Las tres pruebas que faltan para iniciar el juicio contra el descuartizador de Pioz
  1. España
siguen en brasil

Las tres pruebas que faltan para iniciar el juicio contra el descuartizador de Pioz

Un año después del crimen cometido en este pueblo de Guadalajara, el juicio contra Patrick Nogueira continúa sin una fecha marcada en el calendario. Esta es la razón

Foto: Patrick Nogueira Gouveia, a su llegada a la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara en octubre de 2016. (EFE)
Patrick Nogueira Gouveia, a su llegada a la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara en octubre de 2016. (EFE)

La normalidad impera en Pioz un año después de que en este tranquilo pueblo de Guadalajara Patrick Nogueira asesinara a sus tíos Marcos Campo Nogueira y Janaína Santos Américo y a los dos hijos de ambos, María y David, en el chalé en el que vivían. No sería hasta un mes después cuando sus habitantes se levantarían sobrecogidos al conocer que la Guardia Civil había descubierto los cuerpos descuartizados de sus cuatro vecinos.

A día de hoy, el brasileño continúa en prisión a la espera de un juicio en el que se puede enfrentar a prisión permanente revisable por un crimen en que quedan pocos hilos que atar. Pero son tres las piezas clave en uno de los mayores sucesos de la historia reciente de España que todavía faltan y sin las que el juicio no dará comienzo.

Foto: Imagen de Marcos Campos y Janaína Santos, la pareja descuartizada junto a sus hijos en Pioz (Facebook)

La investigación comenzó a apuntar a Nogueira dos semanas después de que se hallaran los cuatro cadáveres de las víctimas dentro de bolsas de plástico precintadas en el chalé en el que vivía la familia, y en el que llevaban apenas unas semanas residiendo. Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil resolvieron que un familiar que huyó precipitadamente a Brasil era el autor de lo que pasaría más tarde a conocerse como el crimen de Pioz.

placeholder A la venta la casa de los horrores de Pioz.
A la venta la casa de los horrores de Pioz.

En un principio, los cortes limpios en los cuerpos de la familia y la ausencia de rastros en el interior de la vivienda llevó a pensar a los agentes que el cuádruple asesinato había sido ejecutado por uno o varios especialistas desplazados expresamente desde Brasil y que el móvil era un ajuste de cuentas. Sin embargo, pronto se despejaron las dudas. La ausencia de antecedentes penales de la pareja condujo las pesquisas a su entorno familiar y la rápida marcha del sobrino terminó de centrar las pesquisas, que apuntaron a un crimen pasional.

Fue entonces cuando comenzó la búsqueda internacional de Nogueira. Consigo, el brasileño se llevó tres objetos que la Fiscalía solicitó en marzo para dar comienzo el juicio y que no regresaron cuando decidió entregarse a las autoridades españolas a los pocos días. No hizo falta que se ejecutara la orden internacional de detención que el Juzgado de Instrucción número 1 de Guadalajara dictó, los responsables de la investigación acordaron con su abogado la entrega voluntaria y Nogueira era arrestado a los pocos minutos de llegar a Barajas en un vuelo procedente de Brasil.

Reconstrucción en Pioz

La investigación tomó un pequeño giro cuando la policía brasileña informó de que se había detenido a un segundo sospechoso. Nogueira no había sido el único autor del crimen. Desde Brasil, su amigo Marvin Henriques Correia estaba aconsejándole en directo cómo llevar a cabo el crimen. Sin embargo, el juez en Brasil decidió ponerlo en libertad con una serie de medidas cautelares.

La fiscal jefe de Guadalajara, Dolores Guiard, explica a El Confidencial que en marzo solicitaron una comisión rogatoria en Brasil para que las autoridades del país hicieran llegar tres objetos: unas zapatillas de deporte, la tarjeta SIM del móvil de Nogueira y su ordenador personal. "Cuando Nogueira escapó a Brasil se llevó consigo varios objetos personales que no trajo cuando volvió por su propia voluntad", aclara Guiard.

Foto: El asesino confeso de Pioz llegó a la Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara el pasado 20 de octubre. (EFE)

La Guardia Civil resolvió el caso con una celeridad "de récord", recuerda la fiscal de Guadalajara. Aunque no se ha producido con tanta rapidez el juicio. "Por el juzgado se han llevado a cabo una serie de recordatorios a Brasil para que entreguen los objetos", mientras tanto Nogueira continúa encerrado en una celda de la cárcel de Estremera a la espera de que un jurado popular decida sobre su culpabilidad en un juicio para el que tanto la Fiscalía como el abogado de Walfran Campos Nogueira, el hermano del asesinado en Pioz y tío del asesino confeso, han solicitado la máxima pena.

Las deportivas que deben llegar desde Brasil son las que el descuartizador de Pioz llevaba cuando cometió el crimen. "Queremos cotejar las huellas de las zapatillas con las de la escena del crimen", explica Guiard, quien admite que "el caso está resuelto" y se tienen las pruebas suficientes para inculpar al brasileño, "pero no queremos dejar ningún cabo suelto. Nogueira no negó los hechos ante las pruebas que lo incriminaban". Sin embargo, el día que llegue el juicio, Nogueira siempre puede acogerse a su derecho a no declarar.

Asesinatos Pioz Noticias de Castilla-La Mancha Guardia Civil Brasil Sucesos Crimen Guadalajara
El redactor recomienda