sánchez e iglesias se reunirán este lunes EN EL CONGRESO

PSOE y Podemos ensayarán en La Mancha su primer pacto de Gobierno hacia La Moncloa

La Junta de Castilla-La Mancha se convertiría así en un laboratorio político para probar otros posibles gobiernos de coalición con la mirada puesta en "sacar al PP de las instituciones"

Foto: El presidente manchego, Emiliano García-Page, y el líder regional de Podemos, José García Molina, en rueda de prensa este 13 de julio en Toledo. (EFE)
El presidente manchego, Emiliano García-Page, y el líder regional de Podemos, José García Molina, en rueda de prensa este 13 de julio en Toledo. (EFE)

PSOE y Podemos han pasado de la retórica sobre su acercamiento a los hechos consumados, acordando su primer pacto de Gobierno autonómico, que deberá ser debatido entre las bases de la formación morada y ratificado mediante referéndum. La Junta de Castilla-La Mancha se convertiría así en un laboratorio político para ensayar otros posibles gobiernos de coalición entre ambas formaciones, tanto en otras comunidades, con vistas a las elecciones de 2019, como a escala estatal, con la mirada puesta en La Moncloa.

El principio de acuerdo se centra en lo programático, lo presupuestario y, principalmente, en la entrada de Podemos en el Ejecutivo, con dos carteras, como “garantía” de su cumplimiento. La negociación no solo ha estado vigilada de cerca desde Ferraz y Princesa 2, sino que incluso ha contado con el impulso y la aprobación de las direcciones estatales. Un hecho que pone de relieve una fase en la relación entre socialistas y podemistas, tan solo unas horas antes de que se cerrase el calendario de las negociaciones entre los equipos de ambas formaciones en el Congreso para consensuar una agenda parlamentaria conjunta. Las reuniones arrancarán este lunes y estarán encabezadas por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Este mismo viernes se cerraba otro acuerdo, en el plano municipal, para arrebatar a Ciudadanos el Ayuntamiento de Valdemoro, en situación de quiebra, a través de una moción de censura contra el regidor de Ciudadanos apoyada por el PSOE, la confluencia en la que participa Podemos (Ganemos), la vieja IU de Madrid e independientes. El municipio madrileño de 73.000 habitantes contará con un alcalde socialista, Serafín Faraldos, y un Ejecutivo de coalición de izquierdas.


La moción de censura, a la que acudieron diputados regionales de Podemos, inaugura también en la Comunidad de Madrid el nuevo marco de entendimiento. Es el mayor ayuntamiento donde se produce un acuerdo de estas características, que precisamente apadrinó por parte de Podemos José Manuel López, exportavoz en la Comunidad de Madrid y mano derecha de Íñigo Errejón, quien aspira a liderar la candidatura contra Cristina Cifuentes con un discurso de "mano tendida" al PSOE.

El primer acuerdo para un Gobierno de coalición marca "un nuevo rumbo en las relaciones” entre Podemos y el PSOE

El escenario político ha dado un vuelco coincidiendo con el ecuador de la legislatura en los ayuntamientos y comunidades autónomas, tras la vuelta de Pedro Sánchez a la Secretaría General del PSOE a lomos de los militantes y con un discurso de reconciliación con Podemos. Desde fuentes cercanas a la dirección de Podemos reconocen que el principio de acuerdo al que se ha llegado en Castilla-La Mancha lanza un “claro mensaje”, puesto que entienden que “marca un nuevo rumbo en las relaciones” entre Podemos y PSOE, cuya prueba de resistencia se producirá durante los próximos días en las mesas de negociación que ambas formaciones abrirán en el Congreso. Su objetivo pasa por “trabajar en acuerdos concretos que a medio plazo articulen una alternativa al PP”.

PSOE y Podemos ensayarán en La Mancha su primer pacto de Gobierno hacia La Moncloa

"En clave autonómica"

Estas mismas fuentes celebran que se pueda llegar a acuerdos con el nuevo PSOE. Con la anterior dirección socialista, principalmente durante la etapa de la gestora de Javier Fernández, según añaden, era impensable poder llegar a este tipo de acuerdos. La apuesta de Pablo Iglesias es clara, y desde su entorno confían en que este proceso, cuyo primer puntal es el pacto del toledano Palacio de Fuensalida, sede del Ejecutivo manchego, suponga un paso hacia adelante y abra las posibilidades de un Gobierno de coalición que “recupere la esperanza de la gente que se había desilusionado” tras no lograrse un Gabinete de cambio en las pasadas elecciones.

El líder de Podemos en Castilla-La Mancha, el parlamentario autonómico José García Molina, insiste en que el principio de acuerdo no se ha hecho “mirando hacia Madrid, ni hacia ningún sitio, sino en clave autonómica y de forma autónoma”, priorizando por tanto “las cuestiones que en la región son esenciales para Podemos, como la mejora de la contratación de personal docente, las infraestructuras educativas para acabar con los barracones, la sanidad, los esfuerzos extra en dependencia, la agricultura y el cuidado del medio ambiente”.

García Molina: "En un tiempo en el que no hay mayorías absolutas a la vista es bueno llegar a acuerdos para sacar al PP de las instituciones"

La entrada en el Gobierno, según explica a este diario García Molina, se debe a que durante estos dos años en las instituciones han comprobado que “desde la oposición hay pocas herramientas de control respecto a lo que hace el Ejecutivo”, además de que “no es lo mismo que gestione tus ideas otro que hacerlo tú mismo”. PSOE y Podemos son dos formaciones diferentes y reconoce que un Gobierno conjunto “no será un camino de rosas”, pero entiende que es el momento “de potenciar más lo que las dos fuerzas tienen en común que aquello que les diferencia”. La formación “antagonista” de Podemos, añade, “es el PP”.

Pablo Iglesias bendecía el acuerdo, minutos después de concluir la reunión que mantuvieron este jueves durante más de tres horas García-Page y Molina, apuntando en su cuenta de Twitter que, “a veces, solo gobernar garantizar el cambio”. El propio Molina recuerda que los documentos políticos con los que recientemente revalidó su liderazgo en la asamblea autonómica tenían dos ideas claras en esta línea. La primera, madurar la estructura organizativa, y la segunda, “estar preparados para gobernar”, hacer política en serio para la gente, dice, convirtiéndose en una “fuerza de gobierno”. Castilla-La Mancha será así un doble campo de experimentación cuyo objetivo último, como explica el propio Molina, “en un tiempo en el que no hay mayorías absolutas a la vista”, es “llegar a acuerdos que permitan sacar al PP de las instituciones”.

PSOE y Podemos ensayarán en La Mancha su primer pacto de Gobierno hacia La Moncloa

Respaldo de Ferraz

En el PSOE, en ciertos aspectos, la visión no es muy distinta. Ni en Ferraz ni en el entorno del presidente regional niegan "lo evidente", que el próximo Ejecutivo de coalición —cuya fecha de constitución aún no está clara, ya que depende de la consulta de Podemos, pero los socialistas prefieren que no se demore— es un "banco de pruebas" para el entendimiento futuro de las dos fuerzas progresistas en el Estado. Los ojos estarán puestos, inexcusablemente, en Toledo.


La dirección de Pedro Sánchez se felicita del giro operado en Castilla-La Mancha. El propio secretario general, desde Barcelona, respaldó el pacto y aseguró que su ejecutiva desea que haya "estabilidad parlamentaria, estabilidad en el Gobierno, que salgan adelante las importantes políticas sociales en el anteproyecto de Presupuestos, que afortunadamente se desbloquearán como consecuencia de este acuerdo de las dos fuerzas progresistas". Sánchez reconoció que estaba "informado" del avance de las gestiones de Page. Pero había algo más. Fuentes próximas al líder socialista reconocían que había conversado con Iglesias, a instancias del presidente regional, para pedirle que desatascase las cuentas de 2017. En la posibilidad de configurar un Gobierno de coalición no intervino, añadían, porque eso sí que era una tarea que debía cerrar el jefe de la Junta. No obstante, Sánchez sí estaba al tanto de todos los escenarios posibles, desde el más extremo —un adelanto electoral— hasta el que finalmente ha triunfado, el cogobierno.

Sánchez, según fuentes de su entorno, había conversado con Iglesias a instancias de Page, para pedirle que desbloquease las cuentas de 2017

En Ferraz la satisfacción era total. Recordaban que esa fórmula, la alianza de las "fuerzas progresistas", era la apuesta inequívoca de Sánchez frente a Susana Díaz en la batalla de las primarias, y la que se ha ido abriendo paso. "Esto refuerza nuestro discurso", advertía un miembro de la dirección. En la cúpula no podían reprimir la referencia al pasado: Page era uno de los barones susanistas y, como tal, más renuente a una relación de igual a igual con la formación morada.

Pero esta última lectura es rebatida por el círculo del presidente regional. Insistían en que él nunca se opuso a los pactos con Podemos. Lo que sí consideraba una "línea roja" era la negativa al derecho de autodeterminación y al cuestionamiento de la soberanía nacional. Y recalcaban que lo que estaba en juego era la "papeleta" de la estabilidad de la comunidad, y que todo se ha hecho mirando en esa clave. "Estamos cumpliendo el mandato que hicieron los ciudadanos en 2015, que hicieron que la suma de PSOE (15) y Podemos (2) diera mayoría absoluta, y estamos cumpliendo el compromiso de investidura". Desde el Gobierno autonómico se afanaban en recordar que los socialistas firmaron un acuerdo en 2015, que la formación morada apoyó los Presupuestos de 2016 e incluso apoyó el trámite inicial de los de 2017, hasta que el pasado abril tumbó las cuentas de este año contra pronóstico. "La aritmética es la misma que en 2015, aquí no ha cambiado nada. No vamos a inventarnos ninguna hoja de ruta, porque la nuestra es pública y transparente", repetían.

PSOE y Podemos ensayarán en La Mancha su primer pacto de Gobierno hacia La Moncloa

No obstante, desde el entorno del presidente sí concedían que la implicación de las cúpulas nacionales, que estaban informadas en todo momento, ha sido importante. Así, reconocían que la nueva "sintonía" entre Sánchez e Iglesias ha sido un factor que ha "ayudado", pero el "desbloqueo" se logró materializar e la región. Dar salida a la crisis, en definitiva, también fortalece el perfil de Page, de puertas para fuera y también de cara a las bases, justo antes de que convoque el congreso regional en el que casi con seguridad revalidará su liderazgo.

En el equipo de Page admiten que la "sintonía" de Sánchez e Iglesias pudo "ayudar", pero insisten en que el desbloqueo se produjo en la región

En Podemos, su ala anticapitalista se está rebelando contra el acuerdo con el PSOE. De hecho, uno de los dos diputados en las Cortes manchegas, David Llorente, rechaza la entente. Pero entre los socialistas, el anuncio no ha espoleado el ruido interno. Como se esperaba, no ha levantado ninguna crítica entre los dirigentes afines a Susana Díaz, que ha tenido en Page uno de sus principales apoyos desde hace años. Como aseguraba este viernes la secretaria provincial de Sevilla, Verónica Pérez, el presidente manchego ha hecho "lo correcto y adecuado" al ofrecer a la formación morada entrar en su Ejecutivo "como una forma de buscar la estabilidad política en beneficio de los ciudadanos de su comunidad". También prestó su respaldo el jefe de la Junta extremeña, Guillermo Fernández Vara.

A la espera de la remodelación

¿Cuándo se hará efectiva la entrada de Podemos en el Gobierno manchego? Aún no está claro. El líder regional de Podemos, José García Molina, explicaba este viernes a EFE que el lunes convocará a su ejecutiva y, en la misma semana, al consejo ciudadano autonómico, para después preguntar a las bases. 

En caso de que la militancia acepte el acuerdo, García Molina asumiría la vicepresidencia segunda del Gobierno, de nueva creación (la primera seguiría recayendo en el socialista conquense José Luis Martínez Guijarro) y a la que faltan asignarle contenidos y competencias. Además, Podemos asumiría la Consejería de Coordinación del Plan de Garantías Ciudadanías, un programa de rescate para los hogares más vulnerables. La cartera podría recaer en la jefa de Gabinete de García Molina y secretaria de Organización regional de Podemos, María Díaz, según apuntaban fuentes socialistas a este periódico.

Los cálculos del Gobierno autonómico es que los Presupuestos de 2017 estarán aprobados para el 31 de agosto, y la incorporación de la formación morada podría consumarse en las próximas semanas. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios