Es noticia
Menú
María José Cantudo, invitada sorpresa en las escuchas del caso Lezo
  1. España
indicios de posibles coacciones

María José Cantudo, invitada sorpresa en las escuchas del caso Lezo

La actriz pidió en comunicaciones con el despacho de Edmundo Rodríguez Sobrino una contraprestación económica por callar sus amores con un magnate mexicano

Foto: María José Cantudo en una imagen de archivo. (Gtres)
María José Cantudo en una imagen de archivo. (Gtres)

Las conversaciones intervenidas en la trama Lezo se han convertido en toda una caja de sorpresas. Los investigadores del caso se han encontrado con interlocutores de lo más insospechados en las escuchas practicadas a la red de corrupción que lideraba el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. En las grabaciones aparece una invitada que nadie esperaba, la actriz y estrella de la revista María José Cantudo, que, aunque nada tiene que ver con el desvío masivo de fondos públicos que centra la instrucción, se ha visto salpicada por el procedimiento a raíz de algo totalmente ajeno a este: su manejo de un 'affaire' de índole sentimental.

Según informan a El Confidencial fuentes del caso, las charlas relacionadas con Cantudo tienen el dudoso privilegio de conformar, por sí solas, una pieza separada de la investigación que lleva a cabo la Audiencia Nacional. En esta parte del sumario se incluyen los audios que la relacionan con la posible comisión de un delito de coacciones detectado por el juez y los fiscales Anticorrupción a la vista del contenido de varias llamadas efectuadas en su nombre al despacho del número dos de la trama, Edmundo Rodríguez Sobrino.

María José Cantudo pidió una sustanciosa contraprestación económica a cambio de su silencio. Llegó incluso a concretar la cifra

Desde su despacho en Madrid, el hombre fuerte de González en Sudamérica se ocupaba también de gestionar la representación en España del todopoderoso Grupo R mexicano. Líder en la industria energética en México y una de las petroleras más importantes del país, es uno de los principales accionistas del diario 'La Razón' y está presidido por el magnate José Ramiro Garza Cantú.

Las fuentes consultadas por El Confidencial apuntan a que la famosa vedete y actriz se puso en contacto con el despacho de Rodríguez Sobrino. De forma personal o a través de una persona interpuesta, amenazó con airear datos privados del empresario, con el que aseguró haber mantenido una relación amorosa. Pidió una sustanciosa contraprestación económica a cambio de su silencio. Llegó incluso a concretar la cifra, que no ha trascendido dado que la pieza permanece reservada.

"El multimillonario mexicano, viajaba mucho a España y lo primero que hacía era escoger a la moza que más le gustaba", según cuenta Landa

La Fiscalía Anticorrupción aprecia en su comportamiento indicios de la presunta comisión de un delito de coacciones por lo que decidió apartar estas escuchas del resto de la macrocausa y tiene intención de solicitar a partir del próximo otoño que se remitan las actuaciones a los juzgados competentes, los de plaza de Castilla de Madrid.

En una entrevista concedida a Vanitatis hace un año, María José Cantudo se refirió a "un gran amor oculto" del que nunca ha hablado y que fué el más importante de su vida. Sobre Garza Cantú, aseguró en concreto: "Me dijo que, si un día me casaba con él, tendría todo y no quise". "La Cantudo ha vivido siempre de su trabajo y eso no lo pueden decir todas. A mí los hombres me han costado dinero", añadió.

La relación entre el milonario mexicano y María José Cantudo fue desvelada en sus memorias por el actor Alfredo Landa. En el libro explicaba que el amorío comenzó después de que ella saltara a la fama por un desnudo en la película 'La trastienda'. Cantudo –decía Landa– "había ido dando tumbos por películas espantosas". "Hasta que conoció a Ramiro Garza Cantú. Este hombre era un multimillonario mexicano que viajaba mucho a España y lo primero que hacía era escoger a la moza que más le gustaba. Decía 'esta', se la traían, y él le ponía un piso por todo lo alto. Aquel año vio unas fotos de la Cantudo y fue a por ella. Y, también, por lo que parece, se enamoró a lo grande. Además del pisazo de rigor creó una productora solo para lanzarla en Sudamérica".

Las conversaciones intervenidas en la trama Lezo se han convertido en toda una caja de sorpresas. Los investigadores del caso se han encontrado con interlocutores de lo más insospechados en las escuchas practicadas a la red de corrupción que lideraba el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González. En las grabaciones aparece una invitada que nadie esperaba, la actriz y estrella de la revista María José Cantudo, que, aunque nada tiene que ver con el desvío masivo de fondos públicos que centra la instrucción, se ha visto salpicada por el procedimiento a raíz de algo totalmente ajeno a este: su manejo de un 'affaire' de índole sentimental.

Audiencia Nacional Fiscalía Anticorrupción
El redactor recomienda