ejecutivo a intervenir: "La amenaza de declarar en cualquier momento la independencia hace inevitable que el Estado inicie los trámites para apllcar el artículo 155 de la Constitución que votamos de forma muy mayoritaria". Precepto que ha de asegurar que "todas las comunidades autónomas cumplen la legalidad" y da al Gobierno central la autoridad para obligarles a hacerlo. Iceta exigía también a Puigdemont y Rajoy que "agoten hasta el último momento todas las posibilidades del diálogo para evitar males mayores".

El PSOE defiende un 155 "breve" y "limitado" tras la "amenaza inadmisible" de Puigdemont

Sánchez no habla con Juncker del 155

Pedro Sánchez continuó este jueves con su cargada agenda de trabajo en Bruselas. El plato fuerte era su encuentro con Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. Ambos conversaron sobre "la situación en España", los temas que se abordarán en el Consejo Europeo de hoy y mañana y los incendios forestales de Galicia y Portugal de estos últimos días. 

"Hemos encontrado en Juncker el apoyo de las instituciones europeas, que hoy es más fuerte que nunca", aseguraron fuentes socialistas, que detallaron que no se habló durante la entrevista de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Sánchez no pidió "nada" al jefe del Ejecutivo comunitario

Lo que encontró el secretario general fue el "apoyo de las instituciones europeas a la legalidad y a la necesidad de que los valores que construyen Europa se defiendan" como hacen los socialistas "en Cataluña frente a la ofensiva independentista". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios